Menú Buscar

El buitre no tiene prisa

Roberto Giménez
6 min

A los socialistas de corazón no les cabe la camisa en el cuerpo en una hora deprimente. No estaban entrenados. Nunca lo habían vivido. Hace 80 años, sus abuelos en la guerra sí que vivieron algo parecido en sus pugnas cainitas con los comunistas. Hago abstracción de esa página.

Los viejos comunistas son los actuales podemitas. No la mayoría de sus votantes, que han recalado en sus playas como el náufrago de la depresión de 2008 que ha visto una isla virtual con grandes palmeras, cocoteros y el agua que mana copiosamente. El espejismo es un efecto óptico de los desesperados.

Para votar a Pablo Iglesias y sus confluencias --también los cupaires-- hay que ser comunistas maquillados por un forense, decepcionados de todo tipo (conozco hasta franquistas), o devotos de las Crónicas de Narnia.

Para votar a Pablo Iglesias y sus confluencias hay que ser comunistas maquillados por un forense, decepcionados de todo tipo (conozco hasta franquistas), o devotos de las Crónicas de Narnia

Mi forma de ver la vida y la historia es orteguiana en el fondo y en la forma. Hablar claro es la gentileza formal del filósofo, decía Ortega y Gasset; y sobre el fondo, que lo más importante que existe para las personas, y también para los pueblos, no son las ideas, que son cambiantes, sino las creencias.

Así como hoy en Cataluña los que votan indepe lo hacen porque tienen la creencia de que con la independencia los catalanes viviremos mejor; más de cinco millones de españoles tienen la creencia de que el PP y el PSOE son el mismo perro con distinto collar. Estas dos creencias son falsas, pero las viven como verdaderas.

Entiendo el miedo socialista porque a muchos les ha llegado a su propia casa. Sus hijos, no es que se hayan pasado a sus rivales de la derecha (PP), sino que lo han hecho a sus enemigos neocomunistas de Podemos. No es igual ser rival que ser enemigo. Y eso de tenerlo en tu misma casa produce insomnio ideológico. Los hijos tienen como nueva Larousse las redes sociales.

Que Pedro Sánchez vaya recorriendo las carreteras porque aspira a volver a ser secretario general del PSOE, lejos de serenar las aguas, acrecienta la galerna acercándola a una tormenta perfecta a una nave que hoy más que nunca necesita un timonel. El Felipe González de 1982. Me gustaría que el remedio fuera Josep Borrell o cualquier otro que no sea Pedro Sánchez, porque se le ha visto el plumero de narciso al que no le importa convertir en un pecio en el fondo del mar Muerto a la nave socialista.

Evitar que Podemos se salga con la suya --que es hundir el PSOE--, es evitar que se hunda España en lo económico. Y necesitamos todos los brazos disponibles, ninguno sobra. También de Bruselas. No se puede jugar con la economía del cuarto país con más PIB de Europa. España no es Grecia, como el Tsipras Iglesias quisiera.

La UE no tiene que pedir más recortes a España porque eso da alas a Podemos.

La UE no tiene que pedir más recortes a España porque eso da alas a Podemos

Vasos comunicantes: Pablo Iglesias sube si España baja, porque quienes le votan son la versión española de los descamisados de Perón. El PSOE tiene que ayudar al PP con una critica constructiva. Los españoles no tenemos que somatizar la crisis, sino superarla, pero, para no confundir al electorado, el PSOE tiene que tener un líder que marque la diferencias con Rajoy, pactar con el Gobierno los grandes temas --educación, pensionas, la reforma de la Constitución-- y no torpedear la necesidad de consenso que durante cuatro años tendrá el Gobierno.

Ya sé que el PSOE está en el trapecio sin red y, además, con Tsipras Sánchez que agita la cuerda para que sus contrincantes se rompan la crisma. Y un Pablo Iglesias que nos venderá humo o, peor aún, inoculará veneno a los descamisados a través de las redes. Pero la dosis de cianuro con leche o la crisma se la romperá España si en esta legislatura la economía no remonta el vuelo con salarios dignos. Por eso el PSOE tiene que salvar a España colaborando y/o criticando constructivamente al Gobierno de Rajoy.

¿Difícil? No, muy difícil. Pero es el PSOE quien, más que el PP, se juega su futuro. Si la gente encuentra trabajo, y los jóvenes ven futuro, el globo podemita se deshinchará, punto a punto como baje el índice del paro.

El buitre no tienen prisa en comerse el tierno de niño famélico fotografiado por Kevin Carter que ganó un Pulitzer en 1994. Ese niño ya es el más viejo partido de España. El que fundó el otro Pablo sin coletas y con una barba venerable.

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.