Menú Buscar

Así es la nueva ciudad inteligente que Arabia Saudí quiere construir

Su nombre será The Line, tendrá 180 kilómetros y se caracterizará por tener un concepto nunca antes empleado hasta la fecha

The Line, una ciudad de 180 Km. / NEOM
The Line, una ciudad de 180 Km. / NEOM

El príncipe heredero de Arabia Saudí Mohamed bin Salmán ha anunciado la construcción de un nuevo concepto de ciudad que no se ha visto nunca antes en la historia (al menos tal cual), ya que no tendrá calles y se extenderá en una línea recta de 180 kilómetros de distancia.

Su nombre será The Line y formará parte del proyecto NEOM, una zona que pretende convertirse en un centro global de negocios y que estará situada en la región fronteriza de Arabia Saudí con Jordania y Egipto.

En 2021

Esta ambiciosa empresa comenzará a construirse el primer trimestre de 2021 y tendrá un coste aproximado de 200.000 millones de dólares, los cuales estarán financiados por los fondos del propio proyecto NEOM, que están impulsados por el propio gobierno saudí, así como por inversores tanto locales como extranjeros.

Sin embargo, más allá de las ingentes cantidades de dinero que se moverán para levantar The Line, esta ciudad -si llega a construirse tal y como apuntan en los planos iniciales- destacará por ser única en el mundo.

Un millón de personas, cero emisiones de carbono

Las previsiones son que llegue a albergar a un millón de habitantes, los cuales utilizarán energías renovables (solar, eólica y generada por hidrógeno), de manera que no se producirán emisiones de carbono y no se expulsará contaminación a la atmósfera.

“Preservará el 95 % de las áreas naturales en NEOM, con cero automóviles, cero calles y cero emisiones de carbono”, aseguró Bin Salmán. Además, según apuntó el propio príncipe, se tratará de una ciudad inteligente, dado que se incorporará robótica e inteligencia artificial para responder a todas las necesidades que tengan los vecinos.

¿Es útil una ciudad sin calles y tan larga?

Esta es la pregunta que mucha gente se hace al sopesar los 180 kilómetros que separarán un extremo del otro (más o menos de Barcelona a Vinaroz en línea recta), ya que se trata de una distancia muy amplia. Pues parece ser que no habrá ningún problema al respecto. El objetivo es que todas las comunicaciones se encuentren bajo tierra.

Por un lado, habrá un tren metropolitano que se moverá a alta velocidad, con lo que el viaje más lejano no llevará más de 20 minutos de duración (desde la costa hasta el límite interior más alejado). Y por otro, existirá una red de coches autopilotados que los vecinos podrán utilizar para desplazarse de un lado a otro cuando lo consideren necesario.

Plano de The Line / NEOM
Plano de The Line / NEOM

Todo a mano

No obstante, el objetivo de The Line es que sus habitantes tengan cerca todo lo que necesiten para vivir. Por lo pronto no habrá calles tal y como las concebimos en la actualidad, ya que todos los transportes, como se ha apuntado, no estarán en la superficie.

“Todos los servicios diarios esenciales, como escuelas, centros médicos, instalaciones de ocio, así como espacios verdes, estarán a cinco minutos a pie”, explican en el comunicado que se ha emitido para anunciar tamaño proyecto. Y es que el objetivo no es otro que hacer una ciudad lo más habitable posible y alejada de los cánones actuales.

Parte de NEOM

Como se ha apuntado anteriormente, The Line será una parte de NEOM, una ciudad o área inteligente o “del futuro” que contará con 26.500 kilómetros cuadrados y que pretende ser algo así como un oasis para los negocios mundiales.

El tamaño de NEOM será más o menos la superficie de Bélgica y el objetivo no es otro que construir uno de los lugares más avanzados tecnológicamente y, además de ser un centro económico de suma importancia, marcar la pauta de lo que va a ser la arquitectura y el urbanismo del futuro.

Edificios de The Line /NEOM
Edificios de The Line / NEOM

The Line es ¿novedosa?

Aunque la ciudad que ocupará una línea de 180 kilómetros parece algo salido de la imaginación de Isaac Asimov, cabe señalar que no es la primera vez que se aboga por un modelo de urbanización que se desarrolla de este modo. Y si no, solo hay que echar un vistazo al proyecto de Ciudad Lineal en Madrid que ideó a finales del siglo XIX el urbanista Arturo Soria.

Con él buscaba la descongestión de la ciudad con el lema “en la Ciudad Lineal, a cada familia una casa, en cada casa una huerta y un jardín”. Con el tiempo fue rodeado por otro tipo de urbanizaciones, pero el concepto ha llegado y va a replicar a lo grande junto al Mar Rojo.