Menú Buscar
Recuerda: Tabula rasa

Recuerda

Sabiamente escrita y dirigida, la miniserie 'Tabula Rasa' es una intriga psicológica de lo más absorbente que te mantiene enganchado a la pantalla durante sus nueve horas de duración

31.03.2018 00:00 h.
4 min

La amnesia es un tema recurrente de la ficción audiovisual. Hitchcock lo abordó de maravilla en la película que da título a esta columna, y cíclicamente, el tema vuelve a asomar en las pantallas, pues suele dar mucho de sí: alguien que tiene la solución a un enigma es incapaz de recordar lo que pasó, obligando al espectador a seguir la trama al mismo tiempo que él y a los guionistas a dosificar los avances en la resolución de dicho enigma para mantener a la parroquia enganchada. La muestra más reciente de este peculiar subgénero --que podríamos bautizar como thriller amnésico-- es la estupenda miniserie belga de nueve episodios Tabula Rasa, que Netflix colgó hace unos días, siguiendo con su ritmo frenético de estrenos.

Rodada en neerlandés --que es lo que hablan los de Flandes--, Tabula Rasa está creada por la guionista Malin-Sarah Gozin --figura destacada de la televisión flamenca-- y la actriz Veerle Baetens, que es también la protagonista de la historia en el papel de Mie, una mujer casada y con una hija que, tras un accidente de coche contra un conductor borracho, pierde la memoria de todo lo ocurrido a partir de la colisión. Como el protagonista de Memento, la película de Christopher Nolan, vive cada día como si fuese el primero de su vida. Lo recuerda todo de antes del accidente y sabe perfectamente quien es, pero todo lo que le sucede desde entonces lo olvida si no lo apunta o encuentra una manera de recordarlo.

Intriga psicológica absorbente

Cuando desaparece un hombre de la zona, todo apunta hacia ella. Fue la última persona con quien se le vio, hay testigos de ello. Pero ella insiste en que no conoce de nada al desaparecido, pues debió entrar en contacto con él cuando ya había comenzado su peculiar amnesia de lo reciente. El poli encargado del caso no la cree, la acosa, está convencido de que se hace la tonta y de que está tras la desaparición de ese tipo que trabajaba en un desguace. Alrededor de Mie pululan personajes peculiares: un marido que la quiere, pero que podría estarle engañando con una exnovia; un padre con alzheimer; una madre insoportable que es una lianta de marca mayor; una psiquiatra que aparenta ser la única persona que se interesa realmente por ella...

Sabiamente escrita y dirigida, Tabula Rasa es una intriga psicológica de lo más absorbente que te mantiene enganchado a la pantalla durante sus nueve horas de duración. A ritmo lento, pero nunca moroso, equidistante de ciertas ficciones nórdicas y de casi toda la televisión estadounidense, Tabula Rasa se te va metiendo dentro capítulo a capítulo, hasta llegar a un final ingenioso, sorprendente y prácticamente carente de cabos sueltos. Trampas de guion, las mínimas: algo que siempre agradece el consumidor compulsivo de thrillers.