Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

El colosal saqueo de los eres andaluces, a juicio

Gonzalo Baratech
5 min

Por fin va a verse el primer juicio sobre el mayor fraude perpetrado jamás por nuestras latitudes. Me refiero a los falsos expedientes de regulación de empleo de la Junta de Andalucía. El juez ya ha dictado el auto de apertura de la vista oral, prevista para el año próximo. Se trata de la llamada “pieza política” del magno escándalo, una de las muchas en la que éste se desmenuzó a efectos procesales.

Así, pues, próximamente habrán de pasar por las horcas caudinas del banquillo tanto Manuel Chaves como José Antonio Griñán, líderes del gobierno andaluz en una larguísima fase de veintitrés años consecutivos. La fiscalía pide para Chaves 10 años de inhabilitación. Para Griñán, 6 años de cárcel y 30 de inhabilitación. Acusa a ambos de asociación ilícita y prevaricación. Al segundo se le imputa, además, un delito de malversación.

Aparte de los dos prebostes máximos del socialismo sureño, están encartados Gaspar Zarrías, ex vicepresidente de la Junta, y cuatro ex consejeros, José Antonio Viera, Carmen Martínez Aguayo, Antonio Fernández y Magdalena Álvarez. Esta última, Maleni para los amigos, fue ministra con Rodríguez Zapatero. Luce un dudoso honor: es la única titular de un ministerio a quien las Cortes han reprobado en la reciente historia de la democracia.

El caso de los eres consiste en el pillaje masivo de fondos públicos que se perpetró desde 2000 a 2011 y cuyo importe ascendió a la bagatela de 850 millones de euros

La larga lista de incriminados se completa con dos docenas de ex directores generales, secretarios generales y otros altos cargos de la Junta.

Como sabe el lector, el caso de los eres consiste en el pillaje masivo de fondos públicos, hoy por hoy presunto, que se perpetró desde el año 2000 hasta el 2011 y cuyo importe ascendió a la bagatela de 850 millones de euros.

Esos fondos se dispensaron a empresas en crisis y a trabajadores afectados por expedientes de regulación en un reparto arbitrario, sin control alguno, sin concurso y con pago de sobreprecios exorbitantes a las aseguradoras. Además, fue un coladero que permitió beneficiar a decenas de millares de paniaguados del PSOE y familiares.

El gigantesco robo tuvo asimismo secuelas negativas indirectas para 120.000 personas incursas en expedientes de regulación auténticos y verdaderos, que se vieron privadas de las ayudas de la Junta y no recibieron un céntimo de ella.

El desfalco alcanza unas cantidades tan elevadas y se ha alargado tanto en el tiempo, que solo es comparable al presunto desvalijamiento de las arcas catalanas ejecutado por el clan Pujol. Pero mientras en la merienda de negros de los eres pasó el cazo una legión de aprovechados, la enorme fortuna amasada por los Pujol se concentra casi exclusivamente en las manos de esa estirpe cleptómana.

El desfalco alcanza unas cantidades tan elevadas y se ha alargado tanto en el tiempo, que solo es comparable al presunto desvalijamiento de las arcas catalanas ejecutado por el clan Pujol

El monumental chanchullo de los eres arrancó a comienzos de 2011, cuando se detuvo a varios directivos de la empresa pública Mercasevilla. Se les culpó de haber incluido en un expediente de regulación a individuos que nunca trabajaron en la compañía. Tirando del hilo, los investigadores descubrieron una maraña de situaciones similares, ramificada hasta los últimos rincones de la región.

El asunto ha discurrido a trancas y barrancas, entre innumerables obstrucciones y maniobras dilatorias urdidas por la Junta. Pero como dijo un político y jurista, “no hay mal que cien años dure, ni deuda que no se pague, ni plazo que no se cumpla”.

Por fin, tras muchos años de idas y venidas, vueltas y revueltas, los dos pesos pesados del socialismo andaluz y su coro de satélites finalmente van a tener que dar cuenta cumplida de sus desmanes, extralimitaciones y mangoneos.

Artículos anteriores
¿Quién es... Gonzalo Baratech?
Gonzalo Baratech

Baratech forma parte de una estirpe periodística catalana de larga tradición. Licenciado en Administración de Empresas por la European University y máster en Social Media Branding & Digital Strategy por La Salle-Universidad Ramón Llull, es coautor del libro Mas-Colell, el ‘minessoto’ que fracasó en política, de reciente publicación. Ha colaborado en Economía Digital y con anterioridad en La Vanguardia Digital y el diario Avui.