El equilibrio de Nash

por Juan Carlos Segura

05.03.2016
4 min

John Forbes Nash fue un matemático estadounidense especialista en ecuaciones derivadas y en geometría diferencial que falleció el 23 de mayo del pasado año. Premio Nobel de Economía en 1994 por su aporte a la teoría de juegos y a los procesos de negociación, su figura nos resultará familiar por la película protagonizada por Russell Crowe, titulada 'Una mente maravillosa', que relata la vida universitaria de Nash y su lucha contra la esquizofrenia.

Nash desarrolló la 'teoría de juegos' formulada por Oskar Morgenstern y John von Neumann, que se presentó como un área de la matemática aplicada, que analiza los procesos de decisión. La teoría de juegos estudia las estrategias óptimas y el comportamiento de los 'jugadores' que les inducen a conseguir los resultados apetecidos. De esta forma se establecen matemáticamente modelos de interacción que, aparentando ser distintos, en el fondo describen conductas típicamente predecibles.

En la actualidad política española se produce un 'equilibrio de Nash', que ante su imposiblidad de resolución sólo queda una salida: el desequilibrio que se derive de un nuevo escenario en el juego

Inicialmente la teoría de juegos se concibió como una herramienta para estudiar la economía pero su campo de aplicación se extendió a otras áreas, incluida la política, en el ámbito de la toma de decisiones.

Bajo nuestra mentalidad hispánico-latina, acostumbrados a la intuición y a la improvisación, hemos de considerar que en los Estados Unidos las campañas electorales y la decisiones ejecutivas del propio presidente --incluidas las decisiones militares-- son ponderadas por sus asesores, de una forma bastante frecuente, en función de lo que establezca la teoría de juegos.

Desarrollando la teoría de juegos, Nash introduce el concepto de "equilibrio" o "equilibrio del miedo" para juegos de dos o más jugadores, estableciendo dos parámetros fundamentales:

a) Cada jugador aplica su propia estrategia en función de lo que quiere.

b) Todos los jugadores conocen las estrategias de los otros.

La teoría de juegos está formulada para resolver los dilemas que se les presentan a los distintos jugadores y, en la actualidad, el dilema fundamental, aplicado al terreno de la política española, es saber si habrá pacto entre varios de los cuatro partidos --cuatro jugadores-- que son PP, PSOE, Podemos y Ciudadanos, o a falta de consumación de pactos --estrategias del jugador-- saber si habrá o no habrá elecciones en junio.

Si cada jugador (partido político) aplica su propia estrategia en función de lo que quiere, podemos establecer las siguientes conclusiones:

- EL PP quiere pactar con Ciudadanos y con el PSOE, pero imponiendo a Rajoy como candidato a la Presidencia del Gobierno.

- El PSOE se niega a pactar con el PP.

- Ciudadanos acepta pactar con PSOE e incluso con el PP, pero excluyendo a Rajoy como candidato.

- Podemos se niega a pactar con el PSOE, porque cosidera que su acuerdo con Ciudadanos es una traición a la izquierda.

Ante esta situación de bloqueo, según la teoría del equlibrio de Nash, cada partido sabe lo que quiere porque establece su propia estrategia, pero a la vez conociendo la estategia de los otros, se niega a realizar cualquier cambio de su propia estaregia para intentar llegar a un acuerdo. Aquí se produce un 'equilibrio de Nash', que ante su imposiblidad de resolución sólo queda una salida: el desequilibrio que se derive de un nuevo escenario en el juego.

En junio, elecciones anticipadas.

Artículos anteriores
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información