Conversaciones filtradas

Ignacio Vidal-Folch
4 min

En el sainete de la política regional al que venimos asistiendo estupefactos y ligeramente asqueados sólo faltaba el condimento de las escuchas telefónicas a Salvadó, Jové, Comín, Viver, Rovira y otros conspiradores, que revelan que han estado mintiendo al personal, o, bueno, "exagerando"; y que desconfían los unos de los otros; y que lo que mejor que tenían preparado para cumplir sus planes secesionistas era un código de seguridad --no muy eficiente, como se ha visto-- a base de eufemismos y alusiones para hablar por teléfono sin dar pistas de sus movimientos a la policía.

En la última de estas conversaciones que se han filtrado, el exsecretario de Hacienda Lluís Salvadó, sospechoso de ser figura principal de la conspiración golpista, sostiene --se entiende que en tono bufo-- que es más fácil inaugurar un pantano o un tramo de autopista que encontrar una mujer capacitada para la gestión política; y por ese motivo, lo mejor es nombrar para el cargo de consellera de Enseñanza a la rumana más tetuda que se pueda encontrar; y si no hay rumana a mano, pues a alguna brasileña, que son resultonas. Nada, puerilidades, tonterías de patio de colegio, pero la filtración de esta conversación privada a la esfera pública ha dado qué hablar; unos condenan el machismo y racismo​ explícitos en esas frases, otros defienden el derecho a ser zafio en privado, y el mismo Salvadó, abrumado, duda entre dimitir, como le exigen los centinelas de la corrección política, o agachar la cabeza, apretar los dientes y esperar a que escampe.

La filtración deja a los interlocutores en una situación desairada y vagamente ridícula, pues queda violado su derecho a la intimidad y queda expuesto lo que se quería ocultar

Tanto si en esas conversaciones telefónicas que van trascendiendo se despachan cosas graves --como peticiones a la secretaria de que oculte pruebas incriminatorias-- como triviales --como eso de que ante la duda, la más tetuda--, la filtración deja a los interlocutores en una situación desairada y vagamente ridícula, pues queda violado su derecho a la intimidad y queda expuesto lo que se quería ocultar. Me disgusta más darme cuenta de que la filtración de esas conversaciones no sólo les daña a los interlocutores, sino también a todos los que las escuchan, salvo naturalmente a los miembros de las Fuerzas de Seguridad del Estado y a los periodistas que buscan información para hacer su trabajo lo mejor posible.

Los demás hubiéramos debido abstenernos de pulsar el link. Hacerlo nos pone en el lugar del espía, y hay, en esas charlas que impunemente escuchamos, flexiones del tono, tartamudeos, alusiones cautelosas, vacilaciones, repeticiones, latiguillos, bufidos y énfasis que se hacen notar y que dan mucha pena. Dan una idea muy modesta del hombre, pillado con el carrito del helado. Esto no tiene gracia porque todos preferiríamos estar rodeados de grandeza, y no de gente que dice "aquello que... tú ya sabes... aquellos documentos... ponlos donde te dije". "Tranquilo, ya los he retirado". Esas tristes astucias expuestas al sol nos rebajan, por contagio. Desmoralizan.

Artículos anteriores
¿Quién es... Ignacio Vidal-Folch?
Ignacio Vidal-Folch

Por desgracia nací huérfano, ya que mis padres fueron aplastados por un aerolito un par de años antes de que yo naciese. Esta tragedia me obligó a formarme como autodidacta. De joven lavé platos en el Soho, fuí maquinista en un ballenero, croupier en un casino, músico callejero en la estación Sebastopol del metro de París, y dí tres veces la vuelta al mundo como inspector de hoteles para la cadena Savoy. Enriquecido por tantas experiencias volví a Barcelona, donde he publicado varias novelas y libros de relatos y colaboro con el diario El País y las revistas Tiempo, Jot Down y otras.

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información