Menú Buscar

¿Cuánto cuesta Torra?

Carlos Díaz Güell
4 min

Ya tenemos a Pedro Sanchez instalado en la Moncloa. Tiene por delante 24 meses para gobernar y ejecutar, aunque una buena parte de ellos lo va a dedicar a gestionar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de 2018 que, como es de sobra conocido, fueron aprobados con la más firme oposición de su partido y de las mareas que le han permitido llegar a donde está hoy, olvidando que los números tienen ideología, sobre todo si con ellos se construyen los PGE.

El resto, se supone que lo dedicará a desplegar una política de gestos y guiños, tal y como ha dejado claro en su toma de posesión, dado que la pesada y lenta maquinaria del Estado le va a permitir poco más que la puesta en práctica de medidas tendentes a engordar su hasta ahora menguante base electoral. Es lo que hay, y poco más se puede esperar del corto periodo de tiempo que va de hoy al fin de la XII legislatura que vence a mediados de 2020.

En definitiva, no hay que ser Nostradamus  para intuir que las partidas del gasto destinadas a quienes tienen derecho a voto se van a ver fuertemente reactivadas. El resto tendrá que esperar, ya que los nuevos proyectos e iniciativas requieren meses de diseño,  trabajo, esfuerzo y dedicación previos a su inicio, y para ello no hay tiempo.

Así, aprobar una Ley de Ingresos Mínimos; derogar manu militari el más de medio centenar de artículos que componen la Ley Orgánica de Protección de la Seguridad Ciudadana, conocida como ley mordaza; suspender total o parcialmente la Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa, conocida como LOMCE, o rasurar la reforma laboral son decisiones al alcance de la mano de la nueva mayoría parlamentaria. Construir alternativas, sin embargo, va a ser una tarea algo más ardua y difícil.

Pero lo que la ciudadanía espera con especial interés son las medidas que Sanchez va a utilizar para “normalizar” Cataluña en el caso de que esa comunidad autónoma sea normalizable. Y lo primero que a uno se le viene a la mente es la recuperación, por parte de Sanchez, del paquete de 23 asuntos/reclamaciones que el astuto Mas planteó a Rajoy en el verano del 14 para enfriar el polvorín catalán. La magnanimidad de Sanchez en este asunto se adivina extraordinaria.

Íntimamente ligado a ese paquete, está otro asunto relevante cual es la reforma de la financiación autonómica y local que, aunque es un compromiso adquirido por la Conferencia de Presidentes Autonómicos celebrada en enero de 2017, merecerá un trato especial en lo referente a Cataluña con el permiso de los otros presidentes autonómicos afectados.

Y aquí emerge con fuerza un asunto singularmente apreciado y defendido por el socialismo catalán: que el Gobierno de España adopte medidas para aligerar el peso de la deuda que tiene Cataluña con el Estado tras varios años de recurrir al Fondo de Liquidez Autonómico y al Fondo de Pago a Proveedores y cuyo monto debe superar, al día de hoy, los 55.000 millones de euros. Veremos si el xenófobo Torra se mantiene duro o se deja querer.

Expectantes estamos todos para ver cómo reacciona la Comisión Europea.

Artículos anteriores
¿Quién es... Carlos Díaz Güell?
Carlos Díaz Güell

Empezó en el periodismo escribiendo de economía cuando nació 'El País' y hoy sigue haciendo lo mismo. Entre las dos fechas, ha tocado todos los palillos de la comunicación: ha dirigido periódicos económicos, facultades de periodismo y se ha responsabilizado de la comunicación en la Administración Pública o empresas y entidades como Iberia o el Banco de España.