Debates electorales: Una fábrica de excusas y lamentos

José Carlos Díez
14 min

Como era previsible, los debates electorales fueron raros. Primero, por coincidir en Semana Santa y luego por la carambola de tener dos debates a cuatro sin Vox y dos jornadas seguidas cuatro días antes de votar con un 40% de indecisos aún. En este escenario es más fácil ir al casino y ganar dinero que acertar el resultado de las elecciones del próximo domingo.
 

1. Tras los debates electorales, la política económica que nos espera en la próxima legislatura es...

No obstante, los debates sí permiten sacar algunas conclusiones sobre la política económica de la próxima legislatura. Los cinco candidatos (incluyo a Vox, aunque no estuviera en los debates) viven en el país de nunca jamás y están muy alejados de la realidad de la economía española.

► NI UNO SOLO DE LOS CANDIDATOS HABLÓ DE EUROPA

Las dos claves que condicionan la política económica de todos los países del mundo son la globalización (y geopolítica) y la revolución tecnológica. El mundo de nuevo es bipolar --ahora entre China y EEUU-- y, como están comprobando los británicos, fuera de la Unión Europa eres un paria en el tablero internacional.

Esta semana ninguno de los cuatro candidatos (presentes en los debates) hizo ninguna mención a Europa, al papel de España en Europa y de Europa en el mundo.

Ni si quiera cuando hablaron de inmigración y de la frontera con Marruecos ninguno entiende que sin nuestra pertenencia a la Unión Europea nuestra capacidad de negociación con nuestros vecinos sería mínima.

Hasta Forrest Gump entendería que solo con vallas no se va a resolver el problema. Con las proyecciones demográficas en África o Europa, o colaboran en el desarrollo económico de sus países o la presión de inmigración seguirá creciendo exponencialmente.

► ¿Y DE AMÉRICA LATINA? MEJOR NI HABLEMOS

Nuestra mejor posición en el tablero mundial son nuestras relaciones diplomáticas y presencia en América Latina. Franco tenía una visión imperialista sobre Latam, la misma que tiene ahora Santiago Abascal. 

Con la democracia y con enormes esfuerzos diplomáticos, España ha conseguido normalizar sus relaciones con el continente y eso ha permitido que seamos el principal inversor en el área y que nuestras empresas hayan creado miles de empleos.

Si ponemos en riesgo nuestra posición diplomática en América Latina, miles de españoles (sobre todo en Madrid, por efecto sede de las multinacionales), se irán al paro. Y no sólo en las multinacionales: los de los restaurantes próximos, los taxistas y VTC que les llevan, los autónomos que les hacen el reparto y les llevan el material de oficina o el café para sus máquinas y cafeterías.

La única referencia de América Latina fue para comparar la política económica de Sánchez con Venezuela y con Ecuador por parte de Pablo Casado.

El caso de Venezuela --con la quinta hiperinflación de la historia-- es difícilmente comparable con otro país. Y Ecuador lleva dos años haciendo un enorme esfuerzo de racionalización de deuda con un préstamo del FMI y en un proceso de liberalización muy intenso de su economía para diversificar su economía.

Pero a Pablo Casado no se le ve muy puesto en política internacional. Cuando se habla de Latam hay que hablar de México y Brasil, que son sus dos grandes economías y ni una mención en el debate de ninguno de los cuatro.

► SOBRE REVOLUCIÓN TECNOLÓGICA: NI UNO SOLO DE LOS CANDIDATOS TIENE UN PLAN

En la revolución tecnológica la conclusión de los debates es que ninguno tiene un plan, ni siquiera son conscientes que necesiten tenerlo.

El bajo nivel de contenido tecnológico de nuestras exportaciones es la principal causa de la precariedad y de los bajos salarios en España. Si a eso le sumamos la burbuja inmobiliaria y el sobreendeudamiento con el exterior de nuestra economía el escenario es aún más complejo.

Uno de nuestros principales bienes de exportación son coches de motor de explosión, que están en extinción.

Pronto los coches serán eléctricos, y en unos años con conducción autónoma. Eso pone en riesgo miles de puestos de trabajo, y ciudades y regiones enteras que viven de las fábricas de automóviles.

Una opción es prometer proteccionismo y apoyar a las empresas españolas como hace Vox. Todas las empresas de automóvil en España son extranjeras.

Por lo tanto, si el resto de países siguen la misma estrategia de Vox, Le Pen o Salvini, perderemos todas las fábricas seguro, hagan los que hagan los chinos y los EEUU.

La única opción en ese nuevo mundo es plantear una estrategia de política industrial y tecnológica para encontrar tu hueco en la era de la tecnología global.

► INTELIGENCIA ARTIFICIAL: NUESTROS LÍDERES ESTÁN A POR UVAS

España tiene buen nivel de capital humano y unos salarios muy competitivos con nuestros socios europeos. Y necesitamos un trozo muy pequeño del crecimiento del PIB mundial para conseguir pleno empleo con buenos salarios y el reto es posible. Pero sin plan dejas el futuro de los 46 millones de españoles al azar.

La gran pelea en el tablero mundial está en el análisis de los datos por medio de la inteligencia artificial. China se propuso hace cuatro años ser líder mundial en 2025 y lo está consiguiendo. Todos los niños chinos van a estudiar los lenguajes de programación para poder relacionarse con las máquinas. Nuestros cinco líderes, incluyo a Vox aunque no estuviera en el debate, están a por uvas.
 

2. Deuda Pública: ninguno de los 5 candidatos a las elecciones generales tienen un plan B

Todo el debate y toda la campaña han sido en el país de Nunca Jamás. El Estado español vive a crédito, y para pagar los sueldos de sus funcionarios, de las pensiones y del subsidio por desempleo tiene que pedir dinero prestado en los mercados internacionales.

► CADA MES EL TESORO PÚBLICO TIENEN QUE EMITIR 20.000 MILL DE DEUDA PÚBLICA

Eso es la mitad de todo el dinero que nos gastamos en educación anualmente. De momento, emitimos a tipos bajos gracias a estar en el euro y a la intervención del BCE, que mantiene sus tipos a cero y está vigilante para que no haya otro episodio de inestabilidad financiera como en 2012. Pero esos episodios pueden volver.

En una situación como esa, cualquier familia estaría con una política prudente intentando reducir su endeudamiento para no vivir en la cuerda floja. Si un mes los mercados deciden no prestarte, ¿cuál es el plan B de los cinco candidatos?

Incluyo a Vox aunque no estuviera en el debate: ninguno tiene plan B. La política, como la vida, es pura contingencia. Pero, como nos enseñó Keynes, entre la causa de los problemas económicos y sus efectos hay un tiempo en el que la política puede actuar. Ninguno de los cinco tiene plan, y cuando veamos los efectos, ya cualquier estrategia no servirá y, de nuevo, a improvisar y a cambiar las cuatro ruedas con el coche en marcha.

España lleva desde 2015 con gobiernos débiles sin capacidad para conseguir sacar leyes en el parlamento para afrontar los retos que he planteado en este post.

Pase lo que pase el domingo, el gobierno será débil y habrá incluso más fragmentación en el parlamento. Somos un país que envejece (en 2007 había 5 millones de pensiones, y hoy hay 6,3 millones), y cuyo gasto en pensiones y sanidad crece exponencialmente. Solo el crecimiento estimado del gasto en sanidad por el envejecimiento de la población se comería la regla de gasto, y no habría dinero para aumentar el gasto en otras partidas.

Y en 2018, la inversión pública sobre PIB registró su mínimo desde los años 80, y la inversión pública en innovación para adaptarnos a la revolución tecnológica está en el mismo nivel que en el año 2000.

Mientras, unos prometiendo bajar los impuestos y subir el gasto social, y los otros subir los impuestos sólo a los ricos y aumentar aún más el gasto social.


3. Con estos cinco candidatos, España seguirá siendo un país segundón en Europa

España es un país lleno de oportunidades, y que tiene muy fácil ser un ganador en la era de la tecnología. Hoy la revolución tecnológica es solar, y nosotros tenemos sol.

Tenemos excelente conectividad aeroportuaria gracias a nuestro turismo, y eso nos hace muy competitivos para atraer nómadas digitales que innoven y creen empleo en España. Tras el pinchazo de la burbuja y la crisis se ha empezado a crear un ecosistema de innovación que en una década puede convertirse en empresas que transformen conocimiento en empleo con mejores salarios.

► ESPAÑA SE ALEJA DE LOS PAÍSES LÍDERES EN LA ERA DE LA TECNOLOGÍA GLOBAL POR TENER PEORES EMPRESAS INNOVADORAS Y NO POR TENER PEORES TRABAJADORES

Pero la sensación que le queda a este economista observador tras los dos debates y campañas hechas es que con estos cinco candidatos, España seguirá siendo un país segundón en Europa y tendrá problemas para competir en la gran liga mundial.

Tendremos empresas que lo consiguen, y hay muchas oportunidades de inversión, pero por los méritos de sus empresarios y sus trabajadores, compitiendo con el viento en contra empresas de otros países, donde sus gobiernos sí tienen un plan y colaboran con sus empresas para conseguir el pleno empleo con buenos salarios.

Giner de los Ríos hace 100 años dijo que perdimos nuestras colonias por tener peores ingenieros y electricistas y no por tener peores soldados. Hoy, España se está alejando de los países líderes en la era de la tecnología global por tener peores empresas innovadoras y no por tener peores trabajadores.

Nuestros líderes políticos se han convertido en una fábrica de excusas y de lamentos, y dirán que no hay tiempo en un debate para hablar de estos temas.

¿En una hora y media ni siquiera una mención y dos o tres propuestas? ¿Y en los mítines? ¿En las entrevistas de medios? Es muy duro escribir un post así sobre tu país, al que tanto quiero, en el que estoy educando a mis hijos y al que deseo lo mejor, para todos los españoles.

Espero y deseo con todo el alma equivocarme y que en la próxima legislatura el gobierno que elijan los españoles tenga un plan para España y Europa en la era de la tecnología global.

Artículos anteriores
¿Quién es... José Carlos Díez?
José Carlos Díez

Se licenció en la Universidad de Alcalá de Henares, donde es profesor e investigador. Ha sido economista jefe de Intermoney y ha escrito los best sellers 'Hay vida después de la crisis' y 'La economía no da la felicidad, pero ayuda a conseguirla'. Su blog 'El economista observador' le ha hecho muy popular, una fama que ha amplificado con sus intervenciones televisivas.

Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información