Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Chiara Fraser, italobritánica afincada en Barcelona que ha creado una plataforma de alquiler de habitaciones para mujeres / CEDIDA

Fraser: “En Dubai las mujeres reciben un trato fenomenal”

La emprendedora Chiara Fraser se mudó de Dubai a Barcelona para abrir 'Her Roomies', una plataforma de alquiler de alojamiento para mujeres

10 min

Si hay algo que tiene claro Chiara Fraser es que es una “persona de mundo”. Nacida en Milán, de padre inglés y madre italiana, pasó su infancia viajando, siguiendo los destinos de trabajo de su padre, un arquitecto y promotor inmobiliario: 

“De Milán a Indonesia, luego Madrid, Londres, Dubai... Una de las cosas que más agradezco a mi familia es que me hayan permitido vivir en tantos países, crecí en un mix de culturas y religiones y eso me ha hecho una persona abierta de mente”, explica esta joven emprendedora de 32 años, que en 2020 se mudó de Dubai a Barcelona para empezar su primera aventura empresarial.

Chiara Fraser es la fundadora de HerRoomies, una plataforma online de alquiler de alojamiento --desde piso entero a habitación compartida, residencia universitaria o coliving-- pensada exclusivamente para mujeres

Dos compañeras de piso en la cocina de la casa que alquilan / PEXELS
Dos compañeras de piso en la cocina de la casa que alquilan / PEXELS

“La idea se me ocurrió cuando me mudé a Barcelona por primera vez. Buscaba una habitación compartida por unos meses, pero en las plataformas de alquiler convencional no encontraba nada que se ajustara a mis necesidades como mujer”, recuerda Fraser. Antes de mudarse definitivamente a Barcelona, Fraser, que entonces trabajaba como productora de grandes eventos en Dubai, decidió pasar unos meses de prueba en la ciudad, para ver si le gustaba. Sus padres y sus abuelos ya se habían mudado a la capital catalana y la animaban a hacerlo, pero ella se enfrentaba a un reto casi imposible: encontrar un trabajo tan bien pagado como el que tenía en Dubai. La única alternativa era montar un negocio por su cuenta, pero no sabía muy bien en qué ámbito. Hasta que esa primera experiencia buscando piso en Barcelona le dio la idea que buscaba: un buscador de alojamiento que respondiera a las necesidades de las mujeres

Cómo detectar una oportunidad

“En mi caso, buscaba no solo una habitación donde vivir, sino unas compañeras parecidas a mi: abiertas de mente, con las que pudiera formar una comunidad de amigas mientras mi marido no se mudara a Barcelona conmigo. Pero en las plataformas más populares:  Badi, Idealista.. no encontraba lo que buscaba, no me hablaban como mujer”, explica Fraser, admitiendo que, como mujer, el contraste entre Dubai y Barcelona al principio fue fuerte. 

“Existe la percepción de que en Dubai  las mujeres están segregadas, pero no es verdad, se las trata fenomenal: tienen gimnasios para mujeres, una cola especial en el banco para que no estén tanto rato de pie, y además es super seguro, puedes ir por la calle a cualquier hora de la noche y no pasa nada”, comenta. Y añade: “Como en el pasado apenas había mujeres, ahora cuando hay una mujer emiratí o europea que va creciendo a nivel profesional, siempre se la escucha y respeta. La verdad es que en Dubai siempre me sentí empoderada y con muchas oportunidades”, dice. 

 

Al no encontrar una habitación que le gustara en las plataformas habituales, Chiara empezó a indagar en grupos de Facebook y detectó que en Barcelona “había muchas mujeres que se estaban buscando entre ellas”. “También vi que muchos propietarios solo quieren inquilinas, eso no lo sabía. Las razones son varias: Percepción de que son más cuidadosas, más limpias, mejor pagadoras, menos folloneras que los hombres ... así que claramente detecté una oportunidad que no existía”, comenta.

Las mujeres son las que firman los contratos

Lo primero que hizo Fraser fue comentar la idea de negocio con su padre, un empresario con más de 35 años en el mercado inmobiliario, para que la asesorara. Éste no solo validó la idea, sino que le propuso que se embarcaran juntos en esta nueva aventura. Así fue como nació Her Roomies, una plataforma que ofrece a las mujeres “no solo lo que necesitamos, no solo un hogar, un alquiler, sino consejos sobre la zona, la mudanza, que me digan si hay un centro de manicura, si la calle está bien iluminada, un ecosistema y comunidad hecho por y para mujeres. Quiero llegar a una ciudad y tener un buen servicio como mujer, en cualquier momento de mi vida: desde la mujer casada que va a buscar un piso para su familia o ayuda a su hija a buscar una residencia universitaria, a una freelancer o ‘digital nomad’ que se va a trabajar al extranjero”, comenta. 

Otro de los datos que descubrió mientras estudiaba el mercado es que más del 50% de los contratos de alquiler están firmados por mujeres. “No hablo solo de mujeres que se van a vivir solas, sino de la madre de la hija que busca una residencia de estudiantes, o la  mujer que busca un piso para su familia. La mujer tiene mucha importancia en la decisión de dónde vivir”, añade.

Dos mujeres compañeras de piso / PEXELS
Dos mujeres compañeras de piso / PEXELS

Fraser decidió lanzar la plataforma en invierno de 2020, pero la pandemia de Covid hizo que se preguntara si era el momento adecuado para emprender. Al ver que en Dubai se detenían todos los eventos y también se quedaba sin trabajo, llegó a la conclusión de que quizás sí era el mejor momento. “Al final, la pandemia nos dio más tiempo para trabajar el concepto y pensar cómo nos podíamos diferenciar”, recuerda. 

¿Quién paga más por la vivienda?

Her Roomies fue lanzada oficialmente en octubre de 2020  con una inversión personal y limitada. Desde entonces, han publicado más de 43.000 camas y logrado más de 60.000 usuarias. En estos momentos tienen cerca de 10.000 usuarias al mes y acaban de abrir una ronda de financiación. En noviembre lanzarán una campaña de crowdfunding en España, Inglaterra y a nivel europeo, con la que esperan ganar más visibilidad e imagen de marca, además de complementar la ronda. 

“Allí donde hay mujeres, tenemos mercado”, dice Fraser, convencida. Por ahora van a centrarse en el mercado español (Barcelona, Madrid, Valencia) pero la web ya ofrece alquileres en otros países de Europa, como Alemania, Portugal y Holanda. 

Fraser insiste en que quieren atender todo tipo de demanda, desde mujeres que quieren vivir con mujeres a las que quieren vivir en un ambiente mixto, porque si hay algo que une a las mujeres por encima de todo es la brecha salarial de género. “Al final las mujeres acabamos pagando más que los hombres en vivienda. Por eso es importante que nuestra plataforma permita encontrar alquiler de forma más rápida, segura y a mejor precio”, dice. 

La necesidad de tener empatía

“En Barcelona he podido conectarme con una comunidad que me ha ayudado mucho, creo que es un sitio muy bueno para emprender, veo que hay apoyo real para que las mujeres puedan tener mas voz y crear sus propios proyectos”, comenta la emprendedora. 

De Barcelona también valora que el precio de la vida es mucho más asequible que en Dubai, está cerca del mar y la montaña, el clima es bueno y “hay mucho entusiasmo por el mundo startups”, señala. 

Lo que más le costó fue adaptarse a la cultura europea del trabajo. “En Dubai reina la cultura americana de trabajar 24 horas: si estás ahí es para ganar dinero. En España, y en Europa en general, la gente cuando sale de la oficina ya no contesta a un email de trabajo”, se ríe. “Esto al principio me chocaba, pero he aprendido a valorar la calidad de vida, y sobre todo, la vida callejera. Poder bajar a la calle a comer un menú por diez euros me hace feliz”, dice. 

Por otra parte, “Dubai es una cultura muy internacional, eso me ha hecho una persona de mente muy abierta, que no hace ningún tipo de discriminación. Me siento una persona del mundo, puedo entender, tengo empatía, y eso es una ventaja, tanto en el terreno empresarial como personal”, concluye.