Menú Buscar

La Cataluña del dedazo

Ramón de España
4 min

Los partidarios de la nueva República catalana se comportan últimamente de una manera muy monárquica, nombrando a sus sucesores a dedo y repartiendo cargos sin tener en cuenta la meritocracia. Artur Mas se hizo a un lado por el bien de la patria, pero antes le pasó el cargo al alcalde de Gerona, Carles Puigdemont, quien a su vez le legó el suyo a un tal Ballesta, que nadie sabía muy bien quién era porque no se había distinguido especialmente en nada.

Hasta Xavier Trias, que ya no es alcalde de Barcelona, designó a Joaquim Forn como su hipotético sucesor. Me temo que cuando Barack Obama dijo lo de Yes, we can no se refería a esto, pero nuestros nacionalistas lo entendieron de manera literal y parecen dispuestos a hacerlo todo porque pueden, sin hacer el más mínimo esfuerzo por disimular un poco.

Envían a Mascarell de embajador a Madrid y ponen la sanidad en manos de Toni Comín: ambos se hicieron independentistas de la noche a la mañana y eso hay que premiarlo

El nuevo Govern actúa igual. Hay que premiar de algún modo a los tránsfugas, así que envían a Mascarell de embajador a Madrid y ponen la sanidad en manos de Toni Comín: ambos se hicieron independentistas de la noche a la mañana y eso hay que premiarlo.

Lo primero que ha dicho Comín es que el problema de las listas de espera solo se soluciona con la independencia; así que, hasta entonces, más nos vale a todos no tener que pasar por el quirófano. Y si la diñamos mientras nos llega el turno, pues ya lo sabemos: la culpa es de España. Mira que el hombre lo tenía fácil para mejorar la obra de su predecesor, Boi Ruiz --al que el Astut fue a buscar al maravilloso mundo de las mutuas para que le ayudara a cargarse de una vez por todas la sanidad pública--, pero en vez de ponerse a trabajar, ha optado por la ciencia ficción. Eso sí, nada más ocupar el cargo, ha recurrido al dedo de premiar y ha fichado al hijo de Guillem d'Efak, que andaba un poco perdido desde que salió de la agencia literaria de Carmen Balcells.

En el departamento de agitación y propaganda, claro está, el dedazo también se impone. Ahí tenemos a Saül Gordillo al frente de Catalunya Ràdio, aunque lo que realmente merece es el premio Santo Job a la paciencia por haber transcrito las profundas conversaciones de Oriol Junqueras con Justo Molinero en un libro, sin duda, apasionante.

Para TV3, la cosa está entre Vicent Sanchis y Pepe Antich, entre un genuino creyente y un genuino arribista. Si me dieran a elegir --cosa altamente improbable--, me quedaría con el primero porque le gustan los cómics, es un tipo agradable en la distancia corta y, aunque es un hombre del Régimen, no va por ahí mordiendo a los que no lo somos.

Supongo que la meritocracia llegará también con la independencia, pero durante la transición, aunque sea eterna, con el dedazo vamos que chutamos.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ramón de España?
Ramón de España

Ramón de España (Barcelona, 1956). Autor de nueve novelas y una docena de ensayos, ascendió de las covachas del underground (Disco Exprés, Star, a finales de los 70) hasta los palacios del 'mainstream' (El País, donde colaboró ampliamente en los 90). Actualmente ejerce de columnista habitual en El Periódico de Catalunya y el semanario Interviú. Escribió y dirigió un largometraje en 2004, 'Haz conmigo lo que quieras', y aunque lo nominaron a los Goya, esta sociedad hostil no le ha dejado volver a ponerse detrás de una cámara (pero él insiste). Sus recientes ensayos sobre el 'prusés' y sus circunstancias, El manicomio catalán (2013) y El derecho a delirar (2015), lo han convertido en un personaje de referencia de la disidencia irónica.