Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Victoria Rodrigo (i) y Ramona Bolopa (d), las dos mujeres que han diseñado tres camisetas inspiradas en cuadros del Museo Thyssen

Creadoras sin límites: el Thyssen abre sus puertas a las mujeres con discapacidad

Las camisetas diseñadas por Ramona Bolopa y Victoria Rodrigo están inspiradas en cuadros de la colección y se comercializarán en la tienda del museo

6 min

Encontrar nombres de mujeres en los museos y pinacotecas de todo el mundo sigue siendo complicado. Según un estudio realizado por la plataforma Artnet, entre 2008 y 2018, solo el 11% de las obras de arte adquiridas por los principales museos de Estados Unidos para sus colecciones permanentes tenían firma femenina. Si a la etiqueta de ser mujer se le añade además que sufre alguna discapacidad intelectual, la cifra ya roza el cero.

Consciente de la desigualdad y la discriminación laboral que sufre este colectivo, el Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid ha lanzado el proyecto Retoca, un programa que tiene como objetivo insertar en el mundo laboral a mujeres con discapacidad intelectual a través del diseño de camisetas inspiradas en cuadros de la colección para su comercialización en la tienda del museo.

Una fecha especial

“La idea era que a través de los diseños de las chicas con discapacidad que tenemos en nuestro taller de creatividad pudieran salir camisetas que se pudieran vender en la tienda”, explica por teléfono Carlos Sánchez, persona de apoyo del Centro Ocupacional Municipal de Leganés, gestionado por la Fundación AMÁS, que colabora con el proyecto.

Las artistas seleccionadas para diseñar las camisetas han sido Ramona Bolopa y Victoria Rodrigo, dos usuarias del centro, de 30 y 31 años, respectivamente, autoras de los tres modelos exclusivos, dos para mujer y uno para hombre, que se pusieron a la venta en la tienda del Museo Thyssen el pasado martes, 8 de marzo, coincidiendo con el Día Internacional de la Mujer.

Victoria Rodrigo (i) y Ramona Bolopa (d) posan con sus diseños en el Museo Thyssen
Victoria Rodrigo (i) y Ramona Bolopa (d) posan con sus diseños en el Museo Thyssen

El taller de cerámica

“¡Estamos muy contentas de cómo han quedado!”, exclama Ramona, orgullosa de ver su trabajo reconocido de forma profesional.

“Victoria y Ramona pertenecen a nuestro taller de cerámica, son grandes artistas”, añade Sánchez, que las acompaña durante la entrevista telefónica. Victoria, a quien el responsable de apoyo describe como “una gran dibujante”, cuenta que en el taller se dedican a elaborar figuras de barro de todo tipo, pero principalmente de animales: “Jirafas, pájaros… y también los diseños de estas camisetas”, añade.

Aunque la experiencia de diseñar camisetas inspiradas en cuadros ha resultado muy satisfactoria, lo que más le gusta a Victoria es hacer creaciones inspiradas en el manga. “Me encanta todo lo que tiene que ver con la cultura japonesa: cómics, videojuegos, series de televisión… Y, por supuesto, la comida”, explica.

Ropa sostenible

Las camisetas han sido producidas por Toritas Moda Ética, una marca local de ropa sostenible implicada en el proyecto desde el principio, y parte del dinero recaudado con las ventas será destinado a seguir impulsando y fomentando la oportunidad laboral de las dos mujeres artistas.

“El objetivo final es fomentar la expresión artística de las personas con discapacidad, y a la vez darles visibilidad”, aclara Sánchez.

Programa de inclusión social

No es la primera vez que la Fundación AMÁS colabora con EducaThyssen, el departamento responsable de programas educativos del museo. Conjuntamente han creado una guía de lectura fácil para agilizar su comprensión a las personas con discapacidad, así como una novela ilustrada, Contando vidas, tejiendo cuadros, y el videojuego inclusivo The dedal games.

Por otro lado, tienen un programa de inclusión laboral que ofrece a los usuarios del centro de Leganés la oportunidad de tener experiencias profesionales en el museo. El año pasado, por ejemplo, Ramona estuvo trabajando durante tres meses en el guardarropía, una experiencia de la que guarda un grato recuerdo. “Vi mucha gente diferente, hice muchas amigas, entre ellas una muy muy especial”, recuerda por teléfono, entusiasmada.

Sus otras pasiones

Ramona también tiene muy claro cuál es su cuadro favorito del museo: el de las bailarinas de Degas. “Me gustó mucho desde el principio”, explica.

Victoria no puede decidirse por un cuadro en concreto. En cambio, tiene muy claro qué es lo que le gusta hacer, además de diseñar: cocinar para sus compañeras de piso. Hace tres meses empezó a vivir de forma independiente en un piso tutelado, y está muy orgullosa de la autonomía que ha ganado.

¿Harán más camisetas en el futuro? Dependerá de cómo vayan estas tres primeras, explica Carlos Sánchez, pero eso a Ramona y a Victoria no les importa demasiado. Ahora tienen otro proyecto entre manos: acabar unos trofeos de cerámica que les ha encargado el Ayuntamiento de Leganés.