Menú Buscar

El regalo de Reyes es... para Rajoy

Eladio del Prado
5 min

¡Quién lo iba a decir! Mariano Rajoy se lleva el primer regalo de Reyes. El no definitivo --¿definitivo?-- de la CUP a investir president a Artur Mas es el primer regalo. Un enemigo menos. La sabiduría china. Esperar a que pase el cadáver de tu enemigo. Y ha sucedido. De momento. Porque si se mantienen en lo dicho, si no hay más conversaciones como pide Junqueras, o si no hay un 'tamayazo', don Artur Mas no será el president de Cataluña. ¡Qué alivio para Mariano!

El no definitivo --¿definitivo?-- de la CUP a investir president a Artur Mas es el primer regalo de Reyes para Rajoy

Curiosamente la otra víctima en las conversaciones catalanas para investir president es el portavoz Baños. ¡Qué ingrata es la política! Y la vida. Quien en un principio no tenía por qué temer por su acta de diputado, por esas vueltas de la política, se ha quedado sin ella. Se ha largado. El débil pierde. Siempre fue así. Juegas con el poderoso y, aun jugando mejor, pierdes. Parece el fútbol. Dimite por ser "incapaz de defender la postura adoptada mayoritariamente". O sea, que iba a votar a Mas. A uno que Mas se había atraído. O convencido. ¿Cómo? Es igual. A Mas no se le quiere. Hasta Tardà le ha pedido que dé un paso a un lado.

¡Adiós, señor Mas! Ya se lo anunciamos en este humilde pero independiente medio hacia mediados de noviembre. Por el cargo se pasa. Se sirve. Al cargo no se debe uno agarrar. Como hace usted. Perdió la oportunidad de irse con dignidad. Cuando no consiguió en las urnas lo soñado. Ahora se irá por la puerta de atrás. Como cualquier entrenador expulsado. Se acabó presidir la Generalitat. Y a lo peor se acabó presidir su partido. Ya ni la Ferrusola le defiende. Ha liquidado a CiU. Deja una sociedad catalana dividida. Corrupción, ¡uff!, usted sabrá. Pero tras Pujol usted es el siguiente. Por sus cargos desempeñados. Algo deber saber. Le veremos acudir a los juzgados, seguro. ¡Adiós, señor Mas! Fue un error conocerle.

Ya ni la Ferrusola defiende a Mas. Ha liquidado a CiU. Deja una sociedad catalana dividida. Corrupción, ¡uff!, usted sabrá. Pero tras Pujol usted es el siguiente

Mientras, ahí tenemos a don Mariano Rajoy, otro gran perdedor en las otras elecciones --63 escaños menos, que se dice rápido--, el Don Tancredo de la política nacional, frotándose las manos mientras aspira el humo de su puro habano. Disfrutando. No ha hecho nada y se queda sin uno de sus enemigos. Y para su suerte, puede quedarse sin el otro enemigo, el que le llamó "persona deshonesta", y a punto estuvo de levantarse de la silla y largarse. El mismo que quiere echarle de Moncloa. Don Pedro Sánchez. También se lo quieren cargar. Y a la cabeza de la rebelión una mujer, Susana de Andalucía. ¿Habrá, en día cercano, pelea de damas por presidir el Gobierno? Puede. Si se cargan a Sánchez será el segundo regalo de Reyes para Mariano. Victorias sin bajarse del caballo.

Claro, habrá que suponer, y ya es mucho suponer, que no tiren a Mariano del caballo. Sería el tercero. Nadie de fuera. Sus compañeros. Ya debió irse cuando amparó la corrupción de su partido con el "Luis, sé fuerte". Ahora, tras su gran 'derrota' también debió dimitir y largarse. Como Sánchez y Mas. Pero en esta España nuestra no dimite ni Dios. Se agarran al sillón aunque haya una mochila debajo. Mariano, tras estos regalos, querrá por todos los medios ser elegido presidente para no ser el tercero en abandonar los carteles electorales de la primavera. Si no son capaces de entenderse. A Mariano le va en ello el futuro. Porque las aguas de Génova bajan muy turbias. Más tras estas lluvias. La calle está muy sucia y ya no hay barrenderos. Aunque, a lo peor, alguno en Génova coge la escoba. Y la manguera. Falta hace. Empieza el año con cadáveres políticos. ¡Cuidado, señor Rajoy!

Artículos anteriores
¿Quién es... Eladio Del Prado?
Eladio del Prado

Pasó por TVE y fue colaborador de El País en los tiempos juveniles para recalar en Tiempo y Cinco Días. Fue uno de los fundadores del periódico de economía Negocio, donde fue el jefe de opinión hasta su cierre.