Raptan a un bebé enfermo concebido por un vientre de alquiler en México

La pareja que contrató el vientre de alquiler por 560 dólares al mes se desentendió del niño y luego lo secuestró

09.08.2017 18:20 h.
3 min
Una mujer embarazada de vientre de alquiler en una foto de archivo / EP

Una mexicana hizo de vientre de alquiler por 560 dólares al mes durante el embarazo, pero se tuvo que quedar con el bebé enfermo porque la pareja contratante se desentendió. Pese a ese primer abandono, uno de los padres del bebé volvió a su casa y se llevó al niño. Los hechos se han producido en Tabasco, uno de los estados de México --junto con Sinaloa-- donde está permitida la maternidad subrogada. Aunque la reforma de la ley en el 2016 ha dejado fuera de sus beneficiarios a solteros, homosexuales y extranjeros.

Sin contrato

Antes de estos cambios normativos, la normativa permitió que esta mujer, Laura, y una pareja de San Diego, en California en Estados Unidos, llegaran a un acuerdo en 2015. Sin embargo, no llegaron a firmar un contrato, según ha explicado a Efe el abogado de la madre, Alex Alí Méndez.

La agencia que hizo de intermediaria prometió a Laura 10.000 pesos (560 dólares) al mes y apoyo para continuar con sus estudios. A pesar de que la madre no recibió ese dinero, la pareja, Eduardo y David, decidieron continuar con el acuerdo por su cuenta.

Displasia pulmonar

El niño, Valentino, nació en octubre de 2015 con varias complicaciones de salud, entre ellas displasia pulmonar, un mal que afecta a los bebés prematuros. Fue tratado en una clínica particular, pero los contratantes se desentendieron porque no podían asumir el coste.

Laura propuso inscribir al bebé enfermo como su hijo, para que así pudiera beneficiarse del seguro médico de su marido. Así, la familia no volvió a saber de la pareja homosexual hasta el pasado mes de julio, cuando Eduardo volvió a Tabasco.

Secuestro

El supuesto padre adoptivo amenazó y engañó a la madre biológica. Se llevó al pequeño para hacerle una prueba de ADN y aseguró que después de lo devolvería, pero nunca ha regresado y tampoco el niño.

En el acta de nacimiento aparecen los nombres de Laura y su marido como padres del niño. Por lo tanto, ellos son los progenitores y cualquier adulto que se lo lleve contra su voluntad incurriría en secuestro. Actualmente, el niño continúa en paradero desconocido.

Otros casos

Este caso no es el único con complicaciones a raíz de la legislación en materia de maternidad subrogada. A principios de año, al menos 16 bebés, muchos de padres extranjeros, estuvieron semanas sin identificar porque las transferencias embrionarias acordadas con la antigua legislación, se produjeron con la nueva norma.

¿Quiere hacer un comentario?