Menú Buscar

Nuria Amat: "Líderes fanáticos y corruptos han convertido Cataluña en un sanatorio de enfermos"

Nuria Amat / LENA PRIETO

La escritora y política, cuya novela 'El Sanatorio' está basada en el conflicto catalán, asegura que los ciudadanos "no captados" por el nacionalismo sufren "una violencia psicológica constante"

22.10.2018 00:00 h.
31 min

Escritora​, periodista y política. Así podría definirse a Nuria Amat, que, siendo muy joven, empezó a escribir y hacer política en las páginas de Ajoblanco y en el ambiente libertario que dicha publicación representaba. Muy pronto se acercó al socialismo, del que, sin embargo, ahora parece estar alejada. Buena prueba de ello son sus palabras a lo largo de esta conversación y su respaldo a la candidatura de Manuel Valls, “que me pidió que fuera su asesora y acepté”.

Extremadamente crítica con el nacionalismo catalán​, que en su novela Sanatorio describió como un “virus”, se muestra contraría a la política de Sánchez y ve en Valls, que dejó –fue expulsado– el Partido Socialista Francés porque quería “estar en el centro de esta mayoría”, la de un Macron que nunca lo aceptó en sus filas, un candidato de consenso. De ahí que, con un pie en cultura y un pie en política, Amat organizara hace semanas una cena con Isabel Coixet​, Javier Cercas, Jorge Herralde, Oscar Tusquets, Francisco Rico y Javier Mariscal, entre otros nombres de la cultura barcelonesa, para presentarles a Manuel Valls. Si bien a muchos de los asistentes a la cena, tiempo atrás, se les podría haber inscrito en los círculos del socialismo, resulta difícil pensar que el liberalismo y el conservadurismo de Valls pueda convencer al PSC y, sobre todo, a su electorado. 

–¿La política siempre formó parte de la vida de Nuria Amat?

–Sí, desde siempre. Todavía no iba a la universidad, tenía 13 años y ya me manifestaba contra Franco y en los años de la Transición estuve vinculada al movimiento feminista. Es decir, desde siempre he sido una persona con un fuerte compromiso social y político, compromiso que con el pasar del tiempo ha sido cada vez más sólido, gracias también a haber tenido grandes maestros, muchos de ellos escritores. En verdad, la literatura fue desde muy pronto mi principal preferencia intelectual.

De joven tenía algo de “la nueva Rosa Luxemburg”, como decían mis amigos, cuando advertía que algo no era justo o ético protestaba y no me quedaba callada, aun sabiendo que mi reprobación podría tener importantes consecuencias. Por ejemplo, recuerdo perfectamente el día en que mi agente Carmen Balcells me echó de la agencia porque dije que no a Carlos Barral. Yo ya me había comprometido con Ajoblanco para publicar mi libro y quería ser consecuente con mi palabra.  Probablemente, me equivoqué. Con todo, regresé con la Balcells.  Desde el inicio me he tomado muy en serio el trabajo literario, siempre he creído más en la obra que en su repercusión, y siempre me sentido profundamente comprometida con el mundo en el que vivo.

–¿Ha habido decepción al ver cómo las ideas de cambio de los 70 se han disuelto en partidos políticos tocados por la corrupción, donde no hay debates internos y donde lo que prima es el poder?

–Es triste comparar aquellos primeros años de la Transición con el presente actual. Empecé a militar en el PSC, y muy pronto, me di cuenta que en los partidos, una vez alcanzado el mando, lo que interesaba era repartirse cargos políticos. Yo ya era profesora. Y en este sentido pecaba de altruista e ingenua. Mi idea de trabajar en política era bien distinta. Corazón anarquista. Mente: socialdemócrata, tendencia socialista o liberal según dicten los tiempos.

Además, en los primeros años de democracia, algunos vimos también que aquí en Cataluña nos estaban mintiendo con la imposición de un nacionalismo normativo que era contrario a los ideales plurales, sociales y democráticos que había defendido en los años de la Transición. Empecé muy pronto a denunciar la manipulación del discurso nacionalista, el autoritarismo, la corrupción. A partir de 1995 ya comencé a publicar artículos sobre este tema que está durando demasiado, artículos que me han provocado problemas, claro.

–¿Por sus críticas al nacionalismo?

–No solamente. Si, además, como es mi caso, quien opina no sólo es mujer, sino que es una mujer que no se acomoda al discurso predominante, entonces la incomodidad es máxima y, por tanto, prefieren no contar contigo. Lo expuso claramente Juan Goytisolo en El País: Nuria Amat es “boicoteada” por una especie de “paternalismo machista”. Sobre todo aquí, en España, pero no en América Latina, donde he ido muchas veces a presentar, publicar libros y dar conferencias. En varias ocasiones me han preguntado cómo es que no tengo una columna fija en un periódico, pues no sé. ¿Será porque las secciones de opinión política están dominadas por intereses impuestos o creados? ¿Será porque mis artículos de opinión los publica siempre el mismo periódico? La prensa es como es y los partidos son como son, ya lo he asumido, en parte. 

–Imagino que apoyará la revitalización actual del movimiento feminista que, justamente, denuncia estas desigualdades que comenta.

–El 8 de marzo fue un día muy importante para la mujer y la repercusión de la primera huelga feminista en España, sin embargo, creo que feminismo es una palabra pervertida. De ahí que ahora se utilice con éxito la palabra movimiento con un significado de pensamiento, agitación y corriente ciudadana que da la vuelta al término feminista maleado precisamente en la historia por cierto comportamiento machista. Prefiero decir que desde los veinte años escribo o hablo, sin fanatismos y entre otros temas políticos o literarios, en defensa de la mujer y la igualdad entre sexos contra la violencia en general o que cuestiono el papel que se obliga a ocupar a la mujer en la sociedad. 

Nuria Amat / LENA PRIETO

–¿Cree que hay que borrar el término feminismo?

–No lo borraría, pero creo que hay palabras que tienen que evolucionar para ir a mejor, llegar más lejos. El problema del término feminista a solas es que está manido, es excluyente y merece ser transformado. Como, a fin de cuentas, está sucediendo ahora en todas partes. Por ejemplo, con los movimientos Me Too. Por cierto, que hasta apoya Melania Trump. Imagínate. De todas maneras, pienso que hay cosas más prioritarias que la discusión en torno a un término, creo que ahora los partidos políticos deben centrarse en otras prioridades y no sobre si se definen o no feministas. Se debe dar por hecho. No me gusta que coloquen a mujeres o hombres como si se tratara de figuras decorativas de un pesebre. Al final, como digo, lo importante son los hechos. 

–¿No cree que es precisamente el término feminismo aquello que da sentido a las reivindicaciones y luchas por la mujer que de otra manera quedarían en un segundo plano?

–El lenguaje representa un modo de pensar que evoluciona y hay que ponerle los interrogantes que precise en cada momento. Pensar el mundo y evitar acomodarse en lo interesado o en las tendencias. Hay que colocar entre interrogantes el concepto feminismo, como a la mayoría de ismos que, por otro lado, muchos de ellos, son los polvorines de la explosión de identidades que actualmente persisten en arruinar el mundo.

–Comentaba los problemas que le ha acarreado el opinar abiertamente sobre política, algo que nunca ha dejado de hacer, incluso desde la literatura, como es el caso de su novela El Sanatorio, donde es extremadamente crítica con el nacionalismo catalán.

–Empecé a escribir la novela en 2014, en Barcelona, y la terminé a principios del 2016, en Madrid. Publiqué un artículo titulado “Querido Orwell” que no gustó a los inventores del procés. A mi también me cantaron la frase: ¡Vete a Madrid! Y lo hice por un rato. Me fue bien para terminar mi último libro, que responde al periodo concreto que vivimos en Cataluña y hablo de él sin matices.

En un principio, más de uno me dijo que exageraba con el retrato que daba de la Cataluña dividida y adoctrinada. Además, había miedo y negación de la realidad, silencio absoluto. Porque, hasta hace un año y poco más, hablar bien de El Sanatorio era significarse y posicionarse en un lugar embarazoso. Fue el primer libro descarado que salió sobre el separatismo. Y debo agradecer  los elogios de personas de prestigio como Pere Gimferrer o José Antonio Zarzalejos. Tras la publicación de la novela, me llevaron a hablar de ella a Roma, Nueva York, Colombia, México…¿Me invitaban a hablar de este libro en esos países y no en España?

–¿En España no la invitaban por ser catalana? 

–Algo pasa que necesita solucionarse. El separatismo, en connivencia con el resto de España, se ha ocupado de levantar un muro o frontera cultural por ambos lados. Los de aquí no quieren ser españoles y los de allá están hartos de nosotros. Debe entender España que la mayoría de catalanes no solo no somos independentistas, sino que luchamos por desenmascarar el separatismo y estamos pagando de forma inaguantable la condición de seguir siendo catalanes y españoles de toda la vida. Tal como retrataba en El Sanatorio, en efecto, han conseguido que Cataluña sea un país mortecino. La frase más impactante de la primera gran manifestación 8 de octubre en Barcelona fue el siguiente grito repetido espontáneamente por todos a lo largo del día: ¡No estamos solos!! Por favor, que así sea. 

Nuria Amat / LENA PRIETO

–Hablar de “escritora para escritores”, como dice que la han llamado, es como hablar de “novela literaria”, tiene algo de perverso. 

–Completamente. Es una nueva perversión del lenguaje. La novela solo puede ser literaria. Dependiendo de cómo utilizas el lenguaje en literatura puedes hacer que una novela trascienda o no a otro estadio. Siempre he entendido la literatura como una forma de arte. Con las novelas puedes conseguir entrar otra dimensión de la conciencia, aventurar escenarios futuros, indagar en múltiples problemáticas a través de los mecanismos de la ficción. En Reina de América, novela que escribí tras muchos años sin visitar el país en el que había vivido a los veinticinco años, narraba lo que estaba pasando en Colombia con el conflicto de las FARC y los paramilitares en aquel momento. La información que llegaba entonces era escasa.

Cierta capacidad de saber más de lo que el autor cree que conoce es algo primordial que concede la literatura: ver a traves de la escritura la realidad de un espacio en principio ignoto sin necesariamente tener que haber estado en los lugares donde el autor sitúa la narración y, sin embargo, a pesar del desconocimiento, llegar a describir sobre realidades que efectivamente se dan en aquel u otro momento futuro. La literatura tiene algo visionario. Ofrece al autor que la produce un conocimiento que ni sabía que tenía. En el caso de El Sanatorio sucedió algo similar, tratándose, aquí de una novela bastante reflexiva. Contaré una anécdota. Miquel Iceta, en una de las manifestaciones organizadas por Sociedad Civil Catalana, nada más verme clamó: ¡Nuria, lo que escribiste en tu libro es lo que está pasando ahora! 

–¿Quería reflejar metafóricamente la realidad catalana?

–Sí, este era mi propósito. Expresarla y condenarla. Una distopía, narración de mundo imaginario indeseable como el vivido en Cataluña, que muestra, lo digo con dolor, la facilidad con la que unos lideres fanáticos y corruptos han convertido Cataluña en un sanatorio de enfermos palabreros infectados por el virus separatista y otros callados que, escondidos y hartos, lo padecen en silencio. Inventé la metáfora de los callados para exponer el silencio al que los catalanes estamos sometidos de forma perversa por ese autoritarismo supremacista de todos conocido. Cataluña, ha quedado partida por la mitad. Buenos y malos. Hemos perdido amigos, familia, parejas…Debe ponerse reparación rápida. Cataluña se hunde.

Debo decirte que cuatro años atrás, estando en Madrid por unos meses, me dediqué a explicar a amigos y conocidos lo que ocurría aquí. Siempre recibí la misma respuesta: “No pasará nada”. Y todos hoy conocen lo que ha ocurrido después. Se podría haber parado a tiempo. No lo hicieron. Ni políticos ni los ciudadanos económica y socialmente poderosos. En mi caso, lo más duro de llevar fue el silencio y la soledad. Y hoy: la vergüenza y la impotencia de estar gobernados por un populismo autoritario inaceptable. No fue fácil ser una de los cuatro gatos que hablábamos sin tapujos sobre el tema y sin estar seguros de si había un público al que dirigirse. Las presentaciones de ciertos libros eran actos de resistencia. José Borrell, en ocasión de la presentación del suyo, al que asistí, fue también uno de los primeros en referirse a la propaganda nacionalista-independentista catalana comparándola con la propaganda de Goebbels. Agradecí escucharlo y le comenté que lo había escrito en El Sanatorio

Nuria Amat / LENA PRIETO

–¿No cree inapropiado comparar estas dos realidades? ¿Recurrir a términos como “nazi” para desacreditar determinadas posturas políticas no es banalizar el nazismo?

–Es cierto que son dos escenarios distintos. En primer lugar, me estoy refiriendo a la propaganda utilizada en uno y otro lado, tan perfectamente orquestada, capaz de manipular a toda la población. Alemana o catalana. Y también es cierto que en Cataluña los ciudadanos no captados por el sistema fanático sufrimos violencia psicológica constante. Ahora amenazan con tomar calles y edificios. De nuevo siguen la propaganda a la que hacemos referencia. Lo único que hago es comparar los métodos de propaganda nazi con los utilizados por el separatismo catalán, porque sí son comparables. Basta con leer los puntos generales de la propaganda seguida por uno y otro y comprobar lo dicho. Se encuentra fácilmente en internet. Hay un presidente llamado Joaquim Torra que va más allá y a los que no son de la secta particular, según ha escrito, nos trata de bestias en forma humana, víboras, carroñeras…

–Hay un sector de Cataluña que demanda la independencia

–Las personas que eran independentistas han aumentado en los últimos tres años del 10% al 43%. ¿Cómo puede ser? Gracias a la manipulación. No creo, como dicen algunos, que el número de independentistas no bajará nunca o que tardará mucho. En política, por suerte, todo va muy rápido. Ya están bajando. Para que se diluyan los nacionalistas, hay ganar las elecciones. Ciudadanos las ganó, pero con esta ley electoral era imposible que gobernase. Cada día somos más. Recuerdo la gran manifestación de la Diada de 2011, bajaba de Gerona por la autopista y me encontré con una gran cantidad de autobuses saliendo de Barcelona. Uno detrás de otro. Así, cien kilómetros. Se trata de una manipulación a mansalva especialmente en el sector rural.  Para revertir esta situación hay que cambiar a quienes gobiernan ahora y regresar a la normalidad. Y no pactar con los que odian e insultan a España. 

–¿Nadie piensa entonces por sí mismo?

–Nadie, claro que no. Pero demasiados sí. La tecnología no nos ha hecho un favor en este sentido. El mundo de pensar por uno mismo está en crisis. La tecnología nos ha cambiado la vida, nos ha dado cosas buenísimas, pero por lo que se refiere al tiempo que uno debe dedicar a pensar hemos salido perdiendo. Pensar es un verbo que está infravalorado: no pensamos, actuamos. O pensamos lo justo y mal. Si nos dicen algo por televisión, ¿por qué no lo cuestionamos? Y esto vale lo mismo con el tema del procés. ¿Por qué no hemos cuestionado todo lo que nos contaban durante treinta años? De ahí el tema de la manipulación, de ahí mi referencia a Goebbels y de ahí que, en más de un artículo publicado hace años, haya hecho referencia al ensayo de Victor Kemplerer El lenguaje del Tercer Reich para analizar el método nazi alemán y compararlo con el lenguaje malévolo que utilizan los nacionalistas catalanes, para catequizar a la población con la colaboración de los medios y de una cierta burguesía implicada en este escándalo. 

Nuria Amat / LENA PRIETO

–La propaganda y la manipulación del lenguaje sucede en todo el espectro político. Ciertos discursos del PP y Ciudadanos no escapan de la propaganda nacionalista.

–Te refieres al juego de banderas en el que todos ponen la mano. No digo que no sea verdad, pero creo que los partidos constitucionalistas lo hacen como forma de respuesta a la bandera independentista inventada para dar brío al asunto separador y supremacista. Frases como “la voluntat del poble” (Volksgemeinschaft) que tanto le gustaba decir a Artur Mas (educado en colegio alemán) son un claro ejemplo de lo que digo. España tendría que ser más europea. 

–De lo que no cabe duda es que, electoralmente hablando, la sordera le fue muy útil al PP. 

–Totalmente. Creo es urgente cuestionar las ansias de poder de los partidos. Como me escribió hace unos días el político Juan Carlos Girauta: “Primero, España. Luego, el partido”. El discurso de Ana Oramas, diputada canaria en el Congreso, durante la moción de censura a Rajoy, cuando calificó de teatro la política de los partidos, fue excelente, puso a cada uno en su sitio. Yo sé a qué partidos es más afín Oramas, pero, independientemente de eso, vapuleó a todos y está muy bien, porque debe llevarse a cabo un ejercicio de humildad a la vez que de contundencia.

Ahora los partidos se descalifican entre ellos, compiten como equipos de futbol, alimentando una ultraderecha española ya latente en Europa. Vergonzoso. No podemos estar jugando otra vez con los movimientos separatistas populistas, ni aquí ni en Europa. Cuando hablo de separatismo no me refiero solo a España, como advierto en El Sanatorio, que termina con el suicidio de Stefan Zweig como metáfora del suicidio de Europa. Me refiero a los movimientos populistas y nacionalismos identitarios. 

–La Unión Europea debe hacer autocrítica. Andreu Jaume ha dicho en una entrevista con #Letra Global que ahora mismo la “Unión Europea es vista como una híper-burocracia en la que tenemos poco que ver, y falta cultura”.

–En lo nuevo, siempre hay errores y si los hay es imprescindible subsanarlos. A pesar de todo, sigo creyendo en la Unión Europea, porque si Europa se hunde nos hundimos todos. Europa representaba la cultura, el pensamiento. Debemos recuperar la Cultura con letras mayúsculas y cultura es casi todo: es literatura, es arte, es economía, es arquitectura, tecnología, pero nos hemos olvidado de esto. Trato siempre de mirar al futuro; la historia debe ser estudiada para poder comprender el pasado y evitar repetirlo en el presente, pero es necesario mirar hacia adelante y nuestro futuro debe ser Europa. No permitir que se repita lo mismo que sucedió en Cataluña en los desdichados años 30.

Algunos de los ministros de este nuevo gobierno socialista, que ha llegado a gobernar por sus pactos con partidos separadores y de ideología perversa, son personas que desde siempre se han definido europeístas, como se definió desde sus inicios Ciudadanos. Hoy más que nunca, insisto en que es esencial sumar. En este sentido, el PSOE se acercó a Ciudadanos y parecía que se movía hacia el centro. Pero por desgracia no ha sido así. Se encuentra secuestrado por los pactos secretos con los independentistas. En el arte de la batalla conoce al enemigo y conócete a ti mismo. No parece hasta ahora que sea así. Con nacionalistas arbitrarios no es posible tener un pie en uno y otro lado.

–Comenta que fue positivo que el PSOE se moviera hacia el centro, pero esto implico la pérdida de su electorado de izquierda, que es donde se supone que siempre tiene que estar un partido que se defina socialista. 

–A lo mejor, parece que ya lo ha perdido, pero la cuestión es otra. ¿Qué pasa ahora mismo en la izquierda? La izquierda tiene que evolucionar, no podemos volver a los valores revolucionarios de los años 60. Yo he pertenecido a la izquierda moderada, he sido socialista y mi corazón está ahí, en parte, pero la mente vive y piensa en el momento actual. Este gobierno se ha posicionado mucho en la socialdemocracia y, sin embargo, se alía con la izquierda Podemos y la derecha e izquierda separatista. Habrá que ver cómo lo mantienen, sobre todo porque junto al PSOE el otro partido centro-social-demócrata es o era Ciudadanos. 

–En su libro, la posible muerte de Europa viene acompañada de la muerte de los intelectuales, de su desprestigio, algo que es ya una realidad.

–Se ha desprestigiado casi todo lo que envuelve y sostiene el mundo intelectual y político auténtico. Se ha despreciado a los intelectuales porque erróneamente se les considera una élite, pero no lo son. Cuando hablo de intelectuales, hablo de escritores, economistas, científicos…Profesionales en general, pero que hacen del pensamiento un valor de ayuda a la sociedad. El desprestigio de los intelectuales ha implicado el desprestigio de la política; y viceversa. De hecho, creo que, además de la Cultura, a Europa hay que devolverle la política social que la caracteriza comparándola con otros continentes. Europa tenía grandes políticos, políticos que fueron intelectuales o se sirvieron de ellos para su gobierno. Eran políticos que valoraban la verdad, y la honestidad por encima de sus intereses particulares. En Cataluña tenemos una política muy preparada, como es el caso de Inés Arrimadas por mucho que la quieran desprestigiar sin conseguirlo.

Nuria Amat / LENA PRIETO

–¿Es cierto que usted ejerce de consejera o impulsora de la candidatura de Manuel Valls a la alcaldía de Barcelona?

–Es cierto que Manuel Valls, tal y como ha salido en algunos medios, hará unos meses, antes de anunciar su candidatura como alcalde de la ciudad de Barcelona en las próximas elecciones municipales, me dijo que si le podía ayudar a conocer gente de la cultura en Barcelona. 

–¿Por qué apostar por Valls, que acabó saliendo por la puerta de atrás del partido socialista por sus políticas contra la inmigración y fue rechazado por Macron?

–Le respondí afirmativamente porque su preparación intelectual es optima, por encima de cualquier político de su generación, tiene experiencia como alcalde apreciado y considerado en dos ciudades francesas y es la gran esperanza para recuperar y superar la marca Barcelona que el independentismo nos ha mermado. 

–El perfil político de Valls hacen que sea difícil pensar en él como un candidato de consenso y transversal. Si bien puede entenderse, ideológicamente hablando, el apoyo de Ciudadanos, resulta difícil imaginar que el PSC y su electorado lo vean como una opción.

–En estos días está respondiendo a muchísimas entrevistas en los medios catalanes y españoles. Y allí él mismo habla de su plan de ciudad. Recuperar Barcelona como ciudad europea e internacional. Te invito a leer el discurso de candidatura a la alcaldía de Valls y las respuestas a las entrevistas. Propone una candidatura de prestigio, además de independiente y transversal. Y si me preguntas más concretamente te digo: asesoro a Valls en temas de cultura. Siempre he creído que la literatura nos ayuda a ser mejores, pero ahora pienso que hay otras maneras de conseguirlo y una es hacer política para poner a Barcelona al rango cultural que se merece. Hemos tenido encuentros muy positivos con escritores, editores, directores de cine, arquitectos, diseñadores, músicos, artistas, cantantes… Y es sorprendente hasta qué punto tiene el apoyo de personas de partidos diferentes.

¿Quiere hacer un comentario?