Menú Buscar

Grandes economistas. Suman y restan

Jordi Alberich
03.11.2019
3 min

Recientemente he escuchado --de nuevo-- aquella consideración propia de determinada tipología de economistas cuando se debate acerca de la desigualdad: tras numerosos cálculos aritméticos, llegan a la conclusión de que la desigualdad no aumenta. Incluso, en determinados ámbitos y bajo ciertas circunstancias, consideran que puede estar disminuyendo muy ligeramente. Seguidamente, la conclusión habitual: denunciar la desigualdad en nombre de la ciencia económica es populismo y una irresponsable contribución al malestar social.

Discrepo radicalmente, pues la cuestión radica en los cálculos aritméticos, pero, especialmente, en la manera en que la economía debe aproximarse a la desigualdad. Y le corresponde hacerlo desde una doble perspectiva. De una parte, acudiendo a las ciencias exactas para, según parámetros matemáticos, determinar los datos y analizar su evolución. Y, de otra, considerando el contexto y las dinámicas sociales, resulten éstas más o menos evidentes.

Solo de la combinación de ambas aproximaciones se podrá contribuir a un debate público informado sobre una cuestión tan trascendental. Y ésta es la esencia de la economía, aquel saber que nace de las humanidades y que sabe incorporar, en su medida, prácticas propias de las ciencias.

En este sentido, resulta fundamental entender que, hoy, nuestra sociedad muestra una menor tolerancia a la desigualdad. Entre otras razones, porque la información fluye y evidencia las diferencias; por la mayor preparación de la ciudadanía y por el deterioro generalizado de las expectativas de futuro.  

Y debe entenderse, también, que las demandas y sensibilidades sociales evolucionan en todos los ámbitos. Por ejemplo, en el de la igualdad de género, en el que --pese a los grandes avances que se han dado en las últimas décadas-- se exige, afortunadamente, una plena equiparación de derechos laborales entre hombre y mujer. Y a nadie se le ocurre rechazar dicha demanda argumentando que la evolución reciente ha sido positiva. De la misma manera y con mayor motivo, pues la evolución en el ámbito de la desigualdad es negativa, no se entiende el rechazo a la aspiración social por unas diferencias más sostenibles.

La evolución del papel del economista es un excelente paradigma de una deriva de nuestros tiempos: el renunciar a la abstracción y el largo plazo, para entregarse a la inmediatez. Y, también, el olvidar el interés general para poner la academia al servicio de determinados grupos de interés. Así generamos la gran crisis que aún padecemos. De seguir igual, lógicamente vendrán otras.

Artículos anteriores
¿Quién es... Jordi Alberich?
Jordi Alberich

Es licenciado en Ciencias Empresariales por ESADE. Socio y fundador, en 1988, de M&A Fusiones y Adquisiciones; Asesor general del Círculo de Economía e impulsor de Promoción de Humanidades y Economía, sociedad editora de La Maleta de Portbou.