Menú Buscar

Lucía Puenzo: “En los concursos de belleza se cocinaba la política de un país”

La directora argentina viaja hasta el México de 1989 para ofrecer un retrato devastador y cruel de la elección de misses

La directora y escritora Lucía Puenzo CG
La directora y escritora Lucía Puenzo CG

Lucía Puenzo (Buenos Aires, Argentina,1976) salta en el tiempo para reflejar el concurso de Miss México 1989. No se trata de una serie que refleja una historia concreta pero sí se basa en hechos reales, el reflejo de un mundo que nos parece lejano pero que ha formado el presente.

En Señorita 89 (Starzplay) aparece retratada la relación que los poderes de un Estado tienen con la construcción de un país, de una mentalidad determinada, cómo desde los medios y el espectáculo pretenden configurar una imagen de ellos mismos.

Abusos y cambios

La realizadora asegura que eso es lo que más le interesa reflejar. En el camino, por eso, refleja realidades que se sucedían como unas “reglas violentas” contra los cuerpos de las mujeres. Los abusos sexuales y de poder se retratan con la máxima crudeza, abortos clandestinos, extorsiones.

La argentina asegura que no se puede decir que esa es la realidad contemporánea, pero sí que la situación actual bebe de eso. Por suerte, el mundo ha cambiado ¿o no?

--Pregunta: ¿Qué le atrajo de este mundo de los concursos de belleza?

--Respuesta: Me atraía pensar cómo en un pasado tan presente el mundo puedo ser radicalmente otro. Todo lo que hoy nos escandaliza en 1989 estaba permitido. El concepto del cuerpo de la mujer, los abusos en el trabajo, todo ese universo que cuenta la serie era realmente así. El mundo de la belleza era casi una excusa para hablar de un corte político y del país. A mí siempre me fascinó la relación de los medios con el espectáculo, con la política y con la bajada de línea de construcción un país. Parece poca cosa, pero es algo muy grande. No era menor hablar del mundo de la belleza, no era menor el universo de la construcción como fábrica de reinas, de mujeres hermosas que tenían después un montón de funciones. Ponían a 32 mujeres a convivir en un espacio de ocio del poder, por allí pasaban los presidentes de Latinoamérica, el de Estados Unidos y había un consumo obsceno de mujeres allí dentro, sin voluntad de querer esconderlo. Allí se cocinaba la política del país y era muy atractivo el corte como radiografía de un país.

--¿Cree que se mantiene parte de todo eso?

--No exactamente, igual. Es un corte muy específico de un momento. Lady fue uno de los primeros casos de mujeres desaparecidas en el norte. Si la contáramos hoy, la historia se relataría desde otro lugar. Es el corte de un momento de México, donde asomaba la trompa del neoliberalismo, que empezaba la trata de mujeres,… la serie retrata un momento.

--¿Por qué cree entonces que es necesario recordarlo? ¿Hay gente que aún no quiere verlo, esas relaciones con el poder y los concursos de belleza, los medios?

--Siempre me fascinó el momento fundacional de las televisiones de Latinoamérica y su convivencia con los partidos políticos. Los grandes grupos de Latinoamérica y que también se producen en España y en Europa. Si uno mira la gestación de los medios, por quién estaban financiados, qué decían, cómo repercutían, cómo era un órgano político, cómo representaban el mundo del espectáculo. Toda esa radiografía es fundamental para entender el mundo de hoy. El mundo no es el mismo hoy. Cuando pensamos series hoy no se pueden pensar sin Internet y las redes sociales, tienen una dinámica distinta. Mirar hacia el pasado ayuda a entender el presente. Es mentira que sólo hay que mirar el presente para entender el presente.

--La serie refleja también el mundo del aborto clandestino porque en el concurso de belleza no podía haber una mujer embarazada.

--Era increíble. Nos metimos en un grupo de mujeres a estudiar las reglas de los concursos y ya eran violentas. La mujer no podía haber sido madre, no podía haber amamantado, no podía haber tenido un aborto… era el lugar de la familia, la construcción de la mujer que imaginaban. ¿Y las mujeres reales con sus problemáticas qué hacían con todas esas reglas? Sólo tirando de esas reglas las historias surgen.

--Como se mete con el poder, ¿ha recibido algunas previsiones?

--Nosotros trabajamos con total libertad, veremos que pasa ahora que se acaba de estrenar.