Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Puente de Montblanc construido por la UME del Ejército tras las últimas inundaciones en Cataluña

La UME, por encima de las ideologías

La ayuda del Ejército está siendo crucial para desinfectar residencias y todo tipo de instalaciones durante la crisis del coronavirus, aunque también lo fue antes con otras duras tareas

2 min

Cuando el presidente José Luis Rodríguez Zapatero puso en marcha la Unidad Militar de Emergencias (UME), surgieron voces que criticaron la decisión, lo pusieron a bajar de un burro y le acusaron de montar un cuerpo militar para no se sabe qué ocultos designios. Aquellos que bramaron e insultaron, ahora callan sus críticas y son los más firmes partidarios de esta unidad militar, el mejor ejemplo de la democratización del Ejército, de su nueva imagen en la sociedad española.

Algunos se han puesto de los nervios, negando su ayuda en esta crisis. Sin embargo, otros han entendido que las ideologías están muy por debajo de la vida y del bienestar y han llamado sin ningún prejuicio a los militares. Alcaldes de todo tipo y color han pedido ayuda a la UME. Desde Ada Colau, alcaldesa de Barcelona, hasta alcaldes de ERC les han pedido su colaboración porque son unas fuerzas bien organizadas, para desinfectar residencias, para retirar los cadáveres que se amontonaban en algunas de ellas, para actuar ante inundaciones o incluso construir puentes destruidos por la borrasca Gloria.

Otra perspectiva del puente construido por el Ejército en Montblanc
ume2

En tres días, los zapadores del ejército reconstruyeron un puente más que necesario en Montblanc, y su alcalde tuvo que tragarse su orgullo lleno de hieles.

La UME ha estado casi omnipresente. También han sido claves en el montaje de los hospitales de campaña, aunque algunos “impresentables” protestaban porque no les gustaban las “tiendas de campaña verdes”. Sin duda, la bajeza moral raya en la idiotez. La UME ha estado, se la ha esperado, y siempre ha llegado.