Ferragosto indepe, la fragua de Vulcano

Julio Murillo
10 min

Ya se divisa en lontananza la estampida que muchos protagonizarán --y que otros contemplaremos con cara de circunstancias-- a lo largo de los próximos días. Cual diligentes hormiguitas cientos de miles de españolitos emprenderán el anhelado éxodo al Ferragosto, esa fiesta heredada de la antigua Roma --literalmente significa Feriae Augusti, o vacaciones de Octavio Augusto, el emperador-- en la que los abrasados ciudadanos de las siete colinas huían de la urbe como alma que lleva el diablo, soñando con tirarse de bruces en la primera zanja de riego que les saliera al paso, o bajo la primera sombra que pudieran pillar. En aquellos tiempos, pese a las hambrunas, pestes y cartagineses toca pelotas, las cosas eran más fáciles. Se cargaba a la parienta, a los suegros y a los pueris et puellis en una carreta de bueyes, y arreando para la playa, en dirección a Brindisi. Y sin coronavirus, mascarillas, certificados de vacunación o códigos QR cincelados en tablilla de mármol por si te daba el alto un centurión quisquilloso en un peaje en la vía Apia.

Y es que verano y actividad son términos incompatibles, antagónicos. Al borde de los cuarenta grados la vida colapsa, se suicida, fenece, se deshace como el queso de una fondue, y la irritabilidad que genera esa asfixia ambiental causa estragos. Este verano, en Cataluña, al insufrible calor se han sumado varios incendios que no solo han arrasado cientos de hectáreas de bosque sino que han calcinado las pocas neuronas que a duras penas malvivían en el cerebro del nacionalista sediciosillo de tipo medio, que ante tamaña ecpirosis ha canalizado su frustración i mala llet arrojándose en brazos de las teorías conspiranoicas más descabelladas y las trifulcas más diversas…

Así hemos podido ver a un Albert Donaire --el mosso indepe que pudo reinar, a lo Rudyard Kipling, y que se quedó en mindundi y hazmerreír general-- recoger y dar pábulo a tuits sin desperdicio, que apuntaban a que detrás de los incendios que han asolado el territorio quizá se oculta la zarpa peluda y simiesca de la maldita España. La cosa fue tal que así… Un tal Sergi Maraña --¡inmejorable apellido si lo que se busca es sembrar cizaña!--, juntaletras en posesión de título de periodista, encendió la mecha escribiendo en su cuenta: "(Sí...) Ya sé eso del calor, que hace tiempo que no llueve, y que la humedad es baja... ¿Pero no pensáis que todos estos incendios que sufrimos en Cataluña están provocados por pirómanos unionistas que odian a los catalanes?". Y Donaire no dudó en entrar al trapo: "Veo muchos comentarios sospechando que España está detrás de los incendios en Cataluña. No me extrañaría. Están dispuestos a todo con tal de destruir Cataluña. Y lo han demostrado a lo largo de la historia", escribió en Twitter, suscitando un animado y demencial intercambio de opiniones entre independentistas majaderos e independentistas majaderos non plus ultra. Baste decir que uno del sector non plus ultra remató: "Creo que no pasaría nada si se descubriera que es verdad. Recordad lo de Las Ramblas". Ante semejante barbaridad, Donaire no titubeó en apostillar: "Y otros tantos asuntos…"

En relación con los incendios, tampoco se privó del placer de desbarrar y mostrar su proverbial hispanofobia Míriam Nogueras (Junts per Cat) que publicó un trino --o quizá fue un relincho, no me acuerdo muy bien-- en la red: "Es necesario recordar que Podemos y el PSOE-PSC imponen una ley de Bomberos que se carga cuanto desde Cataluña se intenta desde hace tiempo construir, pese a las limitaciones de ser una Autonomía. Sometidos a un Estado primitivo, desordenado, prepotente y acomplejado no avanzaremos nunca #independencia".

Afortunadamente los incendios pudieron ser controlados. Y en buena medida gracias a la decisiva intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME) del Ejército, que envió 26 vehículos y numerosos efectivos. A Laura Borràs, que poco antes había culpado del desastre a España, le cayó la del pulpo en las redes y no le quedó otra que etiquetar en su tuit de agradecimiento a la UME y a la Guardia Civil. Pero eso sí, muy por detrás de la “cooperativa de payeses jubilados con mangueras de más de 50 metros y toma de agua”. Patético.

Y es que las redes, con este bautismo ígneo que nos cae del cielo, se han convertido en la oficina de todos los pirómanos de la política catalana. Con soltar un par de sandeces al día, con el aire acondicionado a tope, ya pueden justificar sus astronómicos sueldos. Sumamente divertido ha sido el encontronazo entre Ada Colau y Quim Torra. Hace pocos días, y por imperativo legal --eso que conste en acta--, la vergonzosa alcaldesa de la otrora “ciudad de los prodigios”, se vio obligada a colocar un retratito tamaño cuartillita de Felipe VI en el salón de plenos del ayuntamiento. Y ese experto en control de calidad de botijos que fue presidente de la Particularidad ni se lo pensó a la hora de disparar su dardo envenenado, riéndose de lo poco que a Ada le había durado la desobediencia. No como a él, que resistió cual gato panza arriba, aferrado a su pancarta, en aras de una inhabilitación millonaria. Ni que decir tiene que Torra quedó sepultado bajo los escombros de cientos de adoquinazos en forma de tuit.

Algo parecido le ha pasado a Lluis Llach, que entre lánguido suspiro de diván y agonía de hamaca y mojito, instó a las huestes esteladas a no dejar solos a los líderes del Procés, y a rascarse el bolsillo para salvar a Carles Puigdemont y demás embargados por el Tribunal de Cuentas, en un emotivo mensaje en el que venía a decir: “No les abandones, ellos nunca lo harían”. El bofetón dialéctico de centenares de lazis indignados resonó en Tegucigalpa. Se lo juro news...

El independentismo anda tremendamente cabreado. A matar. ERC y los casposos Convergentes (pues eso son y así acabarán) se odian profundamente. Y los de la CUP los odian a todos. El cupero de pueblo, hijo de carlista uniceja, odia a los burguesitos de la capital, y lo mismo ocurre a la inversa. No hay mejor modo de comprobarlo que seguir sus reyertas en las redes. Es mucho más divertido que cualquier abominable serie de Netflix. Se lo aseguro. Los seguidores de Pere «Garbancito» Aragonés se mofan del caradura de Puigdemont, y de la vida de oropel, avión privado y yate de Artur Mas. Y lo mismo hacen los devotos nacionalistas de la ultraderecha radical tope facha burlándose de la 'Mesa de Negociación Bilateral', de la madre que parió a Oriol Junqueras y del panículo adiposo de Gabriel Rufián. Esta gente es un cromo y hay que darles de comer aparte.

Pero no teman, porque la belicosidad y animadversión de todos ellos se diluirá cual azucarillo a la que llegue septiembre y nos acerquemos al 11-S y a posteriores efemérides del panteón místico de la «Eitsecons Republiqueta». De entrada ya hemos podido ver a una eufórica Elisenda Paluzie, con cara de hogaza de kilo a medio levar, presentando la camiseta de la Diada, tan hortera como todas las anteriores; de color rojo ladrillazo y tentetieso; estampada con el esperanzador eslogan Luchemos y ganemos la independencia. Y también hemos podido saber que en octubre tirarán la casa --es decir, el dinero de todos-- por la ventana, con movilizaciones masivas que abarcarán, más allá de Cataluña, el sancta sanctorum del sur de Francia, donde fueron custodiadas las “Sagradas Urnas de Liberación Nacional”, que volverán a materializarse y a viajar por todo el Reino Milenario en loor de multitudes con y sin mascarilla.

En fin, no me digan que no se han reído, siquiera un poco, leyendo tanto disparate. De ser así, me doy por bien pagado, y ya solo me resta desearles unas agradables y refrescantes vacaciones sin hacer nada de nada. Pero nada, ¿eh? Sean felices.

Artículos anteriores
¿Quién es... Julio Murillo?
Julio Murillo

Periodista, escritor, director creativo y experto en publicidad y comunicación. Formé parte del elenco de periodistas especializados en música y cultura durante los años setenta y ochenta en revistas como 'Vibraciones', 'Ajoblanco', 'Rock Espezial', 'Rock Deluxe' y 'El País'. He sido director de publicaciones mensuales en RBA Revistas y Grupo Godó-La Vanguardia, al frente de la edición española de 'Playboy'. También he sido responsable de innumerables campañas de publicidad para grandes marcas. En los últimos diez años me he dedicado a la literatura, con seis novelas publicadas y una séptima en camino. He sido finalista y ganador del Premio Alfonso X El Sabio de Novela Histórica, en 2005 y 2008 respectivamente. Melómano hasta la médula, yo soy yo y mis vinilos. Asisto con perplejidad y desazón al armagedón social, político y económico de nuestro tiempo.