Menú Buscar
Pásate al modo ahorro
Sherlock se pone trascendental

Sherlock se pone trascendental

Ramón de España advierte de que, "con según que figuras del imaginario colectivo, un exceso de seriedad puede ser contraproducente"

3 min

Estreno mi suscripción a Netflix tragándome de un tirón los tres episodios de la cuarta temporada de Sherlock, largamente esperados y que acaban resultando un pelín decepcionantes. Sobre todo, si los comparamos con los de las tres temporadas anteriores, que eran sensacionales, aunque al principio, los fans de Holmes y Watson no acabábamos de ver con buenos ojos una adaptación en época actual de las aventuras de nuestros ídolos. El invento, que nunca ha funcionado en Elementary --entre otras cosas, por convertir al doctor Watson en una mujer oriental--, funcionó a la perfección en esta revisión del clásico a cargo de Mark Gatiss y Steven Moffat. La fidelidad al espíritu original de los relatos de Arthur Conan Doyle era perfectamente compatible con un ritmo vertiginoso, un sentido del humor a prueba de bomba y esa tendencia tan británica a tomarse las cosas en serio más en el fondo que en la forma, que a algún purista holmesiano se le podría antojar algo irreverente.

La elección de Benedict Cumberbatch y Martin Freeman para interpretar a Holmes y Watson fue todo un hallazgo, y durante nueve episodios todo transcurrió de la mejor manera posible para los admiradores de los inquilinos del 221B de Baker Street. Pero algo empezó a torcerse en el capítulo diez, La novia abominable, que trasladaba a Holmes y Watson a su localización original, el Londres victoriano, a base de mucha suspensión de la verosimilitud y un guion enrevesado, pero no muy satisfactorio. Lo mismo puede decirse de las tres entregas de la cuarta temporada de la serie​: los guionistas se han puesto profundos, se han lanzado a indagar en la psique atormentada de Holmes y Watson, han complicado las tramas de manera gratuita y algo liosa, han convertido al buen doctor en viudo y les han encontrado una hermana psicótica a Sherlock y Mycroft (al fondo, el profesor Moriarty hace las veces de espantajo ocasional, cuando es un personaje que ha nacido para brillar con luz propia, aunque sea arrebatándosela a los demás).

Exceso de seriedad

La cuarta temporada de la serie se ve, pese a todo, con agrado: sigue estando muy bien hecha --aunque la dirección peca de cierta histeria-- y los actores están estupendos. Pero tanto amago psicoanalítico y tanto sufrimiento de los héroes --como si fuesen los Batman y Robin de Frank Miller-- incide negativamente en una propuesta que tenía el humor como baza fundamental. No sé si habrá quinta temporada, pero en caso afirmativo, les agradecería a los señores Gatiss y Moffat que no se pusieran tan trascendentes: con según qué figuras del imaginario colectivo, un exceso de seriedad puede ser contraproducente.