Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Portada de la revista Amazing Stories / FRANK R. PAUL

Un diccionario para marcianos

Sheidlower, lexicógrafo de profesión, crea el Diccionario Histórico de Ciencia Ficción, un servicio online con más de 1.800 términos propios del género de ciencia ficción

7 min

Si el lector busca la palabra “vegano” en cualquier diccionario convencional encontrará la siguiente definición: persona que rechaza consumir alimentos o artículos de consumo de origen animal. Pero “vegano” tiene otro significado: relativo o perteneciente a la estrella Vega, o a los habitantes y nativos de su sistema solar. Y este significado, así como su uso y aparición en un texto o película a lo largo de la historia, solo lo encontrará si consulta el recién presentado Diccionario Histórico de Ciencia Ficción ( Historical Dictionary of Science Fiction, HDSF ) un diccionario online gratuito que recoge más de 1.800 términos propios del género de ciencia ficción y rastrea la primera vez que se usaron y cómo han ido evolucionado en el tiempo.

El adjetivo “vegano”, por ejemplo, apareció por primera vez en 1940 una historieta de fantasía publicada en Wonder Stories, una revista estadounidense de ciencia ficción fundada en 1929 por el escritor y editor Hugo Gernsback, conocido por ser el inventor del término “ciencia ficción”.

Captura de pantalla del diccionario de historia ficción / SFDICTIONARY
Captura de pantalla del diccionario de historia ficción / SFDICTIONARY

La década de los años 30 está considerada la etapa de oro de la ciencia ficción, coincidiendo con la popularización de las revistas pulp, donde empezaron a escribir grandes autores de referencia, como Philip K. Dick , Arthur C. Clarke o Isaac Asimov, autor de la famosa Trilogía de la Fundación. La segunda aparición del adjetivo “vegano” fue precisamente en un cuento corto de Asimov titulado El Fraile Negro de la Llama, publicado en la primavera de 1942 por la revista Planet Stories, otro magazine Pulp de referencia.

“Mucha gente mira la ciencia ficción por encima del hombro, pero es un género literario que está por todas partes. Además, el cruce que se da entre ciencia ficción y ciencia es muy interesante”, comentó  hace dos semanas Jesse Sheidlower, creador del HDSF,  en una entrevista con The New York Times, coincidiendo con la presentación de su diccionario en la red.

Abrir el proyecto a los fans

La idea de crear un diccionario “histórico” de términos de ciencia ficción surgió en 2001, cuando Sheidlower, lexicógrafo de profesión, trabajaba de editor en The Oxford English Dictionary, la institución de referencia para la lengua inglesa.  Sin embargo, el proyecto quedó suspendido durante mucho tiempo y Sheidlower, que actualmente es profesor de Escritura en la universidad de Columbia, decidió retomarlo por su cuenta a principios de este año, aprovechando que tenía más tiempo libre gracias al confinamiento.

Portada de la revista Amazing Stories en 1947 / WIKIPEDIA
Portada de la revista Amazing Stories en 1947 / WIKIPEDIA

Además de tiempo libre, Sheidlower confiesa que para poder llevarlo a cabo fueron fundamentales dos cosas: en primer lugar, contar con la amplia base de datos de revistas pulp escaneadas creada por The Internet Archive, algo que aún no existía en 2001. Y en segundo lugar, abrir el proyecto a los fans, solicitándoles su colaboración en forma de comentarios y información adicional que tuvieran sobre cada palabra.

“Buena parte de la literatura de ciencia ficción no se ha guardado en las bibliotecas. En general, muchas formas de cultura pop han sido ignorada por las bibliotecas, incluso las de investigación, porque no la consideran “importante” o “literaria””, comentó Sheidlower en otra entrevista con la revista Wired.

Versión idealizada de Marte

Aunque las historias con contenido fantasioso o relacionado con el futuro ya habían aparecido en diversas obras literarias antes de la década de 1920 ( las novelas de Julio Verne son un buen ejemplo), la ciencia ficción no se convirtió en un género comercial propiamente dicho hasta la aparición de la primera revista pulp dedicada exclusivamente a éste: Amazing Stories, creada en 1926 por Gernsback. Trece años más tarde apareció la más popular Planet Stories, donde colaboraron Isaac Asimov y Clifford D. Simak, aunque los autores más identificados con la revista fueron Leigh Brackett  y Ray Bradbury, quienes ambientaban muchas de sus historias en una versión idealizada de Marte.

Un cohete en el momento del despegue / PEXEL
Un cohete en el momento del despegue / PEXEL

“Las décadas entre los años 20 y 50 fueron el gran momento para el vocabulario de ciencia ficción”, comentó Sheidlower, recordando que muchos términos que se popularizaron en los 80 y 90 gracias al éxito comercial de películas como Star Wars (La Guerra de las Galaxias), en realidad son antiguos. Entre ellos destaca por ejemplo “warp speed” (Velocidad máxima) o  “hypospray,” que aparecen en ensayos de los años 40 y 50.

El diccionario permite también consultar las palabras por categorías, como “armamento”, “fandom”,  FTL (abreviación de “más-rápido-que-la-luz en inglés”) o  “Star Trek”, por supuesto. El hecho de que las dos categorías con más entradas sean 'Crítica' y 'Fandom' demuestra hasta qué punto el diccionario se nutre no solo de las propias ficciones del género, sino de quienes han reflexionado y creado sobre ellas, observa el portal tecnológico Xataka.