Menú Buscar

A Ayuso no se le ocurrió

Roberto Giménez
3 min

Hay una frase recurrente para el primer día de otoño: el otoño caliente, que lo será, sin duda. Pero en este complejo año, con independencia del tiempo que haga, más que frio es helado para todas las generaciones por igual: los viejos porque caen, los padres por el temor a caer, a los adolescentes porque están en la primavera, y los niños porque no saben. Nunca olvidaremos éste año mientras vivamos. Como en 1918 con la gripe mortal, que no era española, y fue un invento del grupo Hearst norteamericano.

No me quiero repetir ,pero no me gusta ningún político (rojos, azules, amarillos, morados o naranjas; ningún me merece confianza). Me gustaría ser alemán o sueco.

Hablando de nuestra nación, la que nos preocupa porque es nuestra casa, me gustaría que el presidente fuera mujer, no Isabel Díaz Ayuso, muy mona pero poco más. Por supuesto, quisiera tener a Angela Merkel, pero aquí tenemos la pareja Pedro y Pablo. No son los Picapiedras, cuando los de mi quinta éramos niños, porque esos personajes eran amigos, y esta pareja son enemigos íntimos.

No como Sánchez y Casado que son enemigos declarados, por eso no me importaría ser alemán, pero la Historia nacional nos ha marcado una cicatriz a mi generación y me temo que a la siguiente.

Cada día helado de este maldito año despertamos con una navaja de Bruto, como ayer el segundo fiscal Navajas, apuñalando a la Fiscal General del Estado, la ex ministra de Justicia. Es decir al presidente Sánchez.

En mala hora el presidente del gobierno nombró a Salvador Illa ministro de Sanidad, lo conozco personalmente, y me fio de él. No entiendo por qué en España hay más muertos y afectados que en EEUU, Brasil o Italia. Ni yo ni nadie se lo explica, sea cual sea los muertos que haya, hasta en eso no se pone de acuerdo la oposición.

No me gusta el gobierno de España, pero menos la Generalitat de Carles Puigdemont, la última ocurrencia de su títere en la plaza del Palau de Sant Jaume, al aconsejar a los catalanes que no viajen a Madrid y a los madrileños que vengan por avión o AVE les tomarán la temperatura para que no nos infecten, eso no se le ocurrió a Ayuso cuando Cataluña estaba hechos unos zorros.  

Artículos anteriores
¿Quién es... Roberto Giménez Gracia?
Roberto Giménez

Durante treinta años ha sido director del Vallés, era el segundo semanario más antiguo de Cataluña, y fue director de Honor de El Vallès del siglo XXI. Ha escrito diez volúmenes de la serie 'Casi treinta años y un día' -en Sant Jordi de 2017 se publicó el último: 'Mis Enemigos Íntimos'-. Son las memorias del director del semanario comarcal más leído en Cataluña, que desapareció seis meses después de que lo dejara. Cada Sant Jordi publica una edición de 100 ejemplares que se agotan el mismo día. ¿Por qué no hace más? "Son para mis amigos", responde. Retirado antes de tiempo, con 55 años, por culpa de una bala traidora en la médula... También se le puede seguir en Facebook -cada día laborable publica 'La libreta azul'- y en Twitter. No es el capitán Araña. Sus amigos dicen que es honesto y leal, pero eso se lo dicen porque son sus amigos. Para entrar en su cofradía exige Derecho de Admisión. Vale quien sirve, pero no sirve cualquiera.