Los 'separatas' y la democracia en Italia y Alemania

Roberto Giménez
6 min

Se veía venir que este frío siberiano que nos ha caído la víspera de Reyes ha dejado helado el corazón de los separatas. El 22D ya lo había avisado el ángel anunciador una espada flamígera de malos augurios que el Gordo de Navidad se quedaría en la capital del Reino de Mordor.

El día 2 de enero, como para festejar el 525º aniversario de la conquista del reino nazarí por los Reyes Católicos, Tunku Varadarajan, periodista de la revista digital estadounidense Politico, publicó un reportaje sobre los doce apóstoles que "probablemente arruinarán Europa en 2017". En la sexta posición aparece un tal Carles Puigdemont, el hijo del pastelero de Amer.

La noticia pasó de hurtadillas en el Telenotícies Migdia. A los veinte minutos de reloj la presentadora la despachó con una frase escueta. Lo leyó de forma anodina, como quien no quiere la cosa. Busqué la noticia en internet por si había escuchado lo que me había parecido.

La reacción de los alegres muchachos de la Revolución de las Sonrisas fue bombardear al periodista indio de esta jaez: qué coño sabía de la vieja Europa. Llamándolo lacayo al servicio de otra Corona, la española. Los agentes de la TIA le acusaron de ser un seguidor del Madrid y, por lo tanto, estar en contra del Barça que es, como dijo Manuel Vázquez Montalbán, el Ejército Nacional de Cataluña. Salvo la TIA, no voy de broma.

Pero lo que más les molestaba a los separatas era que en la lista del cipayo indio las personas que pueden arruinar el nuevo año no estaban las primeras espadas: Trump, Putin, Bashar al-Ásad o Marie Le Pen (si gana las elecciones francesas, la UE se disolverá como un terrón de azúcar en el café). Puigdemont no estaba en el primer escalón, sino en el segundo, junto al flamenco rubio platino Geert Wilders, el polaco Jaroslaw Kaczyinski; Beppe Grillo, el histriónico jefe del Movimiento 5 Estrellas de Italia, o Michael Flynn, el asesor de seguridad nacional de Trump. Comparsa de segundones que podían arruinar a Europa.

Se veía venir que este frío siberiano que nos ha caído la víspera de Reyes ha dejado helado el corazón de los separatas

Para arreglar el entuerto, la portavoz del Govern, Neus Munté, salió a la palestra para defender al Molt Honorable potencial pirómano de Europa haciendo bueno el chiste de que lo importante es que hablen de ti aunque sea para mal. No lo hizo como en el chiste pero sí con palabras altaneras y tan hueras como la ex sindicalista nos tiene acostumbrados: que el reportaje de Politico "sitúa el proceso independentista en el mapa internacional", sin valorar el fondo diciendo que el Consell Executiu nunca lo hace. Si en lugar de ser de carne fuera de madera, a la portavoz le crecería la nariz de Pinocho.

Sí, este principio de año estepario ha helado la sonrisa indepe porque el Tribunal Constitucional alemán copia al español al declarar que no existe el derecho a decidir que solicitó el Partido de Baviera, porque los länder no pueden convocar un referéndum secesionista ya que es una soberanía del pueblo alemán, no sólo de una parte.

Baviera es el Estado alemán más rico. Esa propuesta no se le ocurría hacerla a los territorios pobres de la extinta Alemania comunista.

Al día siguiente de conocerse esta sentencia del TC alemán que deja al país germano al nivel de baja calidad democrática, según el discurso indepe, el digital E-notícies, que debe ser la quinta columna infiltrada en Cataluña del Reino de Mordor, recordaba que el TC italiano, en el 2015, había dictado esta misma resolución a la reclamación de la región del Véneto. Vamos, que Alemania e Italia también son Estados del club europeo con una democracia bajo mínimos.

El ejemplo es Gran Bretaña, que permitió el referéndum. El reportero indio que no ha parado de cosechar fobias separatas explicaba en su reportaje que los tres editores de The Sun, Daily Mail y Daily Express, que con tanto entusiasmo defendieron el brexit, también figuraban en la lista negra de los tres primeros puestos que pueden arruinar a Europa.

El año ha empezado con una sonrisa congelada también en Vic, porque en la cabalgata de Reyes por cada nueve farolas de los niños sólo una era estelada. La estrella de Navidad ha pasado de largo en los dominios de la ANC. Ni está ni se le espera.

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información