Menú Buscar

Día internacional de la lengua materna

Francesc Moreno
6 min

El pasado día 21 de febrero se celebró, promovido por la UNESCO, el Día internacional de la lengua materna. Si en algún lugar conviene recordar lo que dice la UNESCO es en Cataluña, donde la política lingüistica en la escuela es radicalmente contraria a los principios de dicha institución internacional.

¿Cómo es posible seguir defendiendo la política lingüística de la Generalitat no ya por los nacionalistas sino por algunos que se autodenominan de izquierdas?

"El uso de las lenguas maternas en el marco de un enfoque plurilingüe es un componente esencial de la educación de calidad, que es la base para empoderar a las mujeres y a los hombres y a sus sociedades", señala la directora general de la UNESCO, Irina Bokova.

Para la UNESCO, la "enseñanza de idiomas apropiada" es esencial para que los alumnos logren aprovechar la educación de calidad, aprender a lo largo de toda la vida y tener acceso a la información. Estos objetivos se pueden alcanzar si se dispone de una estrategia pedagógica que promueva el uso de al menos tres lenguas, una de las cuales debe ser la lengua materna o primera lengua.

Y continúa señalando que "la enseñanza de idiomas puede considerarse también un medio de velar por que, más tarde, los alumnos actúen como ciudadanos del mundo en pro del cambio, tanto en el ámbito local como el internacional".

¿Cómo es posible seguir defendiendo la política lingüística de la Generalitat no ya por los nacionalistas sino por algunos que se autodenominan de izquierdas? Una política que, como dice la UNESCO, va contra los derechos de los que tienen el castellano como lengua materna, pero que perjudica, también, la formación y las posibilidades de futuro de los que tienen el catalán como lengua materna.

Los episodios de acoso de Balaguer y Mataró son reflejo del ambiente totalitario y excluyente que se vive en muchas escuelas de Cataluña

Llama la atención que los que teníamos al catalán como lengua materna, víctimas de programas 'nacionalizadores' durante el franquismo, apliquemos sin sombra de vergüenza las mismas políticas. De victimas a verdugos, sin solución de continuidad. Los actos de acoso de Balaguer y Mataró reflejan este ambiente totalitario.

Pero no sólo se trata de defender los derechos humanos de los que tienen el castellano como lengua materna (más del 50% de los catalanes), sino de combatir políticas totalitarias que buscan alterar la sociedad de forma acelerada y antidemocrática, tratando de evitar que los alumnos actúen como ciudadanos del mundo en pro del cambio, tanto en el ámbito local como internacional como dice la UNESCO. Reitero, los episodios de acoso de Balaguer y Mataró son reflejo del ambiente totalitario y excluyente que se vive en muchas escuelas de Cataluña.

Porque lo que busca la Generalitat es la hegemonía ideológica del nacionalismo, expulsar el castellano como lengua de los catalanes, convirtiendo a los jóvenes en menos competitivos en un mundo global y por tanto más apegados a lo local, a la ideología nacionalista. Se perjudica a los castellanohablantes al no recibir educación en lengua materna, pero también se priva a los catalanohablantes de tener una sólida formación en castellano.

Y que no se diga que los alumnos saben castellano por efecto del entorno al terminar la secundaria. Lo hablan, algunos muy mal, y lo escriben todavía peor. Pero sobre todo carecen de léxico y de referentes culturales esenciales. Con dos horas a la semana es imposible, sobre todo, insisto, entre los que tienen el catalán como lengua materna y dominante en su entorno.

Ya han sido varias las personas que han educado a sus hijos en el sistema actual de Cataluña y que me comentan que sus hijos han tenido que hacer cursos acelerados de castellano para poder optar a puestos de trabajo en los que dicha lengua es la habitual de la empresa. Se sienten estafados, al margen de que sean nacionalistas o no.

El nacionalismo catalán, al igual que otros nacionalismos con vocación totalitaria como el franquista, utilizan la escuela para modular la ideología de los niños

Y es que el nacionalismo catalán, al igual que otros nacionalismos con vocación totalitaria como el franquista, utilizan la escuela para modular la ideología de los niños. Espero que, como hicimos muchos de los que tuvimos que aguantar el proselitismo franquista, al final los jóvenes se rebelen.

Pero para ello hace falta tiempo. Y no es de recibo regalárselo a sabiendas de lo que quieren los nacionalistas. Por eso me parece demencial la actitud en esta cuestión de PSC o de los 'podemitas' catalanes. Mientras los nacionalistas totalitarios pretenden crear 'gudaris', los demás continúan subordinados, aceptando una escuela contraria a los principios democráticos.

Eso sí, muchos dirigentes mandan a sus hijos a colegios internacionales.

Artículos anteriores
¿Quién es... Francesc Moreno?
Francesc Moreno

Licenciado en Derecho. Ha sido profesor de Derecho financiero en la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) y de Derecho mercantil en la Universidad de Barcelona (UB). Ha sido vicepresidente de La Seda de Barcelona. Fue el editor de El Debat y Tribuna Latina.