Menú Buscar

Contra Rajoy se vive mejor

Toni Bolaño
30.05.2018
4 min

Con la transición, la unidad de la oposición al franquismo se resquebrajó. Tanto que un sinfín de partidos de izquierdas, derechas o centro desaparecieron en el nuevo escenario político que se fraguó tras la reforma política y las elecciones. Fue entonces cuando se acuñó aquello de "contra Franco se vivía mejor". Ciertamente, el adversario, el enemigo, era la dictadura, el franquismo que lanzó sus últimos estertores a diestro y siniestro. Pero el franquismo tenía la virtud de unir a todos en pro de un objetivo común: la democracia.

Ahora, unos cuantos años después, tras la moción de censura contra Mariano Rajoy se recupera un remake de aquel dicho: "Contra Rajoy se vive mejor". Pedro Sánchez ha puesto patas arriba la política española. El PP está hecho trizas acosado y agobiado por la Gürtel, en versión madrileña y valenciana, con causas pendientes de este caso que se verán en breve y no pintan bien, y otros casos como Zaplana o Rato. Ciudadanos ha quedado en tierra de nadie y obligado a retratarse ante los españoles. Tanto criticar a Rajoy y, al final, pueden ser su salvavidas. No digamos el PNV, que a pesar de ser unos contorsionistas profesionales están a punto de quebrarse el espinazo si después de apoyar los presupuestos lo dejan en la estacada. En el fondo, Ciudadanos y PNV estarían encantados con un Rajoy que superara la moción de Sánchez. Se garantizarían un Gobierno débil al que poder zumbarle día sí y otro también.

Pero lo más emblemático de este "contra Rajoy se vive mejor" lo está protagonizando Junts per Catalunya. Quim Torra, como mayordomo aventajado, está poniendo voz a una especie de justificación para no votar a Sánchez, o lo que es lo mismo, para mantener a Rajoy como presidente. Quién lo diría después del toma y daca constante de los radicales independentistas de derechas contra el presidente del Gobierno. En un alarde de incultura, manifiestamente mejorable, Torra ha pedido a Sánchez la libertad de los presos políticos. Se recomienda una rápida lectura a Montesquieu para que el señor Torra se sitúe sobre esa posibilidad. Como esto hace aguas por doquier, los procesistas de Torra y Puigdemont echan mano de un tema manido y manoseado: el PP y el PSOE son lo mismo. Saben que no y mienten a sabiendas. Puigdemont está más interesado en mantener a Rajoy porque así su discurso se retroalimenta. Nada mejor para el nacionalismo irredento catalán que tener enfrente a un nacionalismo español representado en Rajoy y apoyado por las huestes naranjas. Además, evita que un Pedro Sánchez que puede presentar propuestas políticas, diferentes a las de Rajoy, llegue a la Moncloa y los deje sin parte de su argumentario de la España opresora. "Contra Rajoy se vive mejor", piensan Ciudadanos, Junts per Catalunya y PNV. Otra cosa es cómo lo explicarán a sus electores si, gracias a sus votos, Rajoy continúa en La Moncloa.

Artículos anteriores
¿Quién es... Toni Bolaño?
Toni Bolaño

Periodista. Miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Ex director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Tertuliano en Cadena Ser, Antena 3 y La Sexta.