La niña de Zapatero

Ramón de España
3 min

Carme Chacón es un personaje machadiano, en el sentido de que le encantaría ser la novia en la boda, el niño en el bautizo y el muerto en el entierro. Su afición al medro es legendaria y suele dar la impresión de que lo que más le gusta en este mundo es mandar: ex ministra de Defensa y actual cabeza de lista del PSC para las generales, Chacón no le haría ascos a la presidencia de la nación o, caso de existir, a la de la Federación de Planetas de Star Trek. Prosperó mucho en la era Zapatero, y no porque ambos compartieran un ideario eficaz para el futuro de España, sino porque eran igual de inanes. La autodenominada 'Niña de Felipe' era en realidad 'La niña de Zapatero'.

Chacón es como Gran Ganga, el personaje de la canción de Almodóvar y McNamara: va y viene y por el camino se entretiene. Cuando tocaba picar piedra, se fue a Miami, de donde volvió sin tan siquiera haber rodado un videoclip con Pitbull, que es a lo que se va allí. Ahora se ha acordado de la tierra que la vio nacer y, nada más llegar, le ha asestado una puñalada trapera a Pere Navarro, un tipo fundamentalmente decente que ya tuvo que bregar en su momento con lo peor de dentro y de fuera del PSC (mientras se le amotinaban los soberanistas, TV3, a través de 'Polònia', el único programa de humor nacionalista del mundo, lo presentaba como un badulaque que hablaba con el Duendecillo del Federalismo, como si el federalismo fuese una estupidez y sus defensores unos frívolos que no aman realmente a Cataluña).

Maurici Lucena, otro sociata cabal, ha esquivado de momento esa puñalada que le tenía preparada Chacón, pues para algo cuenta con la protección de Pedro Sánchez, pero en el caso --¡Dios no lo quiera!-- de que Carmen la Trepadora llegase a la cima del socialismo español, no tardaría nada en sentir alojada en la espalda la hoja de una faca albaceteña.

Suerte ha tenido Miquel Iceta de ser, simplemente, ninguneado y desautorizado, pero que no se confíe, que las navajas siempre están de oferta en Casa Chacón. La ambición de esta mujer es desmesurada, pero sus ansias de medrar son tan evidentes --una esfinge sin secreto, dijo de ella Félix de Azúa-- que la hacen transparente y la condenan al fracaso. Si es que existe la justicia poética, lo que también está por ver.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.

Comentar
Olegario 28/10/2015 - 17:48h
La cuestión principal, aparte de esfinges de la consistencia del papel de fumar, es ¿Para qué sirve el PSC?, puede decirse que sirve para: a) muro de contención de la "charnegada" (en fino actual "els nouvinguts?, esta utilidad es decididamente decreciente, porque se le ve la careta; b) para impedir que el PSOE siente plaza en la "rica i plena", función que durará tanto como la estulticia pesoística no decline; hasta la fecha ha seducido a inteligentes como Rubalcaba y a menguados como Zapatero o Sánchez; c) para proporcionar una excusa existencial y pesebrista a los que siguen creyendo en los Reyes y en Montilla. Estas 3 razones se resumen en una función única verdadera: pedir votos para el socialismo y ponerlos al servicio del nacional separatismo. Así ha sido y así seguirá por los siglos de los siglos...
¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información