Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Nítida arrogancia

Isabel Llauger
08.12.2020
6 min

Hace algo más de una semana que tenemos a la contundente y clara Laura Borràs elegida como candidata por Junts per Catalunya (JxCat) para las elecciones previstas para el 14 de febrero.

Sus primeras entrevistas han sido diáfanas en sus intenciones y esclarecedoras en la base conceptual de lo que quiere hacer en política en el caso que tenga posibilidades de ser presidenta de la Generalitat. Como ha dicho, quiere rodearse de gente nítidamente independentista. Y entendemos todos que nítidamente independentistas significa independentistas sin fisuras, sin dudas, sin reflexiones… Independentistas puros, independentistas cristalinos.

Se ha escrito mucho sobre esta premisa política que la simpática y sonriente señora Borràs ha puesto sobre la mesa y reitera como una base en sus premisas de futuro político. Y eso no es nuevo… pero es arrogante.  Y es arrogante porque demuestra simpleza de espíritu y, bajo una apariencia de simpatía y benignidad, el profundo sectarismo que ha llevado a Cataluña a una situación política de crisis institucional promoviendo la fractura social. Sí, se promueve la fractura social cuando alguien se apropia de la pureza de una legitima ansia de independentismo de un territorio determinado. Se promueve la fractura social cuando usando la simpleza y la astucia con una sonrisa condescendiente y aparentemente amigable se promueve el los tuyos o los míos en algo tan trascendente como la reivindicación independentista.

Miren, mi tía María Gracia, que tiene ya 85 años y anda ahora un poco atropellada, me contaba que al finalizar la Guerra Civil, y siguiendo las directrices del régimen franquista, se produjo en España una purga a nivel político, empresarial y social de consecuencias gravísimas que perduraron a lo largo de los años.

Las perversas Comisiones de Incautación que expoliaban de sus bienes, con total impunidad, a las familias perdedoras de la guerra clasificaron, llenándose la boca de legitimidad para hacerlo, a los “vecinos y afincados” de los municipios en tres grupos: “afectos al Movimiento Nacional, desafectos y dudosos”

Según documentación encontrada, se definía como "afectos" a los que “por su actuación y patriotismo debían ser considerados como oro de ley¨. Es decir, aquellos que se habían posicionado y dado soporte público al Régimen. Por otro lado, la categoría de “desafectos” abarcaba a “todos los que hubieran incurrido en cualquiera de las causas de responsabilidad civil no afín al Régimen aunque tuvieran a su favor atenuantes o eximentes”. Eran por lo tanto "desafectos" aquellos que no habían mostrado públicamente su adscripción al Gobierno de Franco. Finalmente, el término “dudosos” se aplicaba a “todos aquellos que no pueden ser incluidos en ninguno de los otros dos grupos, incluso los desconocidos si los hubiere¨.

Para mí, la consigna pronunciada por Borràs tiene una melodía muy parecida para demostrar la pureza de unos u otros aunque, eso sí, ahora dicho con afabilidad y un buen tono.

Algo parecido a aquella iniciativa que en 2018 promovió la ANC, que pasó de llamarse “Consumo responsable con la república” a denominarse “Consumo estratégico”. Una web en la que podían consultarse todas aquellas empresas ideológicamente afines a la voluntad de una Cataluña independiente y republicana que se registraran y que estuvieran “dispuestas a dar respuesta a los consumidores también republicanos”. Aunque se pueden seguir encontrando archivos PDF con la relación de dichas empresas bajo páginas web sectoriales de la ANC, la web específica fue cerrada aplicando las medidas cautelares del juzgado número 1 de Barcelona.

La señora Laura Borràs, con su indulgencia y magnanimidad, que defiende la “nitidez” independentista, debería encauzar las ansias legitimas de voluntad de secesión en un marco de mayor responsabilidad social y política, y no sembrando cizaña a cada nueva iniciativa o ultimátum que plantea para Cataluña. Si la nueva candidata de JxCat quiere dedicarse realmente a hacer política de manera responsable para conseguir reconducir la situación que se está viviendo en Cataluña y, en el caso de que gane las elecciones, la mueve una voluntad de ser la presidenta de todos los catalanes asumiendo la realidad, debería trabajar para mejorar la situación política, económica y social. Si hace eso podría pasar que el independentismo no fuese “nítido”, pero sí que tuviese más posibilidades de convertirse en una realidad social mayoritaria enmarcada en una política tangible de futuro.

No lo hará, porque el consenso y las concesiones no son ahora su eslogan ni han sido nunca su verdadera intención. 

Artículos anteriores
¿Quién es... Isabel Llauger?
Isabel Llauger

Isabel Llauger Ribas (Barcelona, 1966) es experta en relaciones institucionales, licenciada en Filología Hispánica por la UAB, Máster en Comunicación y Estudios Culturales por la UdG y Postgrado en Dirección de Fundaciones. También es experta en Igualdad de Género y en Compliance Penal por la UB. Directora de Ill+a Gestión (www.illagestio.com), es crítica literaria de las revistas 'Qué Leer' y 'Liubrújula', así como tertuliana de Catalunya Radio y TV3. Ha sido profesora asociada de la UdG.