El adoctrinamiento en la escuela catalana

por Juan Carlos Segura

23.10.2015
6 min

Mucho se ha escrito y hablado sobre el adoctrinamiento político que sufren los niños catalanes, y, evidentemente, este tipo de disyuntivas son desmentidas por unos y sostenidas por otros, que manifestamos la realidad de un hecho cierto e indubitado. El devenir cotidiano de cualquier escuela es un espacio cerrado, porque en el aula sólo están el profesor y los alumnos, y por tanto, lo que ocurre y lo que se dice en esa estancia sólo podemos saberlo directamente por el testimonio de nuestros propios hijos, sobrinos o hijos de amigos.

Me voy a limitar a exponer en este artículo tres ejemplos de mi entorno familiar, para que el lector constate la triste realidad de la escuela pública y concertada catalana. Y, como es lógico, no menciono el nombre del colegio, para evitar posible represalias sobre unos menores que no son culpables de nada sino que son víctimas de una planificación ideológica a la que se ven sometidos.

Los alumnos cuyos trabajos abogaban por la independencia de Cataluña recibieron el aprobado, y los pocos que se atrevieron a afirmar que la independencia no era conveniente para Cataluña obtuvieron una mala calificación

Primer ejemplo. La profesora estaba explicando en clase que Cataluña es una "nación"; mi sobrino levantó la mano y la profesora le da la palabra: "Con todos los respetos, señora, le recuerdo que Cataluña es una región de España". La reacción de la maestra fué fulminante: fue expulsado de clase y posteriormente desposeído de sus responsabilidades como delegado de curso, cargo que es otorgado en votación democrática entre los compañeros de la clase. Supongo que la profesora consideró que un alumno que tenía esa opinión sobre Cataluña no era "digno representante" de sus compañeros.

Segundo ejemplo. El profesor encarga a los alumnos un trabajo de dos o tres páginas que describa las ventajas y los inconvenientes de una Cataluña independiente, y que incluya en sus conclusiones si la independencia sería buena o no para Cataluña. Durante la clase se planteó un debate previo en el que los alumnos que manifestaban opiniones proclives a la independencia conseguían la aquiescencia del profesor, mientras que los alumnos que manifestaban una opinión contraria obtenían la respuesta del maestro, siempre en forma de réplica explicativa de que su opinión era errónea. Al día siguiente, los alumnos cuyos trabajos abogaban por la independencia de Cataluña recibieron el aprobado, y los pocos alumnos que se atrevieron a afirmar que la independencia no era conveniente para Cataluña obtuvieron una mala calificación.

Tercer ejemplo. Este lo he visto con mis propios ojos hace tres años en el comedor de una escuela pública en el que estaba expuesta una pancarta de unos ocho metros de largo por un metro de ancho, que cubría toda la pared, en la que ponía: "Proclamem la independència ja". Debo de reconocer que la visión de esa pancarta en esa estancia me recordaba los comedores de las granjas y de las fábricas soviéticas, en las que los sufridos trabajadores no podían librarse de los eslóganes políticos mientras tenían unos momentos de asueto para comer.

Un cuarto ejemplo ajeno a mi entorno familiar. Se refiere a la Escola Jacint Verdaguer de Tárrega, en la que mediante un escrito dirigido a los padres se les recomendaba que vistiesen a sus hijos con camisetas de la estelada el último día lectivo de curso.

Mediante un escrito dirigido a los padres se les recomendaba que vistiesen a sus hijos con camisetas de la estelada el último día lectivo de curso

Esta lamentable realidad es la prueba evidente de que las nuevas generaciones de catalanes están programadas ideológicamente en el odio contra España y contra todo lo español, preparando a futuros ciudadanos que, cuando consigan la edad que les permite votar en comicios electorales, decanten su voto básicamente hacia las Candidaturas de Unitat Popular (CUP), que son hijas de la escuela catalana, tanto en sus integrantes como en sus votantes, que tienen edades que oscilan generalmente entre 18 y 40 años.

En las pasadas elecciones autonómicas del 27 de septiembre, el voto separatista consiguió más de un 47% de sufragios, y es evidente que, si la escuela pública y gran parte de la concertada siguen en la misma línea de convertirse en cantera de independentistas, ese porcentaje irá subiendo inexorablemente, conforme los mayores de 18 años se incorporen en los procesos electorales. Tampoco debemos de olvidar que, a partir de ahora, todas las elecciones generales, autonómicas y municipales, serán plebiscitarias, y por tanto tarde o temprano, a bien seguro, las candidaturas separatistas conseguirán un porcentaje superior al 51% de los votos. Cuando llegue ese día, el Gobierno central se verá enfrentado a un serio problema, la comunidad internacional cambiará su criterio, que necesariamente será favorable a una mayoría real de los catalanes y Cataluña estará irremediablemente perdida.

Artículos anteriores
Comentar
JDuck 28/10/2015 - 13:27h
Si se sigue este rumbo perversamente adoctrinante y la nueva “hoja de ruta” pésimamente pactada por JxSí y la CUP, parece que la nueva generación de catalanes con derecho a voto estará mayoritariamente a favor del SíSí, no necesariamente de la CUP. Pero al igual que las extrapolaciones estadísticas, esta predicción no tiene en cuenta inflexiones y giros de rumbo motivadas por cambios en parámetros existentes, y por la aparición de nuevos parámetros o de parámetros subyacentes. ¿Qué sucedería por ejemplo si muchos jóvenes y adolescentes, hoy adoctrinados, empezaran a pensar por sí mismos?; ¿cuánto va a durar el mal Govern en dis-funcions?; ¿habrá un nou Goverm sin nuevas elecciones, que podrían ser las cuartas en seis años?; ¿qué sucederá antes del 20D, durante el 20D y a partir del 20D?; ¿seguirán el Gobierno y demás poderes del Estado Español dejándonos solos ante el peligro secesionista, o empezarán a actuar como es debido?; ¿será un catalán C´s el próximo Presidente del Gobierno?...
JDuck 28/10/2015 - 13:27h
El fatalismo y el derrotismo son inhumanos, pero el futuro está en buena medida en nuestras manos y empieza en el hoy de cada día. SCC por ejemplo, siendo relativamente reciente, ya ha iniciado una labor educativa para prevenir o curar la “enfermedad” del adoctrinamiento ideológico, escolar y no escolar, causada por un extraño “virus”. Obviamente, siempre es mejor (y más sencillo) prevenir que curar, y siempre es mejor curar en fase temprana que en fase tardía. ¿Se consolidará una SCE con los mismos lemas que SCC?. Cuanto antes sea, mejor para todos., pues entonces podremos empezar a decidir el futuro común entre todos…. “El vent, la cara al vent….”. El pujolismo (con o sin el abominable Jordi Pujol) no es un enemigo mayor que el franquismo, y éste ha pasado afortunadamente a la historia, aunque hace unos 35 años (o incluso antes), como la mítica ave-fénix, resurgiera de sus cenizas bajo la nueva forma del nacional-catalanismo, con su igualmente desvirtuada “democracia orgánica”.
JDuck 28/10/2015 - 13:27h
La corrupción política, contrariamente a la democracia, avanza siempre de arriba abajo, pero la regeneración democrática es popular, no populista. Sin ser profeta, el bon President Josep Tarradellas ya “profetizó” lo que podría ocurrir con el Pujol y el Pujolismo. Leer y ver “para creer”, no ciegamente, si no con sensatez: “Cuando Tarradellas «caló» al banquero Pujol” en abc, 25/10/2015.
Escudero 28/10/2015 - 13:27h
Nada que provenga de los nacionalistas debe extrañarnos, ni siquiera el adoctrinamiento de la población que pueda desenfocar en muertes. Todo está justificado en su mente fanática. Lo escandaloso es que los gobiernos llamados demócratas, especialmente PP y PSOE, no muevan un dedos teniendo medios para ello. Ellos y toda la "buena gente" que mira para otro lado no son mejores que los nazionalistas.
EduardoPinzolas 28/10/2015 - 13:27h
"Ara paciència, demà independència". El gobierno español o, mejor digamos, España ha tenido un "serio problema" desde el momento en que Pujol accedió a la presidencia de la Generalitat y dio inicio a todo este proceso de infiltración y adoctrinamiento de cara a construir la "nació catalana" en las mentes de todos los catalanes presentes y futuros. El problema era tan serio que ahora se ven las consecuencias de no afrontarlo con valentía y actuar con interesada condescendencia por parte de sus sucesivos gobiernos. Y la consecuencia (explicitada por el autor)de seguir sin afrontarlo es tan clara e inevitable que ya nadie, como hemos dicho a menudo, puede ni podrá alegar ignorancia.
ELISEO 28/10/2015 - 13:27h
Gracias por dar a conocer ese tipo de adoctrinamiento. Lo difícil es contrarrestar esas prácticas. ¿Qué hace la alta Inspección?
EduardoPinzolas 28/10/2015 - 13:27h
(2)Es inevitable que esos porcentajes del 47 y el 53 vayan decantándose a favor del secesionismo a medida que nuevos jóvenes catalanes vayan accediendo a su derecho a voto y la muerte (o cualquier otra clase de mudanza) vaya paulatinamente mermando los votos de aquellos que todavía mantienen vínculos culturales o emocionales con España por parentesco u origen. Tal vez, en esta ocasión, los secesionistas hayan cometido el error de precipitarse, por intentar aprovechar la crisis y el descontento generalizado y azuzados por las corruptelas convergentes, pero ¿cuántos años tardarán en tener la fuerza en votos necesaria?
EduardoPinzolas 28/10/2015 - 13:27h
(3)Personas que conozcan el tema a fondo por haber trabajado o estar trabajando en la educación, junto a periodistas, tal vez con el patrocinio de SCC, podrían elaborar un extenso y documentadísimo informe o libro sobre el tema del adoctrinamiento ideológico en las escuelas catalanas, porque hay docenas de casos que han salido a la luz y sólo son la punta del iceberg; informe o libro que debería ser remitido y presentado en las más altas instancias de la UE y la prensa internacional. Tarea, en mi opinión, urgente y efectiva, porque pocas cosas pueden repugnar tanto (sobre todo a la opinión pública europea) como esa labor de adoctrinamiento a los más indefensos de la sociedad.
EduardoPinzolas 28/10/2015 - 13:27h
(3)Personas que conozcan el tema a fondo por haber trabajado o estar trabajando en la educación, junto a periodistas, tal vez con el patrocinio de SCC, podrían elaborar un extenso y documentadísimo informe o libro sobre el tema del adoctrinamiento ideológico en las escuelas catalanas, porque hay docenas de casos que han salido a la luz y sólo son la punta del iceberg; informe o libro que debería ser remitido y presentado en las más altas instancias de la UE y la prensa internacional. Tarea, en mi opinión, urgente y efectiva, porque pocas cosas pueden repugnar tanto (sobre todo a la opinión pública europea) como esa labor de adoctrinamiento a los más indefensos de la sociedad.
Marino 28/10/2015 - 13:27h
Es terrible. Y mas aun cuando, a diferencia del adoctrinamiento recibido durante la dictadura, se está haciendo en nombre de la libertad, la democracia y... Cataluña. Porque los niños de hoy no conocieron la dictadura y por consiguiente no podrán rebelarse como hicieron sus abuelos a la muerte del dictador. Todo empujaba a favor de la democracia. Hoy, pervertida ésta en nombre de la patria, algo común con cualquier nacionalismo y también con el español del franquismo, el adulto del mañana queda sin referentes pues la crisis política, social o económica será debida a una España, Europa... que no es auténticamente democrática y no deja libertad a sus ciudadanos para "decidir" su futuro. Es un debate cerrado pero que reabierto perversamente en la mente de un niño, lleva al fanatismo.Muchos jóvenes de hoy siguen sin entender en qué consiste la democracia, libertad...Mezclan críticas acertadas a la Casta con defensa de los mas desfavorecidos y tergiversación sobre el pasado.Así es imposible
¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información