Menú Buscar

Rafael, el fumigador que lucha contra el Covid-19 en las calles

Innumerables héroes anónimos aportan cada día incansablemente su granito de arena para vencer a la pandemia que asola el planeta

2 min

Rafael llega al Ayuntamiento de Sant Cugat a las 6 de la mañana. Trabaja en la empresa concesionaria Valoriza. Se viste con mono y mascarilla y sale a la calle para luchar, en primera línea, contra el coronavirus. Lo hace bien pertrechado con su uniforme y armado con su particular pistola. Un arma mortífera que lanza litros de desinfectante para aniquilar al maldito bicho.

Rafael es uno más del ejército de fumigadores que sale todos los días a desinfectar, a fumigar cada rincón de Cataluña.

Los modernos 'cazafantasmas'

Son los modernos cazafantasmas. Los de Nueva York se enfrentaban a sucesos paranormales. Los de aquí encaran diariamente la cruda realidad. Se la juegan ante un virus que no vemos pero que está ahí. No es paranormal, es repugnantemente normal.

Rafael --y sus compañeros-- patrullan a diario. La pasada semana fumigaba y desinfectaba la plaza Lluís Millet de la ciudad vallesana, un espacio casi fantasma en estos días de confinamiento. Por ella, un día normal pasan miles de personas para entrar o salir de la estación de Sant Cugat de los Ferrocarriles de la Generalitat o, cuando el tiempo acompaña, sentarse en las terrazas o comerse una hamburguesa en un conocido restaurante. Rafael, como los cazafantasmas, ganará la batalla con ese bicho invisible pero ladino.