Menú Buscar

Elemental, mi querido Watson: metáfora del 6F

Roberto Giménez
7 min

Hoy hablaré del juicio al ex Molt Honorable que aspira a dejar la joroba de ex, y a sus damas de cámara, dando en los dos carrillos a los organizadores con su misma medicina que no se cansan de repetir: que la España de Rajoy es un calco de la de Franco.

El jarabe que quiero dar a los estelados de la performance del 6-F es por la llamada del Govern a que los cagatintas solicitaran a sus mandos un día de permiso para asuntos propios y acompañar en procesión al cadalso del TSJC.

Esta imagen del lunes ventorro en el que silbaba un desapacible viento de tramontana me hizo retrotraer a una foto en blanco y negro que guardo en la retina cuando en el invierno de 1959 el presidente de Estados Unidos, Eisenhower (Ike), invitado por el general Franco vino a España para sellar su alianza con la dictadura.

Pelillos a la mar al pasado porque durante la guerra fría el enemigo del mundo libre era la URSS y sus satélites.

Como ahora la Generalitat, dantes el Estado franquista pidió a los madrileños que salieran en tropel a la calle y llenaran las avenidas para aclamar a Ike y a Franco. Según contaba el Abc, un millón quinientas mil de personas vitorearon el paso de la comitiva de los dos sesentones políticos. La experiencia de lo vivido en Cataluña nos dice que hay que quitar un tercio a ese número. Los de ANC hacen como los propagandistas de Franco. Dejémoslo en un millón...

Los funcionarios reclutados como claca para presionar al TSJC eran un 3% de los madrileños que salieron a aclamar a Franco y Eisenhower, dando como buena la exagerada cifra de la Guardia Urbana

El pueblo salió en masa porque intuía que esa visita del presidente de Estados Unidos iba a significar un antes y un después en nuestra historia doliente. Al americano le sorprendió la calurosa acogida de los madrileños. Eran conscientes de que Bienvenido Mister Marshall, esta vez sí, iba a cambiar la sociología de España no como la decepcionante película de Luis García Berlanga, estrenada seis años antes.

Me recordó esa visita como el color semejante que tiene el café de Colombia a la chicoria que nuestros padres bebían en la inmediata posguerra. Los funcionarios reclutados como claca para presionar al TSJC eran un 3% de los madrileños, dando como buena la exagerada cifra de la Guardia Urbana de la Hada sin h. La diferencia fue que el apoyo popular de entonces sirvió para algo, y lo del 6F no va a cambiar nada a la situación institucional ni procesal.

Quería aprovechar esta desemejanza radical para dar un sopapo a los dos carrillos de la claca con que empezaba este artículo como en 1959 esa respuesta fue un sopapo a otro Carrillo que desde Bucarest movía los hilos de la heroica, mítica y clandestina Radio Pirenaica que con quince años por la noche escuchaba en voz baja porque los del sexto eran franquistas, y había que parar cuenta...

No creo que la sentencia esté escrita. No soy tan mal pensado como el Astut y su tropa. No tengo ni idea de cuál será el fallo aunque me imagino que estará a medio camino entre la absolución que pide la defensa y los diez años de la fiscalía. Creo que la sentencia será ponderada porque, aunque se ha infringido la ley, no se ha roto ningún plato.

Creo que se inhabilitará a Artur y a sus damas de compañía por que al día siguiente del 9N el Molt Honorable salió a la palestra para decir, en un ataque narcisista, que era el único responsable político de lo acaecido el día que todo el mundo libre conmemoró el 25 aniversario de la caída del Muro de la vergüenza en Berlín. Mas es así de vanidoso y grandilocuente. Era la metáfora de un muro invisible de los separatas.

Creo que la sentencia será ponderada porque, aunque se ha infringido la ley, no se ha roto ningún plato: supongo que se inhabilitará a Artur y a sus damas de compañía

No voy de listo sino que aplicó el sentido común. Cuando Mas recurra a los tribunales de Bruselas le darán con la puerta en las narices porque, aunque lo repitan una y mil veces, el delito del que se acusa al que fuera máximo responsable del Estado en Cataluña es el de haber pasado con arrogancia y chulería por la entrepierna una resolución del TC.

Cuatro días antes del juicio, una treintena de prestigiosos juristas catalanes, ajenos a la política, dijeron algo tan elemental que saben los estudiantes más lerdos de primer curso de Derecho: la democracia es incompatible con no respetar las leyes del Estado de Derecho, elemental querido Watson

Esta conocida frase de Sherlock Holmes nunca fue escrita por Arthur Conan Doyle por mucho que se repita. La frase es la metáfora perfecta de lo que repiten hasta la saciedad Mas y sus seguidores. No están en el banquillo de los acusados porque no haya democracia en España. No lo repetiré. O sí, pero de otra manera, porque se la han pasado por el Arco de Triunfo que tienen a cincuenta metros de la sala de vistas y por las tres entrepiernas. Las dos damas, también...

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.