Menú Buscar
Nora y Elena, doctoras de Iberdrola / CG

Cuando la salud y la luz son lo primero

Las doctoras Nora y Elena han pasado de prestar sus servicios en Iberdrola a reforzar la lucha contra el coronavirus en una cárcel de León

3 min

Nora y Elena son dos jóvenes doctoras. Hasta finales de marzo, en medio de la declaración del estado de alarma, seguían prestando sus servicios como médicas de empresa en Iberdrola, la compañía eléctrica que tenía (y tiene) desplegados a centenares de trabajadores para garantizar el correcto funcionamiento de la red, reforzando el suministro a los centros hospitalarios y velando por solventar averías.

Todo el afán de la compañía es asegurar el bien más preciado durante la reclusión: la luz. Especialmente la luz, porque sin energía eléctrica el encierro hubiera sido más duro, todo un aislamiento, un desastre, una completa tortura. Sin luz no tendríamos ni agua, ni gas, ni teléfono, y mucho menos, para algunos lo más importante, la televisión y el ordenador. El peor de los escenarios. Sin duda, este estado de alarma nos ha confirmado que la salud y la luz son lo primero.

Colaboración con Instituciones Penitenciarias

La vida de Nora y Elena se vio alterada por la reclusión, igual que ocurrió a todos los españoles, pero también su rutina profesional saltó por los aires. Su empresa, Iberdrola, se había puesto a disposición de la Secretaría General de Instituciones Penitenciarias para reforzar los servicios médicos en algunos centros. De esta forma, Nora y Elena cambiaron la sede corporativa de su empresa para pasar consulta en un lugar diferente: el centro penitenciario de Villahierro en la leonesa localidad de Mansilla de las Mulas. No han sido las únicas. Otro compañero suyo presta sus servicios desde el 1 de abril en la consulta de atención primaria en la prisión de Picassent (Valencia).

Iberdrola, como muchas grandes empresas, ha puesto en valor en estos días que la colaboración público-privada es esencial. Ha comprado material sanitario por más de 20 millones de euros, no despedirá a sus trabajadores --tampoco en las empresas colaboradoras--, y su presidente, Ignacio Sánchez Galán, ha anunciado que las inversiones tras el estado de alarma no se pararán. Además, sus trabajadores están en primera línea de combate contra el coronavirus, como lo demuestran Nora y Elena.