Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Presidente telemático

Ramón de España
4 min

Los resultados de las recientes elecciones nos confirman, ciertamente, que la tabarra nacionalista va a durar unos cuantos años más, pero --¡hoy me he levantado optimista!-- yo diría que va a perder fuerza a la fuerza, valga la redundancia. Hay elementos nuevos en la situación que pueden alterarla de manera considerable. Para empezar, parece que la estancia en prisión le está sentando francamente bien al beato Junqueras, que evita los tuits mezquinos y rencorosos a lo Rufián para centrarse en el amor universal, en general, y en la necesidad de reconciliación entre catalanes, en particular. Hasta ha reconocido que la unilateralidad es una opción que más vale no volver a escoger, y ahí distingo yo la capacidad regeneradora y terapéutica del talego. Puigdemont​ sigue en las mismas porque anda suelto por Bruselas y pasa los fines de semana en un casoplón estupendo que le presta un millonetis flamenco. ¡Así cualquiera, Puchi!

Fue un error soltar tan pronto a Turull, pues la terapia requiere de cierto tiempo para resultar eficaz. Turull salió de la cárcel cargado de odio y rencor y con las pituitarias destrozadas por las flatulencias de su compañero de celda, Josep Rull, al que tampoco se le dio el tiempo suficiente para completar ese tratamiento que tan bien le está sentando al bueno de Junqui. Turull sigue siendo el mismo fanático desagradable que era antes del talego y, sobre todo, sigue empecinado en hacer presidente a Puigdemont, aunque éste prometió volver a su amada patria si ganaba las elecciones --o algo parecido a ganarlas, que es lo que ha hecho-- y todavía le estamos esperando.

Fue un error soltar tan pronto a Turull, pues la terapia requiere de cierto tiempo para resultar eficaz. Turull salió de la cárcel cargado de odio y rencor

Turull considera que su líder puede dirigir la Generalitat desde Bruselas por vía telemática. Me temo que el reglamento no lo permite, pero tampoco permitía declarar la independencia sin contar con dos tercios de la cámara y le dio lo mismo: con una mayoría mínima se puede cambiar el reglamento y convertir las sesiones del Parlamento catalán en una comunicación permanente con el jefe por videoconferencia. Algo que yo diría que no va a ser del agrado de Junqueras: como lo suelten el día 4 de enero, se va a oponer a ello con todas sus fuerzas. Y Puigdemont debería ir empezando a pensar que solo le queda el exilio permanente o la prisión provisional, tachando la posibilidad de presidir la Generalitat.

La segunda entrega del prusés, telemática o no, será diferente a la primera. El gobierno que salga, cuando ERC y los de Puchi se pongan de acuerdo, va a estar trufado de expresidiarios, de imputados y de fugitivos, por lo que lo más razonable sería correr ya las listas para hacer sitio a gente sin posibilidades de acabar en la trena. No lo harán porque del bloque indepe no se espera nunca nada razonable, pero que luego no me digan que yo no les avisé.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.

 

Puede seguir todas las colaboraciones de Ramón de España en Crónica Global y Letra Global en este canal de Telegram.