Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Hoy nos la jugamos

Toni Bolaño
14.02.2021
8 min

Hoy los catalanes se la juegan, nos la jugamos. Votaremos para que se forme un gobierno para los próximos cuatro años, al menos eso es a priori, porque ya llevamos muchos años sin gobierno y cuando se forma no dura el tiempo completo de una legislatura. Los partidos han entrado en esta última semana en el cuerpo a cuerpo.

Todos contra Illa. Era evidente porque está a la cabeza de las encuestas. Lo que no es evidente es el trumpismo que han utilizado JxCat y ERC por la parte independentista y Ciudadanos y PP por la esquina de la derecha española. Sus insidias, mentiras y calumnias le hicieron un favor a Salvador Illa, que se permitió el lujo de hacerse el ofendido. Era tan poco creíble que le acusaran de ser positivo o de haberse vacunado, que lo que algunos piensan que ha sido su éxito electoral, no es más que un ridículo que ha promocionado al candidato socialista. Ya puestos, ¿por qué no nos cuenta la candidata Borràs porqué se pasa por el forro las normas de su propio gobierno?. ¿Por qué no explica qué hacía en un restaurante empezando a comer a las 15.30 h, cuando esa es la hora de cierre?. La denuncia la hizo el periodista Andreu Farràs, que puso nombre, apellidos y dirección al restaurante. Por cierto, Illa autorizó que se publicaran sus datos y no, no se ha vacunado.

PSC y ERC, a la greña. Lo dijimos en este medio desde el principio. Republicanos y socialistas polarizarían la campaña. Son antagónicos, pero se necesitan para ganar en sus respectivos espacios. Quizás más ERC a la que, como siempre, se le atraganta la última semana de campaña. El lunes es de esperar que ambos pongan pie en pared, porque lo único razonable, el único gobierno sensato, es el que puedan formar entre ambos. La fórmula, coalición o apoyo externo, es lo de menos. Lo de más es estabilidad y gobierno. Porque sin gobierno, sin presupuestos, con crisis sanitaria, con crisis económica, lo de la decadencia será cada día más una realidad.

ERC versus JxCat. Laura Borràs ha demostrado que como candidata es buena. Polemista, atrevida, no se arredra, tiene épica. Como gestora, eso ya es más cuestionable. Recuerden solo el Institut de les Lletres Catalanes. Parece que los de Puigdemont han renacido en los últimos días, por lo que la DUI ha pasado a mejor vida, como se vio en el debate de La Sexta. Por cierto, debate que se hizo en castellano. No estaban los partidos independentistas tan estupendos como en el debate de RTVE. Si JxCat gana, tendremos tormenta asegurada, con los republicanos temblando en el rincón de pensar. Este es el punto clave. Si gana JxCat, no habrá gobierno, a no ser que ERC se arrodille y haga presidenta a Borràs. Si gana ERC se abren más posibilidades. Las cosas deben estar tan empatadas que Aragonès se decidió a atacar a Borràs, y viceversa, en el último debate. Obviar al adversario más directo solo beneficia a un tercero. Y ese tercero puede ser el PSC si el electorado independentista, una parte de él, se queda en casa.

Tsunami en la derecha. Vox parece que le roba la merienda al PP, hoy pocos lo ponen en duda, y al final también a Ciudadanos. Si esto sucede, la carambola en Madrid puede acabar con Casado y Arrimadas en el agujero de la mesa de billar. El nerviosismo de Ciudadanos y PP se ha evidenciado en las últimas horas lanzando mensajes de perdón por lo sucedido en 2017. Un mensaje para atraer al votante moderado, porque el más radical hace tiempo que les abandonó por la formación de la extrema derecha. Si el PP se vuelve extraparlamentario, la crisis se llevará a Casado por delante, igual que a Arrimadas si la caída los deja por debajo de dos dígitos. En el PP, si entra y Vox hace el sorpasso, Casado no querrá irse, pero a lo mejor lo echan. Estaremos atentos a la capacidad de Inés Arrimadas para capear el temporal, porque temporal tendrán los naranjas. Perder más de 25 diputados es un desastre en toda regla.

Comunes arañando al PSC. Jèssica Albiach le pone voluntad, pero a Illa le ha hecho pellizcos de monja. Los comunes se antojan decisivos si ERC se aviene a un pacto de izquierdas, pero habrá que estar atentos a sus fuerzas, que van menguantes. Algunos los sitúan en el umbral de grupo parlamentario. Aun así, pueden ser decisivos. Si lo son, será como un soplo de aire fresco para Colau, que ha pasado está campaña con más pena que gloria.

¿Resucita el PDECat? Àngels Chacón ha hecho una buena campaña y ha sacado de la irrelevancia política a su partido aunque, cosas de la vida, ella no entrará en el hemiciclo, porque los antiguos convergentes pueden llegar al Parlament vía Lleida o Girona. Y, también cosas de la vida, depende de la correlación de fuerzas, pueden tener la llave de cualquier gobernabilidad. Tanto, que Junts per Catalunya les ha atacado con saña en los últimos días. Eso indica que las posibilidades de llegar al Parlament son posibles. Si no llegan, será el réquiem para el partido.

La CUP, subida a la ola. Es la peor campaña de los independentistas anticapitalistas. La desconfianza y las luchas cainitas se han adueñado de una formación que ha dejado en la cuneta a su candidata, Dolors Sabater, en diversas ocasiones. Sin embargo, su bisoñez y su falta de preparación no son óbice para que puedan doblar su representación. La única incógnita es saber a qué partido independentista debilitarán, porque la CUP recoge, como Vox, el voto cabreado, y este voto existe, haberlo háylo, como las meigas.

Y un deseo final para esta jornada. Voten, cumplan las normas de seguridad, pero voten para que haya un gobierno estable. Dicen que eso es cosa de los políticos, y es verdad, pero también es cosa de los ciudadanos. Hoy no es día de aventuras.

Artículos anteriores
¿Quién es... Toni Bolaño?
Toni Bolaño

Periodista. Miembro del Consejo Editorial de CRÓNICA GLOBAL. Ex director de Comunicación de la Presidencia de la Generalitat y del Ministerio de Industria, Energía y Turismo. Tertuliano en Cadena Ser, Antena 3 y La Sexta.