Menú Buscar
Días impares

Colau es una mala Ada

Roberto Giménez

por Roberto Giménez

05.11.2015
4 min

El domingo por la noche vi la entrevista que en La Sexta Ana Pastor le hizo a la alcaldesa Ada Colau, y no es que me descubriera nada nuevo, pero sí que me confirmó todo lo malo.

La Colau es una Pablo Iglesias sin cola que dirige su discurso a quienes nunca votarían a la CUP, pero su trabajo de zapa electoral conduce al mismo objetivo

Reconozco que la mujer tiene carisma. Habla bien, sabe transmitir su mensaje, pero es 'temible' porque es el mejor caballo de Troya que pueden tener los separatistas.

La Colau es una Pablo Iglesias sin cola que dirige su discurso a quienes nunca votarían a la CUP, pero su trabajo de zapa electoral conduce al mismo objetivo. El caballo de Troya, como nos enseñó Homero, es el único capaz de minar la muralla defensiva contra el órdago de Mas.

El discurso de la Colau es más hiriente que el de Iglesias, porque aunque en lo formal tienen el mismo discurso, en lo sustancial difieren en lo básico, don Pablo defiende la integridad de España, doña Ada no oculta que el 9N votó el 'sí sí' de Mas...

Esa ligereza de plantear ser o dejar de ser español en base a quién esté en La Moncloa me deja pasmado. No es la primera vez que lo oigo en la calle, pero no a un político con responsabilidades de gobierno, porque equivale a decir: soy catalán o no, dependiendo de si me gusta o no quien gobierne en el Palau de la Generalitat, y como casi durante toda su vida ha gobernado Jordi Pujol y ahora Artur Mas, extrapolando tan ligero criterio, no se habrá sentido catalana casi nunca.

Colau está en la alcaldía de Barcelona gracias a los votos de una inmensa mayoría que sí se siente española, y ella lo sabe. Pero no tiene mala conciencia. En eso es como Mas

Detesto a esos políticos que temen coger el sida si pronuncian la palabra 'España', la tienen proscrita de su vocabulario. España es un Estado sin nombre, pero lo que más grima me da es que está en la alcaldía de Barcelona gracias a los votos de una inmensa mayoría que sí se siente española, y ella lo sabe. Pero no tiene mala conciencia. En eso es como Mas.

El discurso de la equidistancia de Pedro Sánchez lo va a hundir, para el socialista el órdago separatista tiene dos culpables: Mas y Rajoy, por este orden. Para la Colau el único culpable es Rajoy, porque no nos permite ejercer un derecho tan elemental como la autodeterminación. Que es tan básico que no está contemplado en ninguna Constitución democrática del mundo. En ninguna.

La Colau está tan sorda como están los separatas; que hasta el propio secretario general de la ONU haya dicho que Cataluña no tiene el derecho a la autodeterminación, porque España es un Estado social y de derecho como cualquier otro de occidente. Oír esto a Ban Ki-moon, para la familia separata, a la que Ada pertenece con el voto de los no separatas, es como quien oye llover...

Entiendo que a muchas personas les guste la alcaldesa de Barcelona por su otrora militancia activa contra los desahucios, o su discurso radical izquierdista, reconozco que a mi me gustaba, pero como decía Ortega y Gasset cuando criticó a la República: Ada, no es eso, no es eso.

Estás engañando a la gente que te ha dado la vara de mando, y lo sabes; por eso eres una mala Ada, sin h.

Artículos anteriores