Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Conservadores y revolucionarios a la vez, o la vida plena

Jordi Alberich
28.02.2021
2 min

Lo vivido en Barcelona, a raíz del encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, ha evidenciado una nueva tipología de ciudadano, la del conservador revolucionario. Aquella persona que reúne todas las características de quien, por encima de todo, pretende mantener su posición privilegiada, pero el procés le ha habituado a sentirse todo un revolucionario y, llevado por dicho compromiso con el bien común, estos días se indigna por los ataques a la libertad de expresión. Imagino que les debe invadir una sensación de vida plena.

Lo curioso es que se trata de personas que transitan de los barrios acomodados de Barcelona al Empordà, por ejemplo, sin haber mostrado jamás el mínimo interés por quienes malviven en zonas que se limitan a atravesar a toda velocidad por la Ronda de Dalt y la AP-7; que se las ingenian para pagar los menos impuestos posibles; que leen algún que otro ensayo, preferiblemente de autor extranjero; que se sienten multiculturales y cosmopolitas, pues su empleada del hogar es latinoamericana y sus hijos estudian en Estados Unidos; y que, especialmente, consideran el impuesto de sucesiones una genuina inmoralidad.

Pero si se limitan a un buen vivir en lo material, padecen una amarga sensación de insustancialidad, para lo cual nada mejor que abrazarse a la opción revolucionaria. Y así lo han hecho, denunciando la menguante libertad de expresión, y apoyando a fuerzas políticas que exigen un cambio de modelo policial.

Sin embargo, percibo que la mayor parte de las que conozco, y que responden a dicho perfil, son personas de una notable frivolidad pues, teniendo poco o nada que perder, han contribuido en mucho a la desorientación generalizada en que nos hemos instalado. Y aunque a ellos no les afecte, el enredo puede acabar por golpear seriamente a muchas personas de esos barrios y poblaciones que ellos atraviesan a toda velocidad. Aunque, claro está, toda revolución conlleva un sacrificio. En este caso, el del otro.

Artículos anteriores
¿Quién es... Jordi Alberich?
Jordi Alberich

Es licenciado en Ciencias Empresariales por ESADE. Socio y fundador, en 1988, de M&A Fusiones y Adquisiciones; Asesor general del Círculo de Economía e impulsor de Promoción de Humanidades y Economía, sociedad editora de La Maleta de Portbou.