Indultos… Cui prodest?

Julio Murillo
11 min

En otro de sus erráticos y de entrada incomprensibles movimientos tácticos, nuestro venerado presidente Pedro Sánchez, seguramente asesorado por Iván Redondo, su fiel escudero, ha decidido que ya es hora de indultar --en aras de la concordia entre los españoles de Mataró y los españoles de Bollullos del Condado--, a los muy totalitarios delincuentes golpistas catalanes. Si no tenían nada mejor que hacer, a todos nos hubiera gustado mucho ver cómo este par de luminarias, tras jurarse fidelidad eterna, se tiraba en plan Thelma y Louise por un barranco en un Simca 1000, con el “Te estoy amando locamente” de Las Grecas sonando en el cassette a todo trapo… Pero que si quieres arroz. Ellos creen que lo que ahora procede es elevar a unos vulgares y reprobables delincuentes a la categoría --¡ahora va a ser que sí!-- de presos políticos, como muy bien apuntaba Alejandro Tercero en su última columna.  

Como todos ustedes saben, el Tribunal Supremo ha emitido un informe tan demoledor como impecable. Un documento de 21 páginas de muy recomendable lectura. Las «ideas fuerza» del texto se resumen en que las sentencias son justas, equilibradas, y cuentan, además, con el respaldo del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Derechos Humanos de Estrasburgo, la Comisión de Venecia y, como guinda, con el beneplácito de Amnistía Internacional. Pone énfasis en que el delito de sedición no es un “precepto trasnochado” --su equivalente en las principales democracias del mundo está penado con condenas muchísimo más duras que llegan incluso a la cadena perpetua--; remarca también que la responsabilidad de los encausados no puede diluirse en lo colectivo, en ese espíritu fuenteovejunesco que tanto gusta a la turba a la hora de minimizar su responsabilidad personal; y concluye con dos ideas importantes: que los hechos de 2017 no se pueden entender como un problema de orden público, porque en ellos no hubo “nada de pacífico y democrático” y sí un frontal e intolerable “ataque a la paz y a la observancia de la leyes”, y termina recordando que los delincuentes no han mostrado el más mínimo arrepentimiento. 

Pero Pedro Sánchez y su coro de iletrados insiste: el Gobierno tiene la prerrogativa de conceder indultos. Porque es conveniente, porque son buenos, justos, y destensan y relajan mucho, al tiempo en que recosen o zurcen socialmente que es un primor, y, además, no está bien que vivamos todos instalados eternamente en la “venganza y en la revancha” --doble adjetivación que el Presidente repitió cuatro veces sin que el sinónimo aporte matiz alguno--. Seguro que a millones de españoles, a los que estos 'angélicos seres de amor y luz de Lledoners' han tildado de fascistas, ñordos, colonos y malparits durante años, les encantará saber que, además de lo dicho, son más vengativos, más ruines y más malos que Caín. Y eso va y nos lo suelta uno al que echaron del PSOE y regresó, tras mucho maquiavelismo de bambalina, por la puerta trasera para entronizarse como autocrático y vengativo César al que nadie se atreve a cantarle las cuarenta.

De todos modos en este asunto de los indultos lo más significativo es que no complacen a nadie. A nadie. Y cuando algo no complace a nadie y a pesar de ello se insiste en implementarlo cabe preguntarse, a lo Cicerón, Cui prodest?, ¿a quién beneficia? Permítanme repasar el ánimo de los más diversos colectivos, a ver si sacamos algo en claro…

Empecemos por los interesados. Los delincuentes encarcelados reniegan del indulto. Aceptarían una amnistía, un referéndum, el derecho a la autodeterminación y, por descontado, una disculpa de todos los españoles fascistas por ser tan fascistas y maltratarlos. Eso, todavía. Pero un indulto va a ser que no. Ni siquiera lo han solicitado directamente. Piénsenlo: si Eduardo I de Inglaterra, el 'zanquilargo', en vez de descuartizar a William Wallace le hubiese perdonado la vida, tras pasearlo con orejas de burro por su pueblo, y hubiera sepultado en oro, títulos y tierras a Robert Bruce, Escocia no hubiera sido, en su día, independiente. Una República milenaria requiere de un sólido panteón de mártires. El nacionalista catalán de soca-rel sin martirologio no es nada. Para Fray Oriol Junqueras y el resto de la tropa, la inmolación es deseable, pero el indulto es humillante. No solo no quieren disculparse por lo hecho, sino que se sienten orgullosos. Pura jactancia. Así lo ha confirmado, en un alegre relincho, Míriam Nogueras, portavoz de JxCat: “Decimos que lo volveremos a hacer. Nosotros no hemos llegado hasta aquí para que nadie nos perdone. Aquí solo cabe la amnistía; la amnistía y el derecho a la autodeterminación”. Mientras escribo esto, también escucho a Jordi Cuixart declarar en una entrevista: “Lo volveremos a hacer. Por eso no pedimos ninguna medida de gracia”. Blanco y en botella, leche.

Ocurre, además, que el indulto es lo que menos beneficia al nacionalismo, porque le desmonta el tinglado argumental y hace añicos su imagen. La más clara ha sido Elisenda Paluzie, la presidenta de ese poder “extramuros” que es la ANC: "(Los indultos no son deseables) porque políticamente nos desarmarían, e internacionalmente son nefastos (porque) muestran al Estado como benevolente". Es decir: se acabó lo de que España es Turquía o que España es una democracia imperfecta. Cabe preguntarse de qué viviría toda esta parroquia de haraganes de acabarse a corto plazo el Procés. Adiós a todo. Adiós a los 11S multitudinarios; al negocio de camisetas y merchandising; a la venta de los carnets del Consell per la república de Carles Puigdemont; a las aportaciones a la «caja de resistencia»; adiós a las subvenciones a los chiringuitos y al pastizal millonario de TVen3. Un desastre. Mejor la cárcel, de la que entran y salen a placer.

Los indultos tampoco serían aceptados por millones de españoles. En absoluto por los votantes de centro derecha. Pero tampoco por históricos del PSOE, como Felipe González o Alfonso Guerra, ni por muchos barones del partido, ni por miles de socialistas de base --alrededor del 60%-- que no están por semejante despropósito. Solo los socialistas de “tercera vía”, representados por Miquel Iceta y Salvador Illa, apoyarían la concesión de esa medida de gracia. Ni que decir tiene que los catalanes constitucionalistas, que han sufrido durante 10 terribles años la arbitrariedad del nacionalismo, aún no están preparados para perdonar todas las vejaciones vividas. La sociedad catalana está absolutamente fracturada, rota, y no hay remiendos a corto o medio plazo.

Ante el rechazo mayoritario a los indultos, volvamos a la pregunta: Cui Prodest? ¿A quién beneficia esta medida? Pues parece claro, ¿no? El único que podría sacar rédito a este asunto es Pedro Sánchez. De estar a pocos meses vista de unas elecciones generales ni se le pasaría por la cabeza semejante majadería. Pero quedan 950 interminables días de legislatura oficial y la memoria es muy corta. Y de no ser corta ya se encargará él de tapar el incendio con otro incendio aún mayor, ¡será por incendios! Sánchez contentó a Pablo Iglesias exhumando a la momia de Paquito del Valle de los Caídos; a Arnaldo Otegui, a Iñigo Urkullu y al PNV, les ha pagado con el traspaso de competencias penitenciarias y con mucha pasta; y como anda necesitado de estabilidad y todavía quedan partidas por aprobar, necesita a ERC a cualquier precio, de ahí que le ponga a Pere Aragonès la miel del indulto en los labios. Muy astutamente se garantiza el apoyo de los republicanos, divide al independentismo, y vende su estrategia a la parroquia como el summum del altruismo, la altura de miras, y la finezza política solo al alcance de grandes estadistas como él.

Ahora mismo Pedro Sánchez juega, confiando en su proverbial buena suerte para salir indemne de todos los desaguisados que genera, con nitroglicerina. Pero si este asunto se sale de madre la explosión será de las que marcan época. 

Artículos anteriores
¿Quién es... Julio Murillo?
Julio Murillo

Periodista, escritor, director creativo y experto en publicidad y comunicación. Formé parte del elenco de periodistas especializados en música y cultura durante los años setenta y ochenta en revistas como 'Vibraciones', 'Ajoblanco', 'Rock Espezial', 'Rock Deluxe' y 'El País'. He sido director de publicaciones mensuales en RBA Revistas y Grupo Godó-La Vanguardia, al frente de la edición española de 'Playboy'. También he sido responsable de innumerables campañas de publicidad para grandes marcas. En los últimos diez años me he dedicado a la literatura, con seis novelas publicadas y una séptima en camino. He sido finalista y ganador del Premio Alfonso X El Sabio de Novela Histórica, en 2005 y 2008 respectivamente. Melómano hasta la médula, yo soy yo y mis vinilos. Asisto con perplejidad y desazón al armagedón social, político y económico de nuestro tiempo.