Menú Buscar

Constitucionalismo y 'procés'

Valentí Puig
13.10.2019
5 min

Desde sus inicios el procés ha sido una permanente agresión a la norma constitucional, con lo que el independentismo --sea o no pacífico-- bloquea la vida pública de Cataluña con un penetrante quebranto de la confianza y del pluralismo. El hecho de que el frente independentista se resquebraje todos los días es una oportunidad para una estrategia coordinada del constitucionalismo, es decir, de los partidos políticos que se manifiestan leales a la Constitución.

Inevitablemente, esa lealtad es poliédrica y, siendo las cosas como son, cada partido --Cs, PSC, PP-- ha entrado en la pista electoral con estrategias y dopajes muy distintos. ¿Podía ser de otra manera? La propagación de la opinión pública constitucionalista es muy aleatoria, en buena parte por la existencia de un bloqueo mediático. En coincidencia, los intereses partidistas cortocircuitan un horizonte en común.

En el contexto de unas elecciones legislativas ya es una entelequia proponer alguna suerte de coalición constitucionalista en Cataluña porque ni tan siquiera existe, de forma implícita o explícita, un consenso de mínimos que pueda mantenerse íntegro en pleno rifirrafe electoral y luego tenga proyección en el paisaje postelectoral. Hay muchos votos indecisos y es del todo legítimo que los partidos teman no atraerlos si se trunca la tensión electoral que sus líderes procuran llevar al cauce que les favorezca. De modo que todo queda pendiente para después del recuento del 10N. Para una mejor sincronización del constitucionalismo en Cataluña será determinante las ayudas que recabe Pedro Sánchez en caso de investidura, porque si necesita los votos del independentismo catalán, el PSC quedará muy condicionado para cuando se convoquen elecciones autonómicas

Y para entonces, ¿quiénes podrán y querrán suturar un constitucionalisno mainstream que, de forma eficaz, aproveche la división interna del independentismo? Tal vez será otra oportunidad perdida. Mientras tanto, salvo que la justicia tenga que actuar o los acontecimientos requieran la aplicación del 155, Quim Torra va a seguir electrocutándose a cámara lenta en su escaño, Puigdemont se adentrará más en el delirio, Artur Mas va a maniobrar para reencumbrarse en el PDeCAT y Oriol Junqueras, asistido por Pere Aragonés y Rufián, seguirá dándole vueltas a una formulación postunilateral que les permita sustituir al pujolismo pero sin perder los votos del todo o nada.  

En toda especulación constitucionalista en Cataluña, ahora mismo el PSC tiene una dimensión especial porque lleva tiempo recuperando votos, terrritorio y poder. Incluso para parte de los electores desconcertados y fatigados por el procés tal vez pueda ser el voto útil dada la crisis demoscópica de Cs y la ubicación por ahora rezagada del PPC. Si tras el período de turbulencias tras la sentencia del Supremo vamos a unas elecciones autonómicas, ¿será una nueva oportunidad para el constitucionalismo? En realidad, es posible que el partido más votado sea ERC y un PSC en segunda posición podría optar por la participación en el ejecutivo autonómico, con lo que estaríamos de nuevo en el escenario tripartito, pero después una fase en la que ha ocurrido de todo en el más catastrófico de los sentidos.

Como le sucedió a Pasqual Maragall y de modo equivalente a José Montilla, pactar con el nacionalismo sale caro. Ahora, después del gran estropicio del procés, confiar en que la reacomodación de ERC sea de carácter fidedigno puede salir aún más caro. Es un panorama desazonador para la ciudadanía harta de lazos amarillos, violencia latente, deterioro económico y proclamas sediciosas.

Artículos anteriores
¿Quién es... Valentí Puig?
Valentí Puig

Nació en 1949 en Palma de Mallorca. Escritor en catalán y castellano con más de cuarenta obras publicadas, su trayectoria periodística --básicamente como articulista pero también como corresponsal en Londres-- va desde 'ABC' a 'El Pais' y tantos otros medios. Se considera autonomista y conservador de centro. Su último libro es la novela 'Barcelona 2101'.