Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Vero Boquete celebra un gol en un partido con la selección española / EIDAN RUBIO (RFEF)

El más difícil todavía de las mujeres que juegan al fútbol

Las niñas necesitan referentes para seguir deportes como el fútbol y el Covid se ha convertido en la "excusa" para cancelar campeonatos y actividades de mujeres en el llamado deporte rey

9 min

Vero Boquete recuerda que cuando empezó a jugar a futbol en su Santiago de Compostela natal, con 5 o 6 años, apenas había niñas que quisieran entrenar, así que hasta los 15 vivió el futbol como un deporte individual: “No me cambiaba con ellos, no tuve esa vida de vestuario, tuve que vivir muchos comentarios desde las gradas, especialmente comentarios machistas de las madres cuando veían que era una chica quien regateaba el balón a su hijo”, explicaba la estrella del futbol femenino español durante una entrevista en el programa de televisión El Intermedio el pasado enero.

Han pasado ya casi tres décadas desde que Boquete empezó a pegar patadas al balón rodeada de niños y hoy en día la situación del futbol femenino vive uno de sus mejores momentos. Prueba de ello son el éxito del Mundial femenino en Francia (2019), la popularidad de la Liga femenina estadounidense (NWSL), que ha generado referentes femeninos para las jóvenes jugadoras de todo el mundo, o el hecho de que Boquete, ex capitana de la selección española, acabe de fichar por el Milan tras pasar por Suecia, Alemania, China y Estados Unidos y pueda ganarse la vida como profesional.

 

 

Primera jornada del evento Leadership Woman Football / AS

No obstante, la desigualdad salarial, la falta de reconocimiento y de referentes internacionales, así como la menor visibilidad y la escasa presencia de mujeres en los puestos de liderazgo en clubes deportivos, siguen siendo obstáculos para lograr la plena igualdad en el futbol femenino. Y la crisis del Covid-19 amenaza con empeorar las cosas.

“El fútbol es lo más global que existe en este mundo, y tiene un poder transformador que estamos (están) subestimando”, comenta Reyes Bellver Alonso, fundadora y CEO de Leadership Woman Football (LWF), plataforma nacida en 2018 con la misión de promover la igualdad de la mujer en el futbol y fomentar la diversidad a través de la innovación, la inclusión y la capacitación.

Reyes Bellver Alonso, fundadora y CEO de Leadership Woman Football / LWF
Reyes Bellver Alonso, fundadora y CEO de Leadership Woman Football / LWF

Falta de mujeres en puestos de liderazgo

En el libro Reflexiones en diversidad, editado recientemente por LWF, Reyes insiste en que “hay que tener en cuenta el potencial del futbol para llegar a las personas, sin importar raza, sexo, religión o estatus cultural”. Y se pregunta: "¿Por qué no utilizar este puente tan global para crear un impacto positivo? ¿por qué no demostrar al mundo que durante o después de una crisis el fútbol puede ayudarnos a salir de ella, generando empleo, recursos, sinergias, y lo que es para mí a día de hoy más importante, a fomentar la igualdad y diversidad de género en el mundo?”

Evento de Leadership Woman Football  / LWF
Evento de Leadership Woman Football / LWF

Reyes, abogada especializada en Derecho Deportivo Internacional, está convencida de que uno de los aspectos clave para lograr una mayor diversidad en el futbol es fomentar el liderazgo y la visibilidad de la mujer en todos los ámbitos, desde dirección y gestión, a puestos técnicos o deportivos. Para lograrlo, LWF organiza cada año un Congreso internacional para analizar y debatir estos temas, así como diversos programas formativos.  

“En cuestión de diversidad hemos visto un progreso en los últimos años, pero la falta de mujeres en puestos de liderazgo en futbol –desde entrenadores a gestores o miembros de juntas o presidentes de selecciones nacionales-- sigue siendo alarmante. Cuantas más se incorporen, más cómodas se sentirán las mujeres en un mundo dominado por hombres”, comentó en el congreso LWF 2020 Siri Wallenius, socia fundadora de Club Affairs, consultoría de clubs de futbol con base en Lausanne, Suiza.

Wallenius señaló que los clubs de futbol, igual que las empresas, están condicionados por los acontecimientos sociales recientes, como el #MeToo, #BlackLivesMatter o el Covid-19, y tendrán que hacer esfuerzos por atraer a las nuevas generaciones, especialmente en las redes sociales. “Van a ser cada vez más dependientes de los valores que comunican en las redes, como la diversidad o la igualdad de género, para conectar con este público más joven que valora estos matices”, añadió Wallenius.

Cancelada la Liga profesional

En España en concreto, el futbol femenino se enfrenta a otro reto: la crisis generada por la pandemia. “Los dos efectos secundarios del virus que más me preocupan son las barreras añadidas al acceso al deporte para las niñas y la falta de visibilidad de mujeres referentes deportistas”, comentó en el Congreso LWF Brittany Gropp, fundadora y CEO de FutboLISTAS, organización cuyo objetivo es empoderar a niñas a través de fútbol y tutorización en Sevilla.

Brittany Gropp, fundadora y CEO de FutboLISTAS  / MUJERES VALIENTES
Brittany Gropp, fundadora y CEO de FutboLISTAS / MUJERES VALIENTES

Según Gropp, “la mayor parte del impulso que se había ganado con el fútbol femenino en cuanto a asistencia, cobertura informativa, y patrocinio está en peligro”, alertó la estadounidense afincada en Sevilla.

Si a nivel internacional los Juegos Olímpicos o la UEFA Women’s Champions League han sido aplazados, “en España hemos visto además que mientras que, a finales del mes de abril, supimos que la Liga Santander masculina volvería a competir en junio, la Liga Iberdrola femenina sería cancelada por el resto de la temporada 2019-2020. Esto se debe a que, legal y resumidamente, no es considerada una liga profesional”, lamentó Gropp. Esta distinción legal, puntualizó la activista, “contradice la realidad del crecimiento acelerado innegable de la profesión femenina en el fútbol, y pone en riesgo el crecimiento futuro del deporte por privar a las niñas de la oportunidad de ver mujeres compitiendo en este deporte”.

El segundo temor de Gropp es que por culpa del Covid centenares de niños y niñas hayan tenido cero acceso a los deportes recreativos durante meses y que ante la debilitada situación financiera de muchas familias, “no es seguro cuántos de los pocos equipos femeninos que existen volverán a entrenar”. Según Gropp, tampoco es seguro cuántas familias decidirán invertir dinero en el fútbol como actividad para sus niñas, “en lugar de en otras actividades consideradas más 'adecuadas' para ellas, como clases de idiomas, las artes y música, o deportes como voleibol y baloncesto".

Para justificar su preocupación, Gropp mencionó un estudio de la Women’s Sports Foundation,  fundada en 1974 por la tenista estadounidense Billie Jean King, que identifica por qué con 14 años, las niñas dejan de practicar deporte con una tasa que dobla a la de sus compañeros masculinos. Y destacó tres factores: la falta de acceso, el estigma social, y la falta de referentes.

Ante este panorama, “todos tenemos la responsabilidad de asegurar que las niñas tienen el mismo acceso y oportunidades de jugar, competir y aprender. No podemos usar una pandemia global como una excusa para desviar nuestra atención y nuestras fuerzas”, concluyó.