Centro-derecha en eclipse

Valentí Puig
15.02.2021
3 min

Una situación política e institucional como es la ausencia de un centro-derecha con peso parlamentario y sin margen de maniobra como alternativa es uno de los resultados más anómalos del voto del domingo. Sea por la abstención o por la capacidad fagocitadora de Vox, el centro-derecha que representa el PP y el grupo centrista que ha sido Cs quedan en una posición muy retraída. Si la imposibilidad de pactos de gobierno no lleva a unas nuevas elecciones, el centro-derecha constitucional de Cataluña por fuerza habrá de rehacerse sin apaños. La situación lo requiere taxativamente.

Desde los tiempos en que la UCD de Adolfo Suárez tenía más votos que Convergència, el centro-derecha que fue de AP al PP careció de un mapa, en no pocas ocasiones a causa de la dejadez estratégica de sus sedes en Madrid y otras por la falta de mayoría suficiente para gobernar sin necesidad de los votos del PNV y del PP. En el caso de Cs, haber desplazado su eje central al Congreso de los Diputados, con Arrimadas trasladándose a Madrid, les ha llevado a una debacle en Cataluña. En el caso del PP, han sido demasiados los cambios de liderazgo en Cataluña, produciéndose una fatiga estructural que Alejandro Fernández no ha tenido suficiente tiempo para sobrellevar. Desde hace décadas, el centro-derecha no ha sido capaz de enfrentarse al nacionalismo y su deriva secesionista. Convivir con Pujol salió muy caro.  

Eso pone a Pablo Casado en una situación de alto riesgo, y también a Inés Arrimadas al frente de Ciudadanos. Para el centro derecha catalán --ya del todo postcatalanista-- es hora de parar en los ”boxers” y ponerse a punto. Se trata del “think big”, de usar la imaginación, de conectar con la sociedad, de buscar fórmulas de colaboración para fortalecerse y expandirse para poder ser una alternativa real. Sin recuperar tanto el voto de orden como la confianza del mundo económico ya en crisis, sin ofrecer propuestas alternativas y sin restringirse a la necesaria crítica de oposición, no parece que el centro-derecha pueda representar a una amplia franja de electorado que queda desconcertado. Reciclarse, el gran “reset”, un nuevo lenguaje, políticas renovadoras, los rostros de una nueva generación que quiere hacer política íntegra: esos son los rasgos primordiales que no pocos votantes esperan. Las ideas liberal-conservadoras requieren de ese rodaje, dando continuidad a sus valores con una nueva voz. Es una cuestión de voluntad política, de superar el eclipse. 

Artículos anteriores
¿Quién es... Valentí Puig?
Valentí Puig

Nació en 1949 en Palma de Mallorca. Escritor en catalán y castellano con más de cuarenta obras publicadas, su trayectoria periodística --básicamente como articulista pero también como corresponsal en Londres-- va desde 'ABC' a 'El Pais' y tantos otros medios. Se considera autonomista y conservador de centro. Su último libro es la novela 'Barcelona 2101'.