La Cataluña de los cobardes y los engaños

Carles Enric
3 min

A veces es complicado explicar la realidad de Cataluña. Estos meses han sido muy difíciles de entender. El daño producido al tejido social y empresarial de Cataluña no tiene parangón ninguno en época de paz en Europa. Barcelona​, además, ha sido la gran perjudicada. Sin lugar a dudas la capital mediterránea ha perdido parte de su encanto.

Pero si todo lo pasado encuentra poca explicación, lo actual, y seguramente lo futuro, será ya directamente inexplicable. La propaganda de los medios, que debían haber sido como mínimo cerrados, se ha adueñado de una parte de la vida catalana. Su carrera por justificar lo injustificable está tiñendo el final del procés de un aura casi mesiánica, de la mano de Puigdemont. Un personaje siempre oscuro con un poder suficiente para que nadie se atreva a decirle las verdades.

Cierto es que Cataluña siempre fue un territorio de cobardes. Que nadie se ofenda. Se ha construido un supuesto país con héroes como el histórico Rafael de Casanova, gran traidor de Barcelona que huyó dejando a sus oficiales en manos del pelotón de fusilamiento, el supuesto ladronzuelo Jordi Pujol, o el moderno Pep Guardiola que luce el lazo amarillo hasta que su club le diga que no. Entre medio, héroes, pocos.

Que Carles Puigdemont pida investir a Jordi Sànchez, que esta en la cárcel, en vez de venir él y acabar en la cárcel y pedir su investidura dice poco de su valentía

Y, claro, en un país de cobardes pasan situaciones absurdas. Por ejemplo, que Carles Puigdemont pida investir a Jordi Sànchez, que esta en la cárcel, en vez de venir él y acabar en la cárcel y pedir su investidura dice poco de su valentía. El expresidente nunca fue un héroe. Ciertamente nunca tuvo grandes virtudes, ni fue capaz de acabar una carrera, ni de terminar una relación de forma decorosa.

En ese trifulca absurda de los cobardes, alguien de ERC ha osado a decir la suya. Puestos a investir a un preso pues que sea Oriol Junqueras. Claro, en ese retroceso en búsqueda del mayor presunto del reino quizás sería bueno recurrieran a Jordi Pujol. Total, él no esta en la cárcel, está imputado por casi nada en comparación con el resto, y al menos tiene experiencia en algo. Porque lo que está al alza en Cataluña es saber engañar, y en eso creo que nadie tiene la menor duda de que Pujol, al lado de Puigdemont, es un gran maestro. Los demás son unos imberbes que en su vida deberían haber cobrado un euro publico.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carles Enric López?
Carles Enric

Soy un tipo corriente. Estudié una carrera en Barcelona e hice un Erasmus en Londres. Me casé, tuve hijos, me divorcié, me divertí, me junté, me separé… y siempre pensé que escribir era apasionante, sobre todo de lo cercano. Mi experiencia en el mundo editorial me permitió entender que vivía en un país que confunde profesionalidad con no tener ideas propias. Eso me preocupó y con los años sólo procuro ser coherente. No me caso con nadie, y eso no gusta. Si busca pleitesía al poder no lea mis artículos.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información