Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Mónica da apoyo emocional a los trabajadores de Agbar para afrontar la crisis del coronavirus

Mónica, el apoyo emocional

Esta trabajadora es un ejemplo de los miles de psicólogos que están ayudando a trabajadores, familiares y sanitarios a afrontar la crisis del coronavirus

3 min

El coronavirus provocó un terremoto en la empresa. Las formas de trabajar cambiaron de la noche a la mañana. Incluso antes de que se declarara la pandemia. Nada de viajes, todos a teletrabajar y los equipos esenciales en las plantas y las brigadas tenían que cumplir con normas de prevención. En las plantas, equipos aislados durante varios días para proteger a los trabajadores y a sus familias y para garantizar que el servicio de suministro de agua en todos los hogares en pleno confinamiento.

Mónica notó rápidamente los cambios. Después de ocho años trabajando en Aigües de Barcelona gestionando proyectos en el área de Estrategia y Sostenibilidad, de un día para otro volvió a su juventud. Es licenciada en Psicología, Publicidad y Relaciones Públicas y Coaching. Y tiene experiencia, después de 12 años en el departamento de Recursos Humanos en una empresa anterior. Por eso, desde el día D, Mónica acompaña a sus compañeros de trabajo en materia emocional para ayudarles a superar la tensión que generan el confinamiento, el estar alejados de la familia.

Mónica es un ejemplo de los miles de psicólogos que están ayudando a trabajadores, familiares y sanitarios a superar los cambios radicales en su forma de vivir durante la pandemia. No se lo pensó dos veces y la videoconferencia ha servido para echar un cable a sus compañeros destinados a vigilar los puntos neurálgicos de la empresa. Hablaban con sus parejas, con sus hijos, con sus amigos, y con Mónica. En este confinamiento, Mónica es uno más para los centenares de trabajadores de Agbar, sobre todo para los que velan para que este confinamiento no sea un drama sin agua.

Además, Mónica está encantada: “Acepté sin pensármelo porque me daba la posibilidad de ayudar de manera profesional, trabajar con un equipo transversal y reactivar conocimientos y experiencias”, explica. Después de casi dos meses de cambio de tercio, el Servicio de Salud Emocional funciona a pleno rendimiento. Mantiene seguro el secreto profesional y no suelta prenda. La suelta dónde la tiene que soltar y para quién la tiene que soltar. Mónica ha vuelto a sus orígenes para alegría, consuelo y apoyo de sus compañeros, porque “las crisis también son oportunidades”.