Menú Buscar
Pásate al modo ahorro

Lidia, la cuidadora que protege a Teresa del coronavirus

La anciana puede vivir en la que ha sido su casa durante los últimos 50 años gracias al apoyo de la persona que vive con ella las 24 horas al día

2 min

Lidia Terrones llegó a España desde su Perú natal en 2003, y desde entonces se ha dedicado al cuidado de personas mayores. Inicialmente trabajó para empresas del sector, pero desde 2016 es la cuidadora de Teresa, de 94 años, que tiene un grado A de dependencia.

Las dos viven en el Eixample barcelonés, en el domicilio de Teresa, quien pese a sus deficiencias y dificultades para llevar una vida normal puede seguir residiendo en la que ha sido su casa desde los años 70. Con el confinamiento, y dado su delicado estado de salud, ya no salen a la calle y tampoco reciben la visita de la fisioterapeuta que semanalmente le practica algunos ejercicios y masajes.

Como han tenido que saltarse la visita de los jueves a la peluquería, Lidia se encarga de ponerle los rulos y peinarla, darle un poco color en la cara y también de pintarle los labios de cuando en cuando para que se sienta arreglada, como cuando ella podía hacerlo por si sola. 

Se encarga de todo

Lidia, que ya tenía experiencia como ama de casa --ha criado a tres hijos-- se encarga de todo, desde la compra y las labores del hogar hasta mantener informada a la familia de Teresa –que ahora no la puede visitar-- de cómo evoluciona. Algunos inviernos ha tenido problemas espiratorios; por eso es tan importante en este caso mantenerla aislada del exterior.

Las noticias que llegan de las residencias de ancianos estos días ratifican a sus hijos en la decisión que tomaron cuando su madre se quedó sola e impedida de contratar a una cuidadora para que le ayudara las 24 horas del día con tal de que ésta pudiera seguir en la que ha sido la vivienda familiar de los últimos 50 años.