3 min

Quizás algunos de ustedes no conocen el concepto, yo mismo he tenido que buscarlo en el diccionario. La misandria es el odio o aversión a los varones (según la RAE). Yo añadiría a los varones heterosexuales pues el odio a los homosexuales tiene su propio concepto: homofobia.

Saco a relucir este concepto porque, en torno a determinadas campañas, como la ahora famosa #MeToo, algunos de los planteamientos que he leído bordean la frontera entre la legítima defensa de los derechos de la mujer y la denuncia de los abusos sexuales y de poder, con el cuestionamiento de los hombres heterosexuales en su conjunto.

La distinción entre las conductas individuales, por importantes que sean cuantitativa o cualitativamente, y la criminalización de colectivos --ya sean étnicos, religiosos o de cualquier otra clase-- es un signo de civilización que no se debería obviar. También los hombres tenemos derecho a que no se nos trate genéricamente como delincuentes.

 

La distinción entre las conductas individuales y la criminalización de colectivos es un signo de civilización que no se debería obviar

 

El tema no es baladí y sus consecuencias tampoco. Los excesos de lo políticamente correcto, vinculados a la capacidad de presión de determinados colectivos y a su presencia mediática, además de injustos, generan reacciones sociales, muchas veces subterráneas por miedo a expresarse, que pueden acabar con consecuencias colaterales como el triunfo electoral de Donald Trump.

Las campañas de concienciación contra la violencia de género​, la puesta a disposición de la justicia de medios materiales y personales para su persecución y condena, y la protección a las víctimas pueden y deben llevarse a cabo sin necesidad de eludir las reglas que rigen el Estado de derecho. Utilizar la capacidad de presión de un colectivo para estigmatizar a personas, sin estar condenadas por un juez y, a veces, ni siquiera denunciadas ante los tribunales, no es ni justo, ni eficaz a largo plazo en la defensa de la causa que se pretende defender.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Presidente del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.

¿Quiere hacer un comentario?