Menú Buscar

Mucho más que unas simples elecciones

Francesc Moreno
4 min

El imparable crecimiento del populismo no está obteniendo una respuesta ideológica adecuada de quienes creemos en la economía social de mercado, las libertades individuales y la democracia representativa. La crisis y la globalización estan teniendo un coste muy elevado para las clases medias en las sociedades occidentales en general y, muy particularmente, en las europeas.

En este caldo de cultivo los populismos estatalistas, de izquierdas o de derechas, y el nacionalismo están ganando la batalla ideológica con el evidente riesgo de que en vez de afrontar los indudables problemas que se han generado, volvamos a un panorama mundial con innegables parecidos al existente con anterioridad al final de la Segunda Guerra Mundial. Desde entonces se han vivido décadas de prosperidad y paz, con todos los peros que queramos poner, que, si nadie lo evita, pueden estar tocando a su fin.

Si se acaba configurando un gobierno con Podemos como partido alfa, con el apoyo de la izquierda nacionalista y un PSOE en descomposición, España sufrirá y mucho

En España la últimas encuestas nos muestran que el intento de una respuesta reformista, de base liberal progresista, que han intentado articular Ciudadanos y el PSOE parece en retroceso frente al refugio conservador representado por el PP y la alternativa populista, estatalista y con tics autoritarios de Podemos y sus confluencias. En estas circunstancias el socialismo democrático representado por el PSOE va a estar sujeto a fuertes presiones, agravadas por su creciente debilidad.

Hoy parece evidente que el PSOE no va a poder imponer un gobierno autónomo, como el que pretende Sánchez. Tendrá que optar entre moderar un gobierno con Podemos o, junto a Ciudadanos, empujar al PP hacia la vía reformista. Tarea esta última con más posibilidades de éxito dada la existencia de sectores inequívocamente reformistas en el seno del PP. En ambos casos con peligro para el PSOE de acabar de difuminarse si no tiene éxito en esta función moderadora y/o reformista, la única que puede jugar.

En cuanto a los nacionalismos veremos si la debilidad de los convergentes les permite culminar su aparente voluntad de volver a separarse de ERC y apostar, como el PNV, por la vía reformista.

Estamos pues ante una elecciones cruciales. No son unas elecciones más. Si se acaba configurando un gobierno con Podemos como partido alfa, con el apoyo de la izquierda nacionalista y un PSOE en descomposición, España sufrirá y mucho. En lo territorial y en lo económico. Si se acaba configurando un gobierno del PP inestable y sin suficiente impulso reformista, puede ser la antesala de una mayoría mucho más fuerte y peligrosa de la opción populista.

No estamos ante la elección de un gobierno ordinario para la próxima legislatura. No es una segunda vuelta del 20D. Ha habido cambios fundamentales. Está en juego el modelo de sociedad y el abrir otra vía de agua en la construcción europea. Que el lógico hartazgo con la política de muchos ciudadanos no aleje a los reformistas de las urnas.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.