Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
El perfil de TikTok de la influencer Eli Defferary / TIKTOK

Eli Defferary: “Con la banca tenemos que lidiar todos”

Eli Defferary arrasa en Tik Tok con consejos para que los jóvenes sepan cómo gestionar sus ahorros o reclamar ante el cobro de comisiones

9 min

Cuando era pequeña, Eli Defferary soñaba con ser médico para “poder salvar vidas” y luego, de adolescente, pensó que igual podía ser mejor farmacéutica o investigadora, para salvar vidas “a mayor escala”.

Diez años después de terminar el instituto, Defferary, también conocida como la #labanqueracañera, tiene un trabajo totalmente diferente, pero considera que el objetivo sigue siendo el mismo: ayudar a salvar vidas, aunque sea empezando por el bolsillo.

Con más de medio millón de seguidores en Tik Tok, Defferary es hoy una de las influencers financieras más destacadas de nuestro país gracias a sus vídeos de menos de un minuto donde da consejos a la gente sobre cómo evitar el cobro de comisiones bancarias y ayudar a hacer las reclamaciones pertinentes.

“Gracias a ti el BBVA me ha devuelto 775 euros, estoy flipando, gracias por la información que das”,  “Gracias a ti reclamé mi comisión por cuenta descubierta y me han devuelto en dos semanas 470 euros, mil gracias”, “gracias a un vídeo tuyo sobre las tarjetas revolving, reclamé al banco por una tarjeta que tuve  y me han devuelto 935 euros”.

La influencer Eli Defferrary en su página web / ELIDEFFERARY.COM
La influencer Eli Defferary en su página web / ELIDEFFERARY.COM

De árbitro de fútbol a camarera

Así de bien suenan los mensajes que esta joven banquera madrileña de 27 años recibe a diario en su cuenta de Tik Tok, que abrió en noviembre de 2020. Sumando las cifras que aparecen en los comentarios y mensajes privados de sus seguidores, “en nueve meses he ayudado a recaudar cerca de 48 mil euros en devoluciones”, explica por teléfono Defferary, orgullosa.

Si algo ha aprendido Defferary en sus 27 años de vida es a gestionar sus ahorros para ser económicamente independiente y poder salir adelante sin la ayuda de nadie. Nacida en Canarias, Defferary llegó a Madrid de niña y pronto tuvo que ponerse a trabajar para pagarse sus gastos, porque en su casa no sobraba el dinero. Su primer trabajo, a los 16 años, fue como árbitro de fútbol federado. “En la comunidad de Madrid habían abierto una convocatoria de plazas y me pareció una buena manera de sacarme un sueldo los fines de semana”, explica Defferary con naturalidad.

Al cumplir los 18, ya estaba ganando cerca de 1.500 euros al mes, “algo que para alguien de mi edad era bastante, pero claro, quien sacrifica los fines de semana a esa edad...”, recuerda. Tener un empleo estable desde tan joven le permitió empezar a ahorrar de una forma temprana y poder marcharse de casa. Como en su familia no iban a pagarle la universidad, decidió aparcar su deseo de estudiar Farmacia, Química o Biología, para seguir trabajando. 

“Al irme de casa tuve que buscarme la vida, y estudiar y trabajar es complicado. Trabajar pasó ser prioritario para sobrevivir”, recuerda.

Cómo reclamar las comisiones bancarias

Sin embargo, la estabilidad económica que le ofrecía su adorado trabajo de árbitro federado se vio truncada tras serle detectada una enfermedad auto-inmune que la obligaba a buscar otro que implicase menor esfuerzo físico. Por ejemplo, de camarera, “un trabajo muy desprestigiado, pero que con los años he visto que me ha dado grandes beneficios: te enseña a se respetuoso, a analizar a los clientes, “a saber verlos venir”, se ríe la popular tiktoker, que después de varios años trabajando como comercial y camarera tuvo “la oportunidad” de poder entrar en un bufete de abogados como administrativa y contable.

“Fue allí donde empecé a interesarme por las finanzas”, comenta. A los pocos meses, abandonaba el trabajo para empezar como administrativa y back office en las oficinas centrales de una entidad bancaria. “Al principio fue muy duro, además de la entrevista tuve que pasar una formación de un mes y ponerme a estudiarlo todo, empezando por la diferencia entre una cuenta de ahorro y un depósito bancario....” .

Conceptos básicos que mucha gente, especialmente los más jóvenes, desconocen, según Defferary, que actualmente sigue trabajando en la misma entidad bancaria, donde ha ido ascendiendo hasta banca privada. Pero lo que impulsó verdaderamente a esta joven banquera a tomar consciencia de su trabajo y meterse en Tik Tok para compartir sus conocimientos financieros fue la llegada de la pandemia. 

“Fueron momentos muy duros, el pueblo fue aplastado por la banca cuando no podían pagar sus créditos...” comenta, recordando la frustración que sentía cuando un cliente les escribía para decir que no podían pagar la hipoteca del coche, o de la casa, o que se había quedado sin ingresos y no podía ni alimentar a sus hijos, y le seguían cobrando intereses.

¿Tarjeta de crédito o de débito?

“En aquellos momentos me hubiera gustado decirles a muchos: “reclamad las comisiones y no os sometáis”, pero no lo podía hacer, porque me auditaban. Supongo que ocurre en todos los trabajos: tienes que actuar de una forma si no quieres que te despidan”, añade Defferary, emocionada.

Fue así como Defferary decidió acudir a Tik Tok --una red social que apenas usaba, pero que sabía que estaba en auge-- no solo como una forma de hacer llegar sus conocimientos de banca y finanzas a todo el mundo, “sino también como un acto de rebeldía”.

“En las redes ya había otra gente haciendo esto, pero sin usar un lenguaje tan básico, que hablara directamente sobre cómo reclamar o evitar que los bancos te cobren una comisión. Y al final con la banca tenemos que lidiar todos”, explica la influencer, que acaba de abrir también una cuenta en Instagram por miedo a que un día le cierren la de Tik Tok.  “La banca es lo que es....”, ironiza.

En la actualidad, Defferary compagina su empleo en la entidad bancaria con los estudios universitarios --un requisito esencial para poder seguir ascendiendo en banca privada-- y la creación de vídeos para las redes sociales bajo la etiqueta #labanqueracañera. Hasta ahora, el grueso de sus seguidores son personas de entre 24 y 40 años, pero se ha marcado como objetivo de futuro llegar a un público más joven haciendo vídeos más divertidos y creativos. “La mayoría acaba de abrirse una cuenta con pequeños ahorros del dinero que le han dado sus padres, y yo les doy trucos sobre cómo administrarlo, a tener una parte invertida y la otra ahorrada”, explica la influencer. Tiene por delante un reto difícil, “porque en España, a diferencia de América, los jóvenes no tienen ni idea de lo que es inversión o ahorro, ni siquiera saben la diferencia entre tarjeta de crédito y débito”, concluye.