Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Miquel Roca Junyent

Miquel Roca: con la Corona y contra España

El bufete presidido por Miquel Roca Junyent -ex dirigente de CiU, 'padre' de la Constitución y abogado de la Infanta Cristina- elabora un informe para avalar los argumentos esgrimidos por el Consejo Asesor para la Transición Nacional, órgano creado por Artur Mas para allanar el camino hacia la secesión de Cataluña.

Redacción
3 min

"Cataluña deberá de tener un encaje necesario internacional en el espacio Schengen, en España y en la Unión Europea [tras la secesión]. No sólo conviene a Cataluña y a sus ciudadanos, sino que es imprescindible para toda la ciudadanía de la Unión incluida la española no catalana. No prever este escenario sería como mínimo de una irresponsabilidad sin paliativos y de consecuencias contrarias a los derechos subjetivos de las personas que, en definitiva, son quienes legitiman con sus votos a sus gobiernos y son los motores de la democracia y, evidentemente, sus naturales beneficiarios".

Esta es la conclusión a la que llega el informe "Ciudadanía y nacionalidad futura en una Cataluña independiente", recientemente elaborado por Eduard Sagarra Trias, uno de los socios del bufete Roca Junyent, presidido por el ex dirigente de CiU y 'padre' de la Constitución Miquel Roca Junyent.

El informe, ofrecido en la página web del bufete, perfectamente podría estar firmado por el Consejo Asesor para la Transición Nacional (CATN) puesto que reproduce los mismos argumentos que esgrime el grupo de expertos seleccionado por el presidente de la Generalidad, Artur Mas, para pilotar su proyecto secesionista.

Una ruptura dulce

Así, Sagarra plantea una independencia de Cataluña que solo conllevaría efectos positivos sobre los ciudadanos catalanes. Según su hipótesis los catalanes ostentarían sin problemas la doble nacionalidad -catalana y española- tras la secesión, manteniendo de esta forma la ciudadanía europea con todas sus ventajas, aún en el caso de que Cataluña estuviese fuera de la UE.

"Estamos convencidos y abogamos desde aquí, que esta posible situación que afecta a todas las personas, hoy españolas y mañana catalano-españolas (al igual que muchas otras en el desencuentro entre Cataluñl y España), deben de hallar una salida lógica mediante acuerdos, diálogo o transacciones, sea cual sea el futuro de las relaciones entre Cataluña, España, y la Unión Europea", insiste el estudio.

Y finaliza señalando que "aunque parezca paradójico, podría darse el supuesto que si Cataluña no perteneciera a esta organización supranacional que es la UE, como Estado miembro de la Unión, tras la Secesión; sin embargo sus nacionales que a la vez fueran españoles tendrían el privilegio de ser ciudadanos de la Unión con todos los derechos inherentes a dicho estatus en el territorio de los 28 Estados hoy miembros, incluida España y en todo el mundo".

Tal vez lo que de verdad sea paradójico es que el bufete que defiende a la Infanta Cristina -que ocupa el séptimo lugar en la línea de sucesión a la Corona española- esté avalando las hipótesis de un organismo como el CATN, cuyo objetivo es allanar el camino hacia la secesión de Cataluña.