Menú Buscar

Las redes que nos relacionan

Eva Moll de Alba
6 min

El 2009 se considera el año del boom de las redes sociales. Desde entonces han ido invadiendo nuestra vida, distrayéndonos de la realidad física inmediata pero proporcionándonos un tipo de relación virtual que permite abarcar y gestionar más relaciones y acercarlas a nuestra realidad diaria a través de imágenes, opiniones y pensamientos compartidos.

Las redes sociales se eligen en función de la edad, la capacidad para asimilar novedades tecnológicas, la formación o profesión, la sociabilidad, las relaciones personales y laborales y la ubicación geográfica. Cada una de las principales redes sociales tiene unas características que las hace complementarias y si tuviese que definirlas Twitter sería un gran altavoz a una audiencia desconocida, Facebook nos relaciona y presenta socialmente, LinkedIn muestra nuestra trayectoria profesional, Whatsapp es el canal de conversación directo o en grupo, Pinterest marca nuestro estilo, e Instagram refleja nuestra capacidad artística.

Las redes sociales se eligen en función de la edad, la capacidad para asimilar novedades tecnológicas, la formación o profesión, la sociabilidad, las relaciones personales y laborales y la ubicación geográfica

Según el informe de OBS, España cuenta con una población online de 23 millones de personas de las que 17 millones utilizan activamente las redes sociales. El 88% de los españoles que utilizan Internet tiene cuenta en Facebook, el 59% en Google y el 56% en Twitter. La red social profesional LinkedIn es utilizada por 32% de la población online, y las redes que están experimentando un mayor crecimiento son Instagram y Pinterest con un 25% y un 19% de usuarios españoles de redes sociales respectivamente.

Al leer estas estadísticas no puedo evitar reflexionar sobre el uso diario que yo destino a estas redes sociales. La primera que consulto por la mañana es Whatsapp. Tengo varios grupos de más de cincuenta personas que comparten sin horario y no puedo evitar leer en diagonal los mensajes. Las conversaciones son de lo más heterogéneas: familiares que hace décadas que no ves y que comentan de política, de religión, de banalidades y santorales; antiguos compañeros de estudios que utilizan la red social para reunirse anualmente; compañeros de trabajo, del gimnasio; madres y padres del colegio... y la lista se va ampliando paulatinamente conectándonos a todos.

Al leer mis emails, Facebook me recuerda que en las últimas 24 horas he recibido 15 mensajes, 2 toques, 12 notificaciones nuevas y 5 sugerencias de amistad. Cuando dispongo de algo de tiempo caigo en la tentación de entrar y me encuentro de nuevo a familiares, amigos y conocidos que comparten mensajes, fotos de sus viajes y de sus hijos, citas que les emocionan y vídeos que encuentran extraordinarios.

Mi vinculación con Twitter pasa por las noticias de actualidad, cuando encuentro un tema de interés con un solo click lo publico en Twitter con un comentario personal, el link a la noticia y si tengo tiempo una foto.

Es importante saber para qué las utilizamos, con quién compartimos la información y no colgar información que quizás no te gustaría ver en diez años porque las redes no olvidan

También hay redes en las que de usuaria pasiva he pasado a participar, como Trip Advisor o Instagram. Comencé utilizando Trip Advisor para obtener información de restaurantes y lugares de interés pero decidí compartir mis opiniones para que los demás usuarios también se pudiesen beneficiar de mi experiencia. Ahora cada vez que voy a un restaurante o a un hotel lo valoro y cuelgo mi opinión. Según la aplicación mi opinión ha sido útil para más de 5.000 personas. Estas opiniones que comenzaron como mero divertimento me obligan a observar la experiencia con un punto más crítico, a puntuar, comparar e incluso fotografiar lo que me llama la atención. Y son esas fotografías que antes no realizaba porque no llevaba siempre la cámara conmigo, las que ahora gracias al iPhone comparto con pseudónimo en Instagram.

Según Statista, la reina de las redes sociales, Facebook, cuenta con 1.550 millones de usuarios activos mensuales, le sigue YouTube con 1.000 y WhatsApp con 900 millones de usuarios activos mensuales. A continuación irrumpen con fuerza tres redes sociales chinas, por un lado el servicio de mensajería QQ con 860 millones, el portal de blogs Qzone con 653 millones y WeChat con 650 millones. En el séptimo lugar encontramos a Instagram con 400 millones de usuarios y Twitter con 316 millones de usuarios.

Las redes son plataformas sociales que permiten mantener el contacto con un mayor número de personas, compartir experiencias y potenciar la actividad profesional pero también son un medio de control para terceros y demandan atención y tiempo que dejamos de destinar a otras actividades. Es importante saber para qué las utilizamos, con quién compartimos la información y no colgar información que quizás no te gustaría ver en diez años porque las redes no olvidan. El buen uso de las redes sociales es esencial para disfrutar de la gran plataforma relacional y comunicacional que nos ofrecen sin caer en obsesiones.

Artículos anteriores
¿Quién es... Eva Moll de Alba?
Eva Moll de Alba

Editora-Fundadora de Vegueta Ediciones, nació en Las Palmas de Gran Canaria, vive en Barcelona y se considera ciudadana del mundo. Economista y Doctora en Periodismo con una tesis sobre redes sociales, se define a sí misma como una emprendedora apasionada de la tecnología, la literatura, los viajes, la vida urbana y el buen humor.