Menú Buscar

Revés al Govern: la justicia declara nulo el PDU Gran Via-Llobregat

El TSJC tumba la urbanización de un millón de metros cuadrados al sur de Barcelona y avisa al Govern de que el AMB debe dibujar el urbanismo en esta zona

Recreación digital de la zona resultante del PDU Gran Via-Llobregat / CG
Recreación digital de la zona resultante del PDU Gran Via-Llobregat / CG

La justicia ha tumbado el plan director urbanístico (PDU) de Gran Via-Llobregat, aprobado por el Gobierno catalán en 2017. El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) ha declarado la nulidad del planeamiento de un millón de metros cuadrados al sur de Barcelona y, lo que es más, ha enviado un mensaje al Govern: el desarrollo de la gran Barcelona debe hacerse desde el Área Metropolitana de Barcelona (AMB).

Han informado de ello ecologistas contrarios al plan, que han avanzado que el TSJC ha dado por buenos los argumentos de En Comú Podem de L'Hospitalet de Llobregat (Barcelona), socios del partido de la alcaldesa de la Ciudad Condal, Ada Colau, en la segunda mayor urbe catalana. El Tribunal, tras un recurso contencioso-administrativo de la formación, declara nulo de pleno derecho el instrumento urbanístico.

El planeamiento debe ser metropolitano

Según los recurrentes, el argumento principal que ha estimado el Tribunal es que el PDU dibujado por la Consejería catalana de Territorio, que comanda Damià Calvet (Junts per Catalunya), "vulnera el principio de jerarquía normativa".

Según ellos, deberia ser el AMB, que está elaborando un PDU Metropolitano, y no Territorio, quien dibuje la gran Barcelona del futuro. De hecho, el planeamiento que proyecta el Área está destinado a sustituir el antiguo Plan General Metropolitano (PGM).

El AMB no lo votó por Colau

De hecho, cabe recordar que el PDU Gran Via-Llobregat ya causó un cisma en el Área Metropolitana de Barcelona el pasado mandato. El instrumento urbanístico no se llevó al consejo metropolitano porque el partido de Ada Colau, que ya presidía la institución supramunicipal, se oponía, mientras que sus socios, el PSC, lo apoyaban.

En aquel momento, el AMB decidió inhibirse en la valoración de un plan que afecta a un millón de metros cuadrados al sur de Barcelona, en su frontera con L'Hospitalet. La hoja de ruta pivotaba sobre tres ejes: el soterramiento de la Gran Vía desde la zona de la plaza Europa; la creación de un clúster económico de oficinas y biomedicina enlazado con los hospitalet de Bellvitge y el Duran i Reynals y la creación de un gran parque urbano en forma de pulmón verde en torno a la zona de Can Trabal.

Destacadas en Crónica Vida