Menú Buscar

¿Por qué no os calláis?

Ramón de España
3 min

La pregunta del título se la haría yo a Carles Sastre y demás supervivientes de Terra Lliure a los que les ha dado por opinar en voz alta sobre el prusés, la relación sado-maso entre el Astut y la CUP y demás asuntos de vital interés para el futuro de la Cataluña catalana.

Su visión del mundo, en todo caso, los ex miembros de Terra Lliure se la podrían explicar a su tía, si aún vive, pero no difundirla desde una televisión (supuestamente) pública

Terra Lliure tiene muchas cosas de las que avergonzarse, y lo menos que podríamos esperar quienes les tuvimos que sufrir en su momento sería que, una vez cumplidas sus condenas, se reintegraran en la sociedad y, sobre todo, adoptaran un perfil bajo y trataran de pasar desapercibidos, que es lo que suelen hacer otros delincuentes con menos pretensiones.

Su visión del mundo, en todo caso, se la podrían explicar a su tía, si aún vive, pero no difundirla desde una televisión (supuestamente) pública, que es lo que hizo unos días atrás el señor Sastre ante la mirada atenta y comprensiva de Xavier Graset, que antes era un humorista mediocre y ahora es un esbirro sensacional del Régimen (¡a eso se le llama progresar!).

A Carles Sastre le sobran los motivos para intentar pasar desapercibido, pero como debe sentirse imbuido de una autoridad moral que TV3 le confirma, va por ahí largando sobre el prusés y diciendo lo que hay que hacer al respecto. Para tener la boca cerrada, le sobran motivos morales --no es bonito volar por los aires a otro ser humano--, pero también profesionales.

Terra Lliure no fue exactamente la banda Baader-Meinhoff: aunque Andreas fuese un tarugo que encontró en la revolución una excusa perfecta para sus tendencias criminales y Ulrike, una burguesa malcriada capaz de dejar tiradas a sus propias hijas para ponerse a salvar al mundo, sus asesinatos selectivos se centraban en los tradicionales “enemigos del pueblo” (banqueros, empresarios, militares) y solían llevarse a cabo con eficacia.

Yo diría que Terra Lliure es la única organización terrorista que se ha disuelto por su propio bien

Nada que ver con Sastre y sus chapuceros amigos, gente de una gran cortedad de miras (la independencia de Cataluña: ¡vaya birria de causa comparada con la revolución anticapitalista mundial!) y de una torpeza inverosímil (murieron más militantes de la organización manipulando bombas que enemigos de la Cataluña catalana): de hecho, yo diría que Terra Lliure es la única organización terrorista que se ha disuelto por su propio bien.

Cazurros y chapuceros, Sastre y sus compadres deberían guardar silencio sobre su estupidez e ineptitud, pero blasonan de ellas en el único entorno propicio a su alcance: la Cataluña imbécil del Astut y la CUP, donde eran los únicos que faltaban para completar el pesebre soberanista, en el que Sastre se ha ganado a pulso el papel de caganer.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.