Menú Buscar

Claustrofobia al aire libre

Escena de 'The Terror', claustrofobia al aire libre

Ramón de España recomienda la serie 'The terror', basada en hechos reales con un añadido que deberán resolver los responsables de los efectos especiales

14.04.2018 00:00 h.
4 min

Inspirada en hechos reales y basada en la novela homónima de Dan Simmons, The terror, serie de diez capítulos que emite el canal AMC, es una lograda mezcla de relato de aventuras y cuento de terror.

Producida, entre otros menos famosos o simplemente desconocidos para el gran público, por Ridley Scott, The terror nos remite a una expedición británica del siglo XIX destinada a encontrar el Paso del Noroeste en zonas árticas, cuya existencia era segura para algunos y una entelequia para muchos. En cualquier caso, la expedición comportaba un peligro indudable para las tripulaciones del Erebus y el Terror, los dos barcos que la componían.

Una historia real... modificada

En la historia real, los expedicionarios se quedaron atrapados en el hielo, esperando un deshielo que no llegó nunca, y cuando emprendieron el regreso a pie fueron diñándola por el camino, hasta el punto de que no se volvió a ver a nadie con vida. Una tragedia personal y un desdoro para el imperio británico, que sacrificó a un montón de gente por nada.

Basándose en esa historia, el norteamericano Dan Simmons publicó en 2007 la novela en que se basa la serie de televisión, añadiéndole un elemento paranormal en forma de supuesto oso asesino que más bien da la impresión de ser una criatura del averno. Durante los tres primeros capítulos de la serie, no se le ve el pelo, pero sí las consecuencias de sus siempre imprevistos ataques, que son terribles. La atmósfera del relato es absolutamente claustrofóbica, tanto cuando los hombres están a bordo de los navíos varados como cuando deambulan cual zombis por el territorio que los rodea, que no es más que hielo.

Cuidado: 'spoiler'

El ritmo de la narración es deliberadamente moroso porque el escenario no permite lo trepidante más que cuando la bestia da señales de vida. Como amenaza invisible, da mucho miedo, así que, si llegamos a verla, más les vale a los diseñadores del bicho y a los responsables de los efectos especiales que se ganen bien su sueldo. Y es que la bestia es la responsable de convertir una historia de supervivencia en condiciones hostiles en un relato de horror que, de momento, funciona con la precisión de un reloj suizo.

Además del bicho invisible, el peso de la trama recae, afortunadamente, en dos actores estupendos, el inglés Jared Harris --hijo del difunto Richard Harris al que el espectador puede recordar haciendo de lechuguino británico en Mad men o interpretando al taimado doctor Moriarty en el segundo Sherlock Holmes de Guy Ritchie-- y el irlandés Ciarán Hinds –sólido como una roca en todas sus interpretaciones, generalmente como secundario. El mano a mano entre los personajes de Harris y Hinds --prosaico y borrachuzo el primero, idealista y meapilas el segundo-- justifica por sí solo el visionado de la serie. Lástima que la bestia se coma a Hinds en el tercer episodio. Uy, perdón por el spoiler…

¿Quiere hacer un comentario?
Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Más información