Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Dos trabajadores de la empresa logística DSV transportan camas para un hospital en plena pandemia del coronavirus

El milagro de la logística

Las empresas del sector sostienen la cadena de distribución de alimentos y el envío de material sanitario en tiempos de crisis

2 min

La logística ha sido fundamental para mantener el pulso vital de la sociedad en estos momentos de reclusión. Ha sido necesaria para evitar la ruptura de la cadena de distribución de alimentos o para el envío de material sanitario de primera necesidad.

Sin la logística, sin los miles de transportistas que han ido de allá para acá, y de acá para allá, nuestra sociedad se hubiera caído como un castillo de naipes. Sobre todo, en aquellos primeros días en los que se trataba de intentar dar respuesta inmediata a todas las necesidades. De las más evidentes hasta las que se descubrieron a medida que la pandemia se escribía con mayúsculas.

Actividades adaptadas a las necesidades

Las empresas del sector logístico hicieron, y hacen, un esfuerzo para garantizar los suministros por carretera, ferrocarril, mar y aire. DSV, empresa multinacional ubicada en Rubí, es una de estas. No sólo fue capaz de montar el primer puente aéreo entre Barcelona y Shanghái y garantizar los suministros por todos los medios de transporte, sino que también ha aportado su grano de arena a la lucha contra el coronavirus adaptando su capacidad logística a una tarea más prosaica: la mudanza urgente

En colaboración con el Gremio de Hoteles de Barcelona y bajo la coordinación del Hospital General de Catalunya, los trabajadores de DSV se convirtieron en los protagonistas de una mudanza peculiar que acabó con 300 camas, separadores, además de todo tipo de material sanitario como guantes y mascarillas en hospitales del área metropolitana de Barcelona y en instalaciones de campaña, para garantizar un lugar adecuado a los enfermos convalecientes. La mudanza en su nueva ruta hoteles-hospitales, se hizo en un tiempo récord y las camas estuvieron en el lugar adecuado cuando llegó el pico del ataque del coronavirus. El momento adecuado, el momento en el que la necesidad apremiaba. Es el milagro de la logística.